La fragilidad de la pequeña empresa

Autor: Luis Felipe Dávila
7 junio de 2020 - 01:01 AM

Microempresarios que tratan de mantenerse a flote con sus establecimientos, enfrentados quincena a quincena a la disyuntiva: de bajar salarios o despedir empleados

Bogotá

La actual crisis derivada de la pandemia ha llevado a centenares de empresarios a la quiebra, reestructuración o modificación de las condiciones de sus empleados. Desde las grandes empresas hasta las chicas, la crisis acentúa lo frágil de nuestra economía, que en dos o tres meses de aislamiento obligatorio ha hecho que estos lugares se esfumen, como en un cuento infantil, en ocasiones sin dejar rastro. Los que más sufren con esta coyuntura son los que menos tienen: los desempleados, los pauperizados, los marginados. En Colombia el abanico es muy grande; sin embargo, quisiera poner hoy la lupa sobre las miserias de la clase media, donde tenemos un espectro amplio de trabajadores informales, que son casi la mitad de los colombianos, y también, de emprendedores que han construido con las uñas, pequeñas y medianas empresas.  

Lea también: El Decreto 749: una obligatoriedad porosa

Microempresarios que tratan de mantenerse a flote con sus establecimientos, enfrentados quincena a quincena a la disyuntiva: de bajar salarios o despedir empleados. O incluso, a la “gran decisión” de abrir o cerrar.  Son hombres de empresa, sin una carrera universitaria, sin una tradición familiar en los negocios, sin ahorros y sin patrimonio (más allá del letrero de su negocio y de los bienes necesarios para llevar a cabo su labor). En su opinión, el Estado pide y pide, la carga sigue. Los bancos en medio de esta encrucijada rebajan los montos de los créditos ya otorgados, o deniegan otros tantos. Las cuotas siguen vigentes y no existe a la vista ningún salvavidas. ¿Cuál es el aporte de los bancos en medio de esta crisis?, ¿Cuál es la estrategia pública para evitar que se pierdan estas empresas y estos empleos?

Este es un momento en que el Estado, con el apoyo del sector bancario y otras organizaciones, giren su cabeza y vean a los pequeños y medianos empresarios. Dejarlos solos en medio de esta crisis sería una tragedia económica y social.  Con las pequeñas empresas no solo muere un proyecto comercial, muere un proyecto de vida y los sueños enteros de una generación que quiso algo más que un salario cada mes. Más que salvar a una gran compañía aérea o mercantil, se deben salvar a miles de pequeñas empresas perseguidas por los bancos, la Dian y las estructuras criminales. Con miles de empleados que dependen de la continuidad de dicho “letrero en la puerta”. Claro está, repartidos de cinco en cinco, de tres en tres, en cada pequeña barca rumbo al temporal. Permitir el colapso de los pequeños empresarios es dejar que naufrague gran parte de la clase media colombiana, que ha decidido vivir en la legalidad, generar empleo y dar un buen ejemplo a sus hijos. Aunque parece que no es suficiente.

Lea también: Una ciudad de lobos

Estas apuestas comerciales, que el derecho regula y que la economía entiende, también construyen relaciones y determinan el espacio en el cual funcionan. A diferencia de otros países, aquí son microempresarios: el dueño de un restaurante, de un bar, de un carro de frutas. En alguna ocasión un taxista me dijo que para él su taxi era su empresa. Y entre empresas nos movemos, construyendo una geografía sentimental de los lugares que definen nuestra ciudad. ¿Cuántas veces hemo añorado ir a cierta ciudad, sólo para estar en el café donde nos dijeron que sí?, pero esos lugares que están en nuestras mentes y componen nuestra geografía sentimental, son también establecimientos aprisionados por la crisis económica, regidos por las normas jurídicas y dominados por las leyes del hambre. Y así, como nosotros, son frágiles y requieren del apoyo del Estado y de la banca, para no relegar su existencia solo al recuerdo. Son cientos o miles, enumero algunos:

El bar de salsa en Envigado, donde su dueño nos escuchaba hablar toda la noche sin parpadear, tuviéramos o no plata; el pequeño restaurante en la esquina de la plaza de Bolívar en Bogotá, donde los capitalinos comían tamales desde el siglo XIX; el restaurante que fue el sueño de una familia y donde pusieron todo su capital, los viernes eran fríjoles, los lunes ajiaco; la peluquería que conocía el tamaño ideal del pelo de cada cual; la esquina en la que vendían los aguacates, durante más de 30 años, y siempre estaba listos para el almuerzo. El pequeño restaurante de la calle 70 en Medellín, donde venden la única pizza margarita que le gusta a mi esposa.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-06-07 15:27:26
Es verdad, esa clase media que menciona el columnista, desde el vendedor de frutas hasta el que tiene 50 empleados más o menos, todos pendiendo de un hilo, algunos cerraron en medio de lloros, otros con las esperanzas perdidas. Y , en contraste, se aparecen algunas bellezas como los magnates del overol, de la CUT de Fecode, diciendo que no se puede abrir la economía porque la pandema sigue. Claro que la pandemia llegó para quedarse, pero es urgente abrir de a poco los negocios, siguiendo estrictamente los protocolos. Lo que pasa es que esos personajes tienen el salario seguro y les importa un comino el resto de la humandad, ellos sólo piensan en sí mismos, como egoístas que son.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Inmigrantes venezolanos
Columnistas

Cinco postales de la violencia cotidiana en tiempos de la covid-19

He estado tratando de ver la violencia cotidiana, aquella que se normaliza y se pierde de vista

Lo más leído

1
Entretenimiento /

Los niños cabalgaron al ritmo de la Feria de las Flores

En la versión 17 de la cabalgata infantil de caballitos de palo los niños de diferentes edades...
2
Columnistas /

No más culto al crimen

Aquí no se trata simplemente de reconstruir la historia de cualquier proyecto criminal. El narcotráfico...
3
Estilos De Vida /

Tulio Zuluaga: Rebelde pero de buen corazón

No es fácil y nunca será fácil llegar y arrancar a preguntar de lo humano y divino a un personaje...
4
Política /

Becas, convenios y vivienda para indígenas de Antioquia

El Ministerio de Agricultura sigue comprometido con la Gerencia Indígena de la Gobernación de Antioquia
5
Ciclismo /

Cientos de niños participaron en el Clásico con Responsabilidad

En bicicletas de cross, todoterreno y de carreras, con una, dos y tres vueltas, respectivamente, cientos de...
6
Columnistas /

Una palabra con tres acentos

Bustrofedón, que también se puede escribir bustrófedon o bustrofedon (acento en “fe”, por supuesto”)