La nueva protesta

Autor: Darío Ruiz Gómez
2 diciembre de 2019 - 12:05 AM

La masa supone la pérdida de la individualidad, de la conciencia, el regreso a la barbarie del individuo que azuzado por consignas irracionales se transforma en fieras humanas que destruyen todo a su paso.

Medellín

La clase obrera que andaba a la deriva encontró en Marx el ideólogo que necesitaba para reconocerse históricamente. Desde entonces la huelga general, el paro, se consideraron como la estrategia culminante no sólo para lograr conquistas sociales sino para “desestabilizar la sociedad burguesa”. La huelga desempeñó esta tarea desestabilizadora pero Marx alertó sobre la burocratización de los sindicatos. Los espacios urbanos sirvieron para facilitar el escenario propicio al encuentro de las multitudes revolucionarias que fueron fácilmente manipuladas por demagogos tal como lo analiza de manera contundente Elías Canetti en Masa y poder ¿Qué es una masa en este sentido? La masa supone la pérdida de la individualidad, de la conciencia, el regreso a la barbarie del individuo que azuzado por consignas irracionales se transforma en fieras humanas que destruyen todo a su paso. La masa transformada en horda. Pero no es mi ánimo hacer un recuento de las diversas clases de protesta planteadas hoy por los populismos y desde luego el anarquismo que busca destruir cualquier “símbolo de poder”. Hoy en España ordenadamente se dan marchas contra todo hasta poder hablar de un protestador(a) que ha hecho de las marchas su modus vivendi.

Lea también: Populismo y vulgaridad

En Colombia el vivir durante décadas bajo el Estado de Sitio impidió que la conquista del espacio público en la vida urbana estuviera traumatizada por enfrentamientos y represiones. Fueron los espacios conquistados por los Partidos Políticos, por los Sindicatos y Agremiaciones religiosas. Asocio a estos procesos las turbas populistas rojaspinillistas, los desfiles obreros y universitarios, la furia de los extremismos o sea el paso desde el evento cívico a los espacios definidos por el miedo. ¿Qué va entonces de las reivindicaciones revolucionarias cuando existía la clase obrera a los bailes y caceroladas de los muchachos de las nuevas clases populares así como de algunas universidades privadas que supuestamente renunciaron al uso de la violencia y pretenden imponer sus vagas e ingenuas reclamaciones políticas olvidando el derecho del trabajador, del empleado a regresar a su casa, a caminar libremente o sea auspiciando una inminente crispación social entre gentes provenientes de un mismo estrato social? Ya esto es una demostración de totalitarismo, de aceptar ser parte de la violencia de unas trifulcas programadas por astutos ideólogos parapetados detrás de mediocres sindicalistas que nunca representaron a las clases trabajadoras, del gordo mochiludo de una Fecode cuya tarea ha consistido en destruir la educación. Por la candidez de sus reclamos ante el gobierno parece claro que es una juventud que ya no está manipulada por los grupos extremistas ni obedecen tal como lo hacen los capuchos a objetivos de violencia destructiva. ¿No tenemos la impresión de estar asistiendo a un deja vú? Llevar la revolución a las calles: filosofía de Petro y estrategia de Márquez, Romaña y el Paisa contando con las nuevas células urbanas. ¿Son de “derechas” los pequeños comerciantes cuyos ahorros fueron convertidos en ceniza por estos bárbaros? Kant celebró la presencia del estudiante – “el hombre es un niño pequeño, educando y estudiante”- como el portavoz de lo que llamó el entusiasmo que abría las luchas y conquistas por la libertad, por el conocimiento y la ciencia para lograr emanciparse de las lacras de la ignorancia pues partía del reconocimiento de que el ser humano es el único animal que necesita educarse. El progreso que era moral y suponía un compromiso con el rigor del estudio se fue despojando de estos contenidos para convertirse en retóricas arengas carentes de ese amor al conocimiento que Kant esperaba que mantuviera el entusiasmo.

Le puede interesar: Los políticos y la política

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-12-04 18:50:45
Totalmente de acuerdo con el columnista,Don Darío Gómez, con la condición de que el entusiasmo de los nuevos estudiantes es no estudiar, sino vegetar, todo debido a unos maestros , como los líderes de Fecode, más interesados en perturbar, adoctrinar a sus estudiantes en el marxismo.

Destacados

Muerte de Julián Andrés Urrego
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

Coomeva
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Mina didáctica de Amagá
Columnistas /

Minería 2019

Federico Gutiérrez
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Paro en Medellín
Columnistas /

Fijar objetivos

Artículos relacionados

Violencia en Barcelona
Columnistas

Los acontecimientos públicos sin crítica

¿Por qué son idénticos los métodos terroristas supuestamente izquierdistas utilizados en Bogotá y Quito y los empleados por el ultranacionalismo catalán?

Lo más leído

1
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Cabe preguntar cómo es posible que una EPS como Coomeva, abocada a una crisis financiera que la tiene casi...
2
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

¿Quién es responsable de esa tragedia? La víctima es, en parte, culpable de lo ocurrido. Los otros...
3
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Nos llena de nostalgia el recuerdo de alcaldes con visión y formación de estadistas como Jorge Valencia...
4
Columnistas /

Minería 2019

Sería muy importante realizar una evaluación integral del ejercicio de prospectiva realizado por la UPME...
5
Columnistas /

Fijar objetivos

Habría que preguntarle a los organizadores y promotores del paro nacional si sí han logrado lo que...
6
Artes Plásticas /

El grabado antioqueño se exhibe en Washington 

Una selección de los artistas participantes en el Encuentro de grabadores 2018 realizado en Medellín...