La nueva Colombia

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
2 julio de 2020 - 12:05 AM

No fuimos capaces de prever de qué manera ese tráfico se iba a unir a ideologías, libertarias y justicieras, para convertirlas en una monstruosa máquina de destrucción

Medellín

Los fenómenos sociales pueden ser vistos de muchas maneras y estamos lejos del ideal que Durkheim señaló para la sociología de mirar un hecho como un hecho social total, es decir, algo que es al mismo tiempo económico, político, histórico, moral, cultural. Ni gaseosas teorías contemporáneas de la complejidad sirven para desarrollar comprensión sobre los dinámicos fenómenos sociales. Las discusiones e interpretaciones académicas sobre los movimientos políticos y militares que sellaron la “independencia” de nuestro país a principios del siglo XIX continúan; no hemos terminado de comprender tampoco algo que ha sucedido hace dos siglos y , si hay dudas sobre ese complejo fenómeno, no nos amilanemos que el encuentro entre Europa y América hace más de cinco siglos sigue dando para agrias discusiones.

Lea también: Exclusiones peligrosas

¿Qué decir entonces sobre algo que hemos visto surgir frente nuestros ojos, en apenas unas cuantas décadas? Mario “Sancocho”, Mario “Cacharrero”, comerciantes medellinenses, se fueron por pasta de coca, simple y llanamente porque se enteraron de que era un buen negocio y los primeros alijos fueron con ellos en maleticas y vuelos comerciales; jamás pudieron imaginar que con sus idas a Perú y Bolivia estaban dando los primeros pasos de una industria y un tráfico que ha generado cifras inimaginables de riqueza y posteriores procesos de empoderamiento de los propietarios y beneficiarios de esas fortunas.

Y los ingenuos teólogos de la liberación y los marxistas de variado pelambre, los intelectuales en general, voz en cuello de esos años sesenta, tampoco fuimos capaces de prever de qué manera ese tráfico se iba a unir a ideologías, libertarias y justicieras, para convertirlas en una monstruosa máquina de destrucción y muerte.

Le puede interesar: Nuestra peste de fondo

Y si hace cincuenta años, alguien con capacidad de anticipación, nos hubiera sugerido que algunos de los terratenientes, patriarcales y explotadores de su gente, terminarían recurriendo a técnicas de guerra propias de la guerrilla y se enriquecerían con ese tráfico hasta tomarse el poder político y dar lugar a una nueva Colombia, cruel, despiadada, des institucionalizada, febril, estrambótica en el uso de esos bienes que constituyen el poder y la riqueza, también hubiéramos dudado, pero aquí estamos.  Y no queremos ver, no somos capaces de comprender, función superior del intelecto y la mente humana, nos refugiamos en actitudes moralistas más que morales, reencauchamos los ideales de una democracia que no ha funcionado una sola década con un mínimo de eficiencia y claridad en dos siglos, o nos refugiamos torpemente en ideas tercermundistas y en utopías destructivas y anacrónicas. Pero, sobre todo, al no tener comprensión, somos incapaces de encontrarnos con el otro, de mirar la otra cara de una realidad, de integrar en un gesto de sabiduría los cabos sueltos de una nación destrozada por la ignorancia y la lógica del machete.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Justicia
Columnistas

Nuestra responsabilidad

La ciudadanía ya se acostumbró a que un escándalo entierre otro y que incluso estos se hayan producido deliberadamente para tapar fallas mayores

Lo más leído

1
Columnistas /

Empirismo vs. racionalismo

El problema radica, entonces, en separar la conciencia o los contenidos de la conciencia (la mente) del...
2
Columnistas /

Coincidentemente y coincidencialmente, ¿cómo se dice?

Las palabras que formamos agregando el famoso sufijo “mente” son adverbios. Muchos de estos adverbios...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Columnistas /

EL MUNDO no se acaba

El periódico EL MUNDO de Guillermo Gaviria Echeverri surgió para recordar que la barbarie no podía,...
5
Urbanismo /

Lideresa Yanet Mosquera, ilesa tras atentado en el Cauca

La Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales clama para que cese el baño de sangre en...
6
Palabra & Obra /

Sobre Stefan Zweig y el libro de la vergüenza

Magallanes, libro que le demandó casi dos años hacerlo, fue su gran homenaje a América del Sur, aunque...