La ludopatía, una esclavitud silenciosa

Autor: Monseñor Ricardo Tobón Restrepo
9 marzo de 2017 - 12:00 AM

Debemos hacernos conscientes de cómo la industria del juego está introduciendo enfermedades mentales, crimen organizado y altos niveles de corrupción en la sociedad

Está creciendo aceleradamente en nuestra sociedad la adicción a los juegos de azar. Es cierto que desde la más remota antigüedad tenemos noticias del juego como un fenómeno presente en todas las culturas. Más aún, una de las dimensiones bellas de la vida es el aspecto lúdico. Por eso, el deporte y la diversión hacen parte de la expresión y la realización del ser humano. Sin embargo, es fatal la afición a los juegos de azar que crea en la persona una verdadera dependencia sicológica, con un comportamiento compulsivo como el que producen el alcoholismo y las toxicomanías.

La ludopatía es un desorden emocional, progresivo y destructivo que lleva a la persona a la incapacidad de controlar su deseo de jugar y apostar. Todo comienza por la ambición de encontrar un camino fácil y rápido para hacer fortuna, sobre todo en ciertas situaciones de penuria económica. En un primer momento, se percibe el juego como una oportunidad para resolver, sin trabajo y sin esfuerzo, situaciones difíciles y, después, se practica como un refugio o evasión para escapar de las frustraciones de la vida. Así se entra en un mal con graves consecuencias en la vida personal, familiar, laboral y social.

La inversión de tiempo, energía y dinero en el juego va llevando a la persona a ser cada vez más dependiente, pues empieza a vivir de fantasías creyendo que se va a enriquecer rápidamente o de presiones sociales y económicas pensando que tiene que jugar más para recuperar lo que ha perdido y para saldar las deudas que con el mismo juego ha acumulado. En el fondo, se trata de una ilusión, de un espejismo, de una esclavitud sin fondo porque esta “magia” casi nunca da el resultado esperado.

El juego compulsivo va llevando al descontrol progresivo y, por consiguiente, a caer en circuitos de usura, en endeudamientos desmesurados, en problemas económicos y financieros, en severos desajustes familiares y en graves trastornos psicológicos. Es así como se va entrando en la intolerancia a la frustración, la incapacidad para manejar las emociones, los sentimientos de baja autoestima y la mitomanía fruto de la doble vida que desarrolla el adicto. Todo abre la puerta a la depresión y a la desesperación, que muchas veces conducen incluso al suicidio.

La persona que se entrega a esta dependencia entra en un circuito obsesivo del que es difícil salir: juega para ganar más si está ganando y juega para recuperarse si está perdiendo. Las manifestaciones de la ludopatía son siempre coincidentes y muestran que no podemos admitir que el juego sea una actividad creciente en la vida humana y que sea el azote de las familias y de las personas más pobres y desfavorecidas. Debemos hacernos conscientes de cómo la industria del juego está introduciendo enfermedades mentales, crimen organizado y altos niveles de corrupción en la sociedad.

Es necesario promover en las familias, en los centros educativos, en las parroquias, en diversos ámbitos de la sociedad diferentes iniciativas para proteger a las nuevas generaciones de esta ilusión seductora que arruina la vida personal, la sana relación con los demás, la debida administración de los bienes y el bienestar de la comunidad. Habría que exigir igualmente el debido control de los centros de juegos de azar y ofrecer terapias adecuadas a quienes ya padecen esta enfermedad silenciosa. Como en todas las pasiones desordenadas se sabe dónde se empieza pero no hasta dónde va a llevar, a nivel personal y social, el peso de una esclavitud que se hace cada vez más aplastante.

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2017-03-09 09:10:22
Si, muchos males aquejan la sociedad local, nacional y mundial. El más grande de todos los males: la ignorancia, la ignorancia ignora que es ignorante pero presume que todo lo sabe. De hecho la ignorancia hace ver su astucia como si fuera inteligencia. Que astuta es la ignorancia al hacer creer, utilizando todas las doctrinas del mundo, que este planeta es el único habitado del universo. Que astuta es la ignorancia cuando hace que existan tantas doctrinas desde donde se anuncia la verdad y cada una se dice la única representante de la verdad mientras entre si se mantienen en permanente guerra. Lo interesante de todo es que le llegó el fin a la ignorancia porque con el cambio de era humana y planetaria le llegó el tiempo de desaparecer.
Edgar
Edgar
2017-03-09 09:08:50
Lo peor es que los tales casinos tienen cantidad de mimos a sus clientes, desde que entran. El jugador no necesita salir a nada. Hasta la comida se la facilitan.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Territorio /

Habitantes de La Playita siguen a la espera de un traslado

De las 106 familias que fueron censadas como prioritarias para un traslado, ante los riesgos que les...
2
Gobierno /

Santos dio apertura al Foro Internacional ‘El estado del Estado’

Consolidar la paz, dejar los odios y más justicia social seguirán siendo prioridades del nuevo capitán,...
3
Europa /

Una gran nevada atrapa en España a cientos de vehículos y personas 

Autoridades nacionales han recomendado no viajar por carretera porque las previsiones meteorológicas...
4
Palabra & Obra /

¿Por qué Macbeth sigue siendo relevante hoy?

El Pequeño Teatro de Medellín tuvo en temporada su montaje de Macbeth (obra original de William...
5
Fútbol Colombiano /

Independiente Medellín y América empataron en el Atanasio

El empate a dos goles en el estadio Atanasio Girardot perjudicó más al equipo vallecaucano, pues llegaba...
6
Editorial /

Nuestro último clamor por la libertad

Más que con un recuento histórico de lo que hemos sido, queremos cerrar este espacio con una invitación...