La consagración de Putin

Autor: Sergio de la Torre Gómez
12 julio de 2020 - 12:06 AM

Se regresa, o se despierta más bien ese conservadurismo que dormita en el alma Rusa y distingue desde siempre a su sociedad

Medellín

Lo acaecido en Rusia por estos días no fue nada inesperado ni el brusco viraje que deslumbró a ciertos analistas que suelen mirar la superficie de los sucesos desprendiéndolos del hilo conductor que los ata al pasado, les traza su curso y les da una filiación o identidad. Al respecto hay que decir que toda nación es en el fondo lo que su pasado dicta. Por eso la Rusia de hoy en el fondo se parece tanto y casi resulta igual a la de los siglos más remotos que quepa evocar, remitiéndola a la de Iván el terrible y Pedro el Grande, figuras emblemáticas que por su actuación, su estilo y su voracidad territorial en parte sirven para dilucidar las tendencias que ahora afloran en Moscú: la autocracia que renace, la vuelta a la vieja tradición, la propensión a expandirse a costa de los vecinos, como el imperio proverbial de otrora, el de los zares y el reciente de Stalin. Así disfracen a este último de democracia, con su parlamento (la vieja Duma reeditada e igual de obediente), sus elecciones amañadas y los rituales plebiscitos previsibles donde la burocracia de todos los niveles prefabrica una mayoría que siempre sobrepasa las dos terceras partes de los sufragantes, para que no se cuestione la legitimidad del régimen confirmado o restaurado.

Lea también: Contrastes y adaptaciones

Pero además del antiguo absolutismo que revive rescatado del pasado, se regresa, o se despierta más bien ese conservadurismo que dormita en el alma rusa y distingue desde siempre a su sociedad. El apego a los usos, costumbres y modos de antes. Por ejemplo, la alianza, o fusión virtual del Estado y la religión (en este caso la iglesia ortodoxa rusa, más conservadora y autoritaria que su pariente medioeval la católica de donde proviene, o que la protestante). Estoy aludiendo a la invocación expresa que trae la nueva Constitución de marras a Dios y la vigencia proclamada del matrimonio solo entre hombre y mujer proscribiendo los que hoy se admiten en tantos países del mundo civilizados entre personas del mismo sexo.

Le puede interesar: Semblanza del monolito

La religión ortodoxa rusa, producto de un cisma memorable por su dimensión y turbulencia, está asociada y es inseparable de Rusia desde hace largos siglos. Impregna toda su vida, y explica la índole y el carácter peculiares de tal país, que emergió como un imperio que pocos se atrevieron nunca a cuestionar, con resultado fatal cuando lo hicieron (recuérdese a Hitler y Napoleón). Su arte y en particular su literatura, ya legendaria, es un reflejo de su alma atormentada y a la vez festiva.

Putin encarna como nadie la vivificación de una cultura que nunca pudo suplantarse o contaminarse, ni siquiera en ese largo interregno de siete décadas en que el marxismo ateo, omnisciente y hegemónico se enseñoreó de Rusia. El mismo marxismo que hubo de aparearse en parte al dogmatismo cerrado y excluyente de la citada Iglesia para poder regir a la sociedad por tanto tiempo como pudo, nada menos que tres generaciones. Por algo en su praxis política y en su militancia cotidiana instintivamente el partido comunista de allá obraba como una religión, o más exactamente como una Iglesia, con sus dogmas intocables, la severa disciplina, los castigos, autocriticas o confesiones, y las inefables purgas equivalentes a las excomuniones acostumbradas otrora con la anuencia del Vaticano. ¿Habrá alguien más parecido a un patriarca ortodoxo o a un jerarca católico (obispo o cardenal) que un miembro del politburó soviético? . Tras estas notas en próxima ocasión hablaremos de Putin como personaje.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Vladimir Putin
Columnistas

Vladimir Putin, el autócrata eslavo

Cuando se le agote su ciclo al actual Vladimir Putin será sustituido, sin duda, por otro que se le parezca, pues Rusia no se acomoda a gobernantes débiles, que...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Población /

Sofía Gaviria recibe reconocimiento como Canciller de Paz Mundial

La senadora recibió dos nuevos reconocimientos internacionales a su labor humanitaria.
3
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
4
Religión /

Los signos de la muerte y el espíritu

Cualquier cosa que aprisione la vida como el coronavirus puede ser removida por la fe en Jesús. Homilía...
5
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
6
Palabra & Obra /

Don Marco Fidel Suárez, paladín de nuestra lengua española

Existir es haber estado antes en la palabra.