La esperanza

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
12 junio de 2019 - 09:05 PM

No es tarde para el hombre, es el momento de recoger la experiencia de estos siglos y empezar construir una escala humana para el progreso.

Medellín

Eufrasio Guzmán Mesa

Están ya lejanos los días en los cuales hablar de la esperanza como algo tangible y no como una virtud teologal me género tensiones con el grupo de activistas de izquierda en el cual estaba. Mi interpelaron de una manera directa, cuestionaron que yo creyera mucho en el espíritu. El materialismo marxista, infantil y voluntarioso, estaba empeñado en desconocer el factor cultural y la dimensión humana del espíritu. El espíritu no es algo intangible y ahora comprendo que se expresa no solamente en la obra de arte, también en realizaciones humanas se hace visible. Espíritu ha tenido la humanidad, que emigra desde su más remoto origen, explorando los rincones del planeta; espíritu es lo que hay que tener para emprender exploraciones trasatlánticas, conquistas materiales y obras duraderas. Ya no tengo ninguna duda y sé que el espíritu se opone actualmente a la terrible destrucción del planeta. El afán de lucro, el consumismo que suplanta los ideales nobles de nuestra naturaleza humana se desborda y hace cola en el Everest a tomarse un selfie mientras deja toneladas de basura a lo largo del camino de ascenso.

Lea también: Hombre nuevo: utopías y realidades

Hay una claudicación del espíritu en la profusión de centros comerciales que venden bisutería, a veces muy costosa, a cambio de dejar a un lado los nobles ideales de una verdadera y bella vida buena. Lo que nos parece feo de La Habana vieja es su belleza profunda de no haber sucumbido, como nuestra Cartagena de Indias, a la fuerza destructiva del comercio. La ciudad humana no tiene que ser necesariamente una ciudad bella. Los cartageneros del común sienten y expresan la pérdida de su ciudad, La Habana en cambio está habitada centímetro a centímetro por gente sencilla que no tiene cómo embellecerla, están ahora atareados en alimentarse. Lo que nos duele del destino de Venezuela es igualmente que haya dejado de ser la Miami del Valle del Guaire para transformarse en una ciudad qué expresa el dolor y las contradicciones entre ideales opuestos de lo que es una vida buena. Y el asunto de fondo no es fácil de aclarar definitivamente. Los estilos de vida satisfacen de manera a veces opuesta las necesidades básicas de la especie.

Seguiremos debatiendo por décadas sobre cuáles son los factores de una buena vida, de una vida bella, de una vida verdadera; yo sí creo que habrá que rectificar los valores dominantes en nuestra sociedad antioqueña con los cuales medimos el progreso de acuerdo con el número miles de metros de nuevos espacios para el comercio y el consumo frívolo, a veces hasta poco saludable. Hemos perdido hace rato el norte, hay que decirlo, los valores de la austeridad, la sencillez, la frugalidad, el recato han perdido su espacio frente al derroche, la alambicada y deplorable abundancia de cosas superfluas, la obscenidad se ha impuesto y atropella el espacio público.

Le puede interesar: Qué es un intelectual

Ya no hay debates de fondo sobre los valores y nos encontramos sumergidos en competencias pueriles sobre superficiales aderezos y abalorios. Creo que nada refleja más esta superficialidad que el proyecto de obtener oro rápido, petróleo del subsuelo de las más destructivas maneras concebidas que finalmente destruyen la valiosa capa vegetal que vegetales y nemátodos produjeron durante milenios. No es tarde para el hombre, es el momento de recoger la experiencia de estos siglos y empezar construir una escala humana para el progreso.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Corinto en la noche
Columnistas /

Ciudad perdida y las soluciones perdidas

Un café caliente en la mañana
Columnistas /

El arte pictórico de Eddier Tálaga

Becas educación superior
Columnistas /

El “coo-gobierno”

Soledad Gallego-Díaz
Columnistas /

El lenguaje en la era de la posverdad

Reforma política 2017
Columnistas /

¿Qué es la ingeniería electoral?

Artículos relacionados

Sísifo cargando la piedra
Columnistas

Estopas

No somos simples, somos una estopa y sacar los hilos es muy difícil; no hay un hilo, no hay una sola versión, ni uno mismo tiene un sólo aspecto.

Lo más leído

1
Infraestructura /

Las paradojas viales de Antioquia

El inicio de obra del intercambio vial del Ayurá y el anuncio de nuevos proyectos viales contrasta con los...
2
Política /

Una legislatura muy agridulce

Para varios congresistas Ernesto Macías le hizo perder el año al Senado, al tiempo que advirtieron que el...
3
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
4
Salud /

IPS Artmedica, la mejor en tratamientos de enfermedades de alto riesgo

La entidad antioqueña ha sido exaltada durante dos años consecutivos por la Cuenta de Alto Costo en la...
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Fútbol /

Juan Carlos Osorio regresa a la dirección técnica de Atlético Nacional

Tras la salida por la puerta de atrás del brasileño Paulo Autuori y el interinato de Alejandro Restrepo,...