La Kakania de Santos

Autor: Darío Ruiz Gómez
16 junio de 2019 - 10:35 PM

Una cosa es la Kakania de Santos y su cohorte de farsantes y otra la Colombia real que nunca dejó de afirmar su verdad

Medellín

Darío Ruiz Gómez

Robert Musil es uno de los más grandes escritores del siglo XX y en El hombre sin atributos describe al humano que llega por física ausencia de motivaciones a transformarse en lo más anodino, aun cuando a veces crea que piensa, que, incluso tiene ideas cuando en realidad vegeta en la inmovilidad de una sociedad mediatizada por la mediocridad más absoluta, el melodramático escenario de un reino, el llamado Imperio Austro Húngaro donde políticos, cortesanos, burócratas se dedican a hacer la pantomima de lo que para cada uno de ellos, según su propio ingenio, tendría que ser el Estado propicio a sus tontos anhelos de sentirse la imagen del guerrero y del aristócrata cuando en realidad no son otra cosa que una opereta que transcurre dentro del más edulcorado sentimentalismo, el reinado de la polka y la peluca del nuevo rico, la ordinariez del parvenu, del polítiquero con ínfulas de patricio, un Congreso , que se divierte, enajenado en su autismo, mientras afuera circula crudamente la borrasca de la guerra, de los galopantes nacionalismos. ¿Cómo tener cualidades en el reinado del medio pelo social donde ejercen sus dominios los Condes de Cuchicute, los travestidos protagonistas del narcotráfico disfrazados de aristócratas ? Las imágenes de la cena de negocios que la Reina Isabel de Inglaterra ofreció a nuestro entonces presidente Santos y su cohorte de empingorotados personajes, dándoles la ilusión de haber sido ungidos, gracias a un toque misterioso, de toda la finess de la aristocracia histórica, se despliega aún entre el duermevela de cada ciudadano colombiano agobiado por la violencia y las desmesuras de la economía, como una imagen de la grotesca Kakania con que Musil retrató con la ironía propia de los espíritus superiores la caricatura de Imperio donde la política y las leyes en manos de ineptos se convirtieron en lánguidos cuadros escénicos de una astracanada. Creo que fue lo que sentimos luego de que el Presidente anunciara que había comprado un palacete cerca de Buckingham Palace para estar más cerca de la Reina una vez terminara su mandato en un ignorado país tropical. La honda reflexión moral que Musil hace de una sociedad cuando su gobierno pierde su relación con la verdad y la justicia solamente podría hacerse, repito, como una farsa cuyo oscuro fondo golpea sin piedad alguna al ciudadano de a pie, a la víctima de la Historia pero por fortuna produce la reacción de los espíritus libres, de la inteligencia rectora. ¿Y la ofensiva esfinge, la canciller que sólo habló con Maduro a cuya policía secreta le entregó los dos dirigentes estudiantiles?

Lea también: El hombre que no estuvo aquí

Para darle forma literaria a la farsa de la vida política española, Valle Inclán la calificó de esperpentos, ya que ¿quién podría tomarse en serio esta sustitución de la verdadera política por la farsa, esta conversión de la justicia en una zarzuela pueblerina en manos de jueces y juezas, de magistrados y magistradas cuya ignorancia del espíritu de las leyes responde directamente a la administración de la ignorancia y por lo tanto, tal como aconteció en Kakania al odio desenfrenado a la inteligencia? ¿Dónde podría objetivarse de manera más clara esta mediocridad, este “pesimismo” propio de almas vaciadas de cualquier ilusión sino en la prensa, en el periodista de escándalos convertido en el supuesto testigo crítico de los azares de su época? ¿A qué país nos referimos entonces cuando hablamos de Colombia? Una cosa es la Kakania de Santos y su cohorte de farsantes y otra la Colombia real que nunca dejó de afirmar su verdad.

Lo invitamos a leer: Otras palabras en otro país

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Bactuseín
Bactuseín
2019-06-18 20:47:00
Y dónde estudió este engendro de periodista que destila pus y odio? No dijo un carajo... Porqué no dice que a su presidentico de mentiras lo recibieron ayer en Londres con una multitud que le arrostraba su connivencia con quienes masacran a los humildes, y le gritaban en su rechoncha cara: Asesino, asesino... Vaya a revolcarse con ellos porque piensa como lo que son...
Jairo
Jairo
2019-06-17 16:21:35
Tanta burrada para decir que solo interesa el odio a Santos? Que vergüenza.
Edgar
Edgar
2019-06-17 07:36:58
Excelente y profundo, como para degustar cada frase, como para mirar la historia como lo que es, una pantomima.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Política y testimonio personal
Columnistas

Política y testimonio personal

Una vez más la ficción demuestra ser más eficaz en la búsqueda de la verdad de los hechos que proyectan los políticos y que afectan el corazón desolado de las...

Lo más leído

1
Fútbol Colombiano /

Atlético Nacional: 70 años por ellos y para ellos

De una manga del barrio Buenos Aires a la conquista de todo un continente; 70 años creyendo y haciendo...
2
Mundo Estudiantil /

Alerta ante riesgo de emergencia educativa agravada por la covid-19

El golpe económico causado por la pandemia en países de bajos ingresos o en conflicto armado, como...
3
Política /

Las luchas de Tobón

Generar crecimiento económico y combatir la corrupción son las propuestas del candidato a la Gobernación...
4
Oportunidades /

Jornada para disminuir desempleo ofrecerá más de 9.000 vacantes

En Medellín, los interesados podrán acercarse a la Oficina de la Agencia Pública de Empleo del Sena en...
5
Ambiente /

Agricultura y ganadería, las actividades que más contaminan el agua

En otros sectores, los asentamientos urbanos y la industria son otras de las principales fuentes de...
6
Editorial /

La ciudadanía tiene la palabra

De Sofía Gaviria es especialmente importante su trabajo en defensa de las víctimas de las Farc,...