La potencia del impacto colectivo

Autor: Empresarios por la Educación
25 agosto de 2017 - 12:08 AM

El impacto colectivo reconoce que la interdependencia de posturas distintas promueve el logro de resultados comunes que favorecen a la mayoría y a las minorías

Diego Arbeláez Muñoz*

Reconozco que uno más uno es igual a dos y confieso que ignoro la teoría matemática que explica este resultado. Lo que sí puedo decir con más certeza es que, en la experiencia humana, uno más uno es mucho más que la suma de sus partes; sobre todo, cuando utilizando un mínimo de inteligencia, nos damos cuenta de que no poseemos la verdad y, además, evitamos la tentación de imponerla a cuatro vientos.

Cuando somos capaces de armar el rompecabezas de la realidad con sus “verdades incluidas” con quienes son diferentes a mí —y para esto se necesita valentía—, desaparece el miedo a quedarse sin un supuesto pedestal de poder y se descubre el “poder multiplicador del impacto colectivo”, que no es otra cosa que un combo de gente grande o chiquito que piensa distinto, siente distinto y obra distinto y de manera compartida promueve el bienestar de todos.

El impacto colectivo reconoce que la interdependencia de posturas distintas promueve el logro de resultados comunes que favorecen a la mayoría y a las minorías y evita la tentación de atribuir a alguien todas las respuestas y todas las decisiones. La actitud de yo pienso y usted ejecuta no vale, pues eso de convertir a unos en seguidores que no cuestionan y que solo obedecen va contra la equidad y la justicia. En cambio, si se estimula el ejercicio de la autonomía y de la responsabilidad personal, se puede pasar del yo al nosotros —es mejor sumar que dividir—, es decir a construir juntos un país que se aleje de una práctica de poder centrada en violentar los ánimos, a las personas y a sus relaciones para mantenerse a cualquier precio.

Cuando esto ocurre se produce una alquimia social interesante pues empiezan a disminuir los buenos y los malos, los que saben y los que obedecen, los que eligen a los que los maltratan sin tener idea de que lo están haciendo, etc. Algo tan simple como mirarse a los ojos denota la capacidad de reconocer la propia historia y verla reflejada en el espejo del otro donde ya no es necesario entrenarse para parecer.

Se gasta mucho tiempo y es muy arrogante entrenarse para parecer, no entendiendo que la diferencia entre ser y parecer resulta develándose en los hechos que muestran en últimas lo que somos, por eso ver al otro como un aliado y no como una amenaza habla del observador interior que ha transformado su manera de relacionarse con los otros, con el mundo y con la vida, especialmente con la propia.

Para el físico Jean Pierre Garnier Malet, cuando creamos un pensamiento, creamos sus consecuencias; asimismo, cuando actuamos, configuramos un ambiente propicio a la convivencia pacífica —o la violencia—, esto varía dependiendo del interés que se tenga y de qué tan amplio o estrecho es el territorio cognitivo, afectivo, relacional y espiritual que se ha construido en el interior y con los demás; en suma, se trata de propiciar un ambiente donde los demás no son menos que yo, ni instrumentos de mis intereses.

Es así que el impacto colectivo en la escuela surge con más fuerza de una mirada compartida y dedicada a garantizar que todos aprendan lo mejor que puedan aprender para ser los ciudadanos capaces de saber ser, de saber qué hacer con lo que saben y de saber hacer la diferencia y balance entre hacer y tener y ciudadanos capaces de practicar una ética del cuidado como fundamento de una conciencia con-sentido.

Puede interesarle: Por una educación a la altura de nuestra constitución

Dar espacio a las voces usualmente no escuchadas de la comunidad —madres, padres, estudiantes, maestros—, para acoger con curiosidad y asombro la diversidad de desencuentros y consensos y para comprender cómo estar mejor hace que lo que se llama impacto colectivo sea el resultado de ser tejedores del hoy y del mañana y de ver en un hilo la utopía que nos abrigue a todos.

*Asesor Pedagógico de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Muerte de Julián Andrés Urrego
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

Coomeva
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Mina didáctica de Amagá
Columnistas /

Minería 2019

Federico Gutiérrez
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Paro en Medellín
Columnistas /

Fijar objetivos

Artículos relacionados

De la consulta y la validación a la verdadera participación
Columnistas

De la consulta y la validación a la verdadera participación

Se reconoce que hay un avance en plantear estos escenarios; sin embargo, estos deben seguir transitando, de la consulta y la validación, a la verdadera participación.

Lo más leído

1
Política /

“Envigado es más que un proceso penal”

Para el próximo alcalde de esta ciudad, Braulio Espinosa, Envigado es una muestra palpable, real e...
2
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Nos llena de nostalgia el recuerdo de alcaldes con visión y formación de estadistas como Jorge Valencia...
3
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

¿Quién es responsable de esa tragedia? La víctima es, en parte, culpable de lo ocurrido. Los otros...
4
Columnistas /

Minería 2019

Sería muy importante realizar una evaluación integral del ejercicio de prospectiva realizado por la UPME...
5
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Cabe preguntar cómo es posible que una EPS como Coomeva, abocada a una crisis financiera que la tiene casi...
6
Editorial /

Logros y deudas de la Gobernación y la Alcaldía de Medellín

La construcción y seguimiento a los planes de desarrollo a partir de indicadores cuantificables es...