La necesaria universalidad del poder

Autor: Álvaro López Rojas
3 junio de 2019 - 09:04 PM

Es urgente que desde las posiciones de autoridad y mando comience una política que deponga los odios que nos están acabando, adoptando acciones de inclusión que nos vuelvan a hermanar.

Medellín

Álvaro López Rojas

Pareciera que el mundo entero está enloqueciendo desde las ambiciones desmedidas de quienes nos están gobernando y de los que usan el poder económico para subyugar y humillar. Pero lo que nos afecta directamente es este sin saber qué hacer de nuestras autoridades nacionales, regionales y locales. Nadie sabe qué piensa ni qué pretende la presidencia de la República, ni mucho menos que da a entender cuando dice respetar los fallos de la Justicia. Hace casi un año que se posesionó y el presidente no ha podido encontrar el camino. Se puede perdonar su torpeza, pero no su desprecio hacia el Estado de Derecho.

Lea también: Viaja el presidente, viaja el alcalde ¿para qué?

Es cierto que puede ser chocante ver a un guerrillero sentado en el Congreso como si su prontuario de crímenes de toda índole no importara; sobre todo para quienes han sufrido en carne propia sus vejámenes y abusos, pero o nos sometemos a las normas, respetamos los pactos y asumimos la contrición del malvado o nunca tendremos paz. Esto hay que aplicarlo, sobre todo, a quienes tienen responsabilidades oficiales, pues es impensable que nuestras autoridades encarnen el odio y usen sus posiciones para lanzar su discurso incendiario y polarizante.

Es urgente que desde las posiciones de autoridad y mando comience una política que deponga los odios que nos están acabando, adoptando acciones de inclusión que nos vuelvan a hermanar. Cuando elegimos, el que gana se vuelve responsable de toda la población, haya obtenido o no su voto. Un congresista, un procurador o presidente, está ungido con el voto de las mayorías para servirnos a todos. A este nivel no se puede ser racista, ni dogmático, ni homófobo, ni sexista, ni misógino, ni sectario. Las autoridades, quienes ejercen el poder público, están por encima de todo. No estarlo es como ordenarse de cura sin creer en Dios.

Un gran mal se le hace al país cuando se comienza a desprestigiar la Justicia, solo porque no actúa en favor de los intereses partidistas o personales. En lo que acaba de ocurrir con un exguerrillero que abusivamente usa el muy decente apellido Santrich, es un calvario de torpezas y trampas que no deberían ocurrir: la Fiscalía demora o no entrega todas las pruebas; la JEP falla con lo que tiene; la Fiscalía vuelve a prender al guerrillero, pero resulta que éste tiene fuero; el Consejo de Estado reconoce la fuerza mayor que ha impedido la asunción de la calidad de congresista y la Corte asume el juzgamiento. ¿Son culpables las altas Cortes?

Lo invitamos a leer: Despojados, inermes y sin defensas

Cuando se dirige un país, un territorio, una escuela, una empresa o una familia, hay que ofrecer la garantía de la probidad, de la decencia, de una mente generosa y comprometida en que quepan todos. Hay que comenzar por elegir personas con reconocidas aptitudes para gobernar desde la equidad y la inclusión, sin odios ni inquinas hacia los antecesores, alguien que solo tenga en mente la prosperidad de su pueblo, la felicidad de su gente. En este sentido tanto el respeto de los derechos ciudadanos, como el imperio de la Justicia son fundamentales. Hay que seguir pensando que la ley es lo que los jueces dicen que es.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo Alberto
Jairo Alberto
2019-06-05 09:08:54
La ley o el derecho lo pueden manipular o interpretar de acuerdo a los intereses creados ,donde existe un aparato juridico perverso no existe paz , la paz sin justicia es un saludo a la bandera desde las carceles universidades del delito centros de tortura por sus inhumanas condiciones hasta las altas cortes con carteles como la toga donde los ciudadanos no entendemos ni interpretamos como los medios de comunicacion manipulan esta son odjetividad , donde la academia hace caso omiso de muchas atrocidades cuando se dictan las leyes con verdaderos cicerones como roy barreras ,benedetti ,lozano y otros que nos espera ?

Destacados

Oro legal
Columnistas /

Somos Socya

Sillicon Valley
Columnistas /

El Valle del Software: Un propósito de ciudad

Monasterio de Santa María de la Epifanía, en Guatapé
Columnistas /

La necesidad del silencio

Firma acuerdo con universidades
Columnistas /

Hacia un sistema de educación superior en Antioquia

Asamblea de Antioquia
Columnistas /

La visión de futuro

Artículos relacionados

Candidatos
Columnistas

La falta de competencias para gobernar

Lo cierto es que el país está viviendo una verdadera crisis de liderazgo, de compromiso de las autoridades con lo que ordena el artículo segundo constitucional.

Lo más leído

1
Política /

Panorama Político

Muchas son las novedades informativas con la cuales se acerca el final del primer mes de este 2020 que va a...
2
Columnistas /

Hacia un sistema de educación superior en Antioquia

Después de Bogotá, Antioquia tiene los mejores indicadores en la Educación Superior
3
Política /

Muchas preocupaciones en Caldas

El nuevo alcalde Mauricio Cano ya enfrenta todos los inconvenientes que encontró en este municipio del...
4
Columnistas /

El Valle del Software: Un propósito de ciudad

El Valle del Software es una estrategia de desarrollo económico con enfoque territorial para gestionar a...
5
Columnistas /

Somos Socya

Socya es una Organización que, en sus consultorías y operaciones, articula lo social y lo ambiental para...
6
Columnistas /

La necesidad del silencio

Regreso con una sensación amable, por haber sido refrescado por una brisa tenue y breve que evoca los...