La Venezuela errante

Autor: Manuel Manrique Castro
18 septiembre de 2018 - 12:06 AM

Los venezolanos nos ponen a prueba porque desafían nuestra capacidad de responder ante la tragedia hecha carne y nos sorprenden todo el tiempo.

Venezuela duele cada vez más. Duele la gente caminando rumbo a un destino plagado de incertidumbre. Son miles de personas imposibilitadas de comprar pasajes porque no tienen documentos o porque, simplemente, su moneda, la anterior o los flamantes bolívares soberanos, sirven poco o nada. A muchos lo único que les queda cuando cruzan la congestionada frontera con Colombia, es el camino desesperado hacia el sur. No conocen la ruta, nunca la han transitado, no saben qué les espera, pero emprenden el viaje a pie dispuestos a caminar los días necesarios para llegar a Bogotá, Medellín, cuando no a recorrer los más de 1,600 kilómetros entre Cúcuta y Quito o los 3,600 interminables hasta Lima.

Lea también: Camino de vuelta

No se trata de caravanas organizadas y si de largas filas compuestas por caminantes de muchas edades, hermanos, parejas, familias con niños, hombres y mujeres haciendo la travesía con la maleta a cuestas, protegiéndose unos a otros y construyendo lazos de por vida. Nadie imaginó tales escenas, ni siquiera los desteñidos jerarcas venezolanos listos para descalificar un drama que pesa enteramente sobre sus espaldas.

Su presencia es tema de todos los días y suscita un amplio sentimiento solidario frente a una realidad pocas veces vista en América Latina. No faltan quienes levantan la voz sobredimensionando su responsabilidad en el aumento de la violencia. Tampoco aquellos dispuestos a probar que les están robando el empleo a los locales. Voces estas dos últimas desconocedoras de que por delante de cualquier consideración proteccionista y al final de cuentas xenófoba, está el drama de más 2’300.000 seres humanos protagonistas de una crisis humanitaria sólo comparable a las sucedidas en Africa, Medio Oriente o Asia. Qué decir frente a este tsunami humano sino acogerlo, brindarle apoyo y levantar la voz, pero esta vez para forzar respuestas de gobiernos lentos o indolentes y de una comunidad internacional poco eficaz hasta el momento.

Los venezolanos nos ponen a prueba porque desafían nuestra capacidad de responder ante la tragedia hecha carne y nos sorprenden todo el tiempo. No se doblegan, se reciclan laboralmente e inventan nuevas maneras de sobrevivir.

En Colombia hay abogados convertidos en conductores de vehículos, ingenieros metidos en la cosecha del café; en Perú, trabajadores de la construcción son ahora exitosos vendedores de coco fresco, dentistas y contadores haciendo de meseros y muchos jóvenes, tal vez sin oficio en su país, dedicados a llenar microbuses. En Quito una profesora prepara donas y muchos, de muy diversa procedencia laboral previa, son ahora vendedores de cuanto hay. Es cierto que muchos negocios les han abierto las puertas, aunque es verdad también que no pocos comerciantes y empresarios se aprovechan malamente de ellos. Desafortunadamente hace parte de ese escenario desesperado la explotación sexual.

De su interés: Francisco y Donald Trump, dos visiones del mundo en el Vaticano

Esos millones de personas están consiguiendo sobrevivir gracias a su empeño, al apoyo de organizaciones religiosas y privadas y a una red de albergues de inspiración eclesiástica o particular. Concentrados en su vida actual, en juntar dinero para enviar a sus familias e incapaces de pronosticar su futuro, hablan lacónicamente de la “situación” venezolana, refiriéndose al huracán social -con Maduro y sus desaciertos a la cabeza- que los forzó a irse.

Se trata también de una severa prueba para nuestros aparatos estatales que han respondido como si fuera más de lo mismo, a una realidad inédita y excepcional. Las decisiones y acuerdos sobre facilidades migratorias, esencial en este caso, está siendo demorada y farragosa. Los cancilleres van y vienen, se reúnen una y otra vez, la OEA discute, los visitantes distinguidos a la frontera aumentan, mientras las soluciones consistentes y eficaces brillan aún por su ausencia. La respuesta es urgente y esa multitud de venezolanos errantes que nos conmueve diariamente, no puede esperar.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2018-09-19 17:24:20
La cancillería anterior, de la taciturna e inefable señora Holguín, fué más lo que entorpeció la ayuda a nuestros hermanos venezolanos. Ahora, cuando cambiamos a un gobierno supuestamente más comprometido con el tema de la inmigración de venezolanos, esperamos que haya más contundencia en la ayuda a esos seres humanos, pero que sea rápido, el problema no da espera para soluciones inmediatas.

Destacados

Justicia
Columnistas /

Corte a la Corte

Minería ilegal en Bajo Cauca
Columnistas /

Bajo Cauca, asediado

Estudiantes en la universidad
Columnistas /

De lo innecesario a lo fundamental

Puente de Occidente
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 31

Rodrigo Londoño
Columnistas /

Discrepantes y traidores

Artículos relacionados

Los hijos de Centroamérica
Columnistas

Los hijos de Centroamérica

Está claro que el asunto no se resuelve tapando la frontera, judicializando a los migrantes, encerrando a los niños en jaulas, separando a las familias o deportando...

Lo más leído

1
Columnistas /

Bajo Cauca, asediado

Mineros artesanales y pescadores se quedaron sin ingresos; también los campesinos que erradican las matas...
2
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 31

A finales del siglo diecinueve la comunicación terrestre en Antioquia continuaba realizándose mediante la...
3
Columnistas /

Discrepantes y traidores

En Colombia ni las Farc ni el Partido Comunista han logrado abrirse a una necesaria autocrítica,...
4
Columnistas /

De lo innecesario a lo fundamental

¿Qué va a pasar con las universidades que no comprendan los desafíos de la educación? ¿seguiremos...
5
Editorial /

Una escuela protegida educa mejor

Son, pues, acciones que hacen de la escuela el entorno verdaderamente seguro y protector al que los padres...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall