La herida abierta del reclutamiento

Autor: Manuel Manrique Castro
19 febrero de 2019 - 09:06 PM

Cuando se aprobó la Convención sobre los derechos del niño, hace casi 30 años, ya habían pasado por las filas de las guerrillas colombianas cientos -si no miles- de menores de edad.

Se firmó el acuerdo con las Farc y fracasó el intento de negociación con el Eln. Los grupos delincuenciales, de la mano de los disidentes de las Farc, aprovechan la pobreza de las familias y el reclutamiento de menores de edad sigue siendo una herida abierta en Colombia. Es cierto que las cifras han disminuido considerablemente luego de la desmovilización de las Farc pero esa práctica inaceptable persiste y en tal medida, el que haya más víctimas sólo depende de la intensidad con que sople el viento de la violencia, propiciada por organizaciones armadas ilegales o por bandas dedicadas al crimen organizado, con el narcotráfico a la cabeza.

Los paganos han sido los habitantes de las zonas rurales secularmente abandonadas por el Estado, especialmente pobladas por indígenas y afrodescendientes.  No conozco historias de niños o jóvenes reclutados en El Poblado de Medellín o en los barrios del norte de Bogotá.

Lea también: Los niños merecen grandes metas

Desafortunadamente Antioquia está a la cabeza de los departamentos donde a los niños se les truncó el futuro por el reclutamiento. Precisamente aquí, donde se supone que está uno de los motores principales del desarrollo nacional y no muy lejos de Medellín, la ciudad que brilla por su empuje dentro y fuera de Colombia.  Si eso sucede con la economía y el progreso urbano, por qué no lograr que la erradicación del reclutamiento de niños y adolescentes sea una meta tras la cual vayan, sin distingos partidarios ni políticos, los gobiernos departamental y municipal.

Desde luego la responsabilidad principal recae en los reclutadores, de eso no hay la menor duda. Pero -y este es un gran pero- el reclutamiento de niños y jóvenes para utilizarlos en las filas de los violentos tiene que ver mucho con el olvido y la negligencia del Estado. 

Cuando se aprobó la Convención sobre los derechos del niño, hace casi 30 años, ya habían pasado por las filas de las guerrillas colombianas cientos -si no miles- de menores de edad. Poco después, en 2002, la comunidad internacional, alarmada con el creciente reclutamiento de niños y su flagrante contradicción con el espíritu de la Convención, añadió un protocolo facultativo sobre esta práctica ampliamente repudiada y atentatoria de los derechos de los menores de edad.

El propósito del Protocolo era entrar en el detalle de esta realidad tomando en cuenta iniciativas previas como el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional o las recomendaciones de la Cruz Roja Internacional que en 1995 instó a las partes en conflicto a “que tomaran todas las medidas viables para que los niños menores de 18 años no participaran en hostilidades”. Estaba también el Convenio No. 182 de la OIT sobre prohibición de las peores formas de trabajo infantil que incluyen el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para hacer uso de ellos en conflictos armados.

Además: Las buenas prácticas que le interesan a Colombia

En otras palabras, desde hace muchos años el mundo civilizado estableció reglas de juego para proteger a la niñez del reclutamiento y sus destructivos efectos posteriores. Lo hizo con lujo de detalles incluyendo mecanismos para verificar si esas normas, ratificadas por la mayoría de los países, se estaban cumpliendo y lo cierto, en el caso de Colombia, es que las organizaciones armadas ilegales hicieron caso omiso y pasaron por alto el andamiaje jurídico internacional.  No lo respetaron cuando era invocado en los momentos más álgidos del conflicto armado y, por el contrario, contestaron argumentando que los niños en sus filas, muchos reclutados contra su voluntad y la de sus familias, estaban mejor en el monte, pese a las evidencias, ahí, del maltrato y los abusos de toda índole, como asunto diario.

Para terminar con el reclutamiento es indispensable que el Estado, con visión integral y no sólo militar, intensifique su acción social en las zonas donde el reclutamiento es un riesgo constante. Se requiere también que, pese al doloroso atentado ocurrido en la Escuela de Policía General Santander, gobierno y Eln vuelvan a la mesa de negociación y consigan un acuerdo. Ese es el único destino posible para esta guerrilla que ajena a la historia insiste en una opción militar carente de futuro.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Juan
Juan
2019-02-20 17:19:37
Ese noble país de Colombia, como les digo: 'tenéis un paraíso por país'; lleva ya más de quinientos años de continuadas refriegas en guerras sangrientas; 300 años contra los ejércitos españoles y 200 años entre propios hermanos colombianos. Y eso no puede ser; la nobleza de un pueblo no puede continuar soportando tanta devastación y tanto sufrimiento. Ahora que se encuentran en diálogos, solo deseo afirmar que olviden las armas de la razón y empuñen la energía de la voluntad. Con la voluntad encontrarán fructíferas soluciones; con la razón, obligando a que uno ceda ante el otro, aún firmando la paz, quedará un rescoldo que tarde o temprano volverá a encender la mecha de los enfrentamientos sangrientos. Que sea la voluntad y no la razón; porque tanto una parte como otra, poseen la misma intencionalidad, de servir al pueblo soberano en cada una de sus necesidades. Por tanto, se hace natural, que todos caminan hacia una común meta; lo evidente es que en el trayecto de ese camino no levanten polvaredas de razonamientos y estrechen brazos de voluntades. Adelante y gracias por tan humana y amorosa iniciativa. Cordialmente, Juan Galán

Destacados

Andrés Felipe Arias
Columnistas /

Andrés Felipe Arias y la justicia vengativa

Páramos en Colombia
Columnistas /

Asuntos varios

Periodista y periodismo
Columnistas /

Periodismo tóxico

Universidad Pedagógica Nacional
Columnistas /

Del afán no queda sino el cansancio

Silla
Columnistas /

La silla del doctor Marañón

Artículos relacionados

Los niños desarraigados de hoy
Columnistas

Los niños desarraigados de hoy

Es comida, seguridad, posibilidad de estudiar, vivir en familia, compartir con hermanos y amigos o tener al alcance de la vista el lugar donde antes transcurría todo.

Lo más leído

1
Política /

La mano firme de Rodolfo Correa

Este candidato a la Gobernación de Antioquia radicó un programa de gobierno denominado “Antioquia...
2
Columnistas /

Periodismo tóxico

Resulta doloroso ver como una prestigiosa revista bogotana no pudo deshacerse de uno de los columnistas...
3
Columnistas /

Andrés Felipe Arias y la justicia vengativa

Arias fue acusado y condenado por dos delitos: celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos...
4
Columnistas /

Del afán no queda sino el cansancio

El actual Plan Nacional de Desarrollo derogó el artículo 222 de la Ley 1753 de 2015, que establecía la...
5
Columnistas /

La silla del doctor Marañón

Alguien le preguntaba, cuando se hablaba de los asombrosos avances tecnológicos de la medicina actual,...
6
Política /

Panorama político

Quedan sólo dos semanas para inscribir candidatos a las elecciones de octubre y hasta ahora van muy pocos...