La Corte Constitucional abre una ventana al glifosato

Autor: Dirección
20 julio de 2019 - 09:09 PM

El tamaño y la complejidad del problema hace inviables los métodos lentos y costosos de la erradicación manual voluntaria o la erradicación manual forzosa

Medellín

Los contradictorios titulares de los medios de comunicación y comentarios de analistas y líderes de opinión que se han referido al auto 387/19 de la Corte Constitucional, muestran cuán titubeante fue el Tribunal al responder a la solicitud de aclaración sobre la sentencia T-236/17, en la que había impuesto condiciones prohibitivas a la fumigación aérea con glifosato de cultivos ilícitos.

Lea también: Trampas a la estrategia sobre las drogas

La confusión sobre este auto del 18 de julio, que tuvo ponencia del magistrado Alberto Rojas, nace en que la Corte se ratifica en exigir al Consejo Nacional de Estupefacientes fuertes requisitos para que pueda autorizar la aspersión aérea de esos cultivos. Sobresalen entre los condicionamientos el que mantiene la prioridad del acuerdo con las Farc -que exige previos intentos de sustitución y erradicación manual- así como el que demanda realizar consultas previas con comunidades que pudieran verse afectadas. El gran cambio de posición se ha dado en el aspecto más socorrido, y menos demostrado científicamente, para combatir la aspersión aérea con glifosato, que es el que se refiere al supuesto daño que el herbicida asperjado desde el aire haría a la salud humana. De acuerdo con esta decisión, el Consejo Nacional de Estupefacientes ha quedado exonerado de demostrar la inocuidad del glifosato; en cambio, deberá buscar formas de minimizar el daño sobre la salud y el medio ambiente de la fumigación con este herbicida, que es, a propósito, el más común en cultivos agroindustriales e incluso en los domésticos.

Le puede interesar: Otra verdad incómoda

Como consecuencia de esta determinación, la política antidrogas pasa a ser responsabilidad del Consejo de Estupefacientes, organismo en el que concurren el Gobierno Nacional, la Fiscalía y la Procuraduría; siendo esta última entidad la más reacia a retomar las fumigaciones aéreas de cultivos ilícitos como una de las herramientas que facilitan el combate de la plaga que atiza la violencia, corrompe a los campesinos y arrasa con los bosques, aguas y fauna, en áreas dentro de la frontera agrícola, en zonas protegidas y hasta en parques nacionales declarados intocables. La decisión de suspender las fumigaciones, tomada en 2015 por ese mismo Consejo y a instancias del Ministerio de Salud, contribuyó a que las hectáreas sembradas con arbustos de coca pasaran de 69.132 que el país tenía en 2014 a las 171.494,94 que la ONU registró en 2017, última fecha de la que ha entregado reportes. Con tales datos queda demostrado que Colombia hace mayores sacrificios en vidas humanas y ecosistemas al impedir la fumigación que al usar un herbicida que no es inocuo, pero que en nuestras condiciones se revela menos dañino que los cultivos de coca y la producción de cocaína.

Le puede interesar: Carne y glifosato

Los intensos y agrios debates sobre la fumigación aérea de cultivos ilícitos han simplificado el más complejo problema del país, pretendiendo mostrar que existen soluciones únicas allí donde sólo es posible actuar aceptando que existe un amplio abanico de acciones que no se excluyen entre ellas y que, en cambio, sí comparten la amenaza de la resiembra, que los estudiosos cuantifican en 25% del total de los cultivos eliminados. Tal reincidencia será difícil de contener mientras no se construya un consenso global de liberalización y ajuste de la política de drogas en el marco de los problemas severos de salud pública.

Vea también: La encrucijada frente a la coca

Las alternativas de sustitución de cultivos ilícitos, en las que el gobierno anuncia que actualmente cuenta con cien mil personas vinculadas, tienen los atractivos de su posible estabilidad, gracias al acuerdo de los directamente involucrados, y el muy importante de la vinculación de los comprometidos en esta actividad a procesos productivos legales. Su mayor riesgo, tristemente demostrado con el fracaso en la región del Catatumbo, es la presión permanente de las mafias de la coca sobre los campesinos cultivadores.

Además: Víctimas de la boyante economía criminal

La erradicación forzosa, que en el país se viene aplicado en zonas donde no se han construido acuerdos con los cultivadores, está resultando sumamente dolorosa por el sacrificio de la vida y la salud de los erradicadores y las comunidades de las zonas donde hoy se registran nuevas y masivas siembras de minas antipersona, por los grupos criminales que siguen el ejemplo de las Farc en esta materia. En efecto, después de que en 2017 se registraran 40 víctimas civiles y 17 militares, por pisar estas minas, en 2018 la victimización creció a 93 víctimas civiles y 85 miembros de la Fuerza Pública. Las cifras del año que corre no son menos inquietantes: según Descontamina Colombia, hasta el pasado 30 de junio se habían presentado 35 víctimas civiles y 37 militares. Los mapas de las regiones afectadas por minas coinciden con los de zonas con cultivos ilícitos.

También: Costosa estrategia antidrogas

En las actuales condiciones, queda la aspersión aérea como alternativa eficiente y preferible para combatir los cultivos ilícitos, sobre todo aquellos que cubren grandes extensiones de tierra propiedad de los carteles de droga que mantienen a Colombia en el deshonroso primer lugar de la producción de coca y cocaína. Aplicada con rigurosos criterios técnicos, la aspersión aérea con glifosato no será totalmente inocua -ninguna acción humana lo es- pero sí puede ser menos dañina para la salud y el medio ambiente que la tala de bosques, la siembra ilegal y la violencia que desatan dichos cultivos.

Compartir Imprimir

Comentarios:

CARLOS IGNACIO
CARLOS IGNACIO
2019-07-23 15:36:33
LOS ENEMIGOS DE LA FUMIGACION AÉREA CON GLIFOSATO, SON AQUELLOS QUE TIENEN INTERESES EN LA ECONOMÍA DEL NARCOTRÁFICO, O EN LAS CONSECUENCIAS DE LAS GUERRAS QUE ESTE FINANCIA. LAS GUERRILLAS NO ESTÁN EN PAZ, HOY ESTÁN EN LA POLÍTICA Y EN LA GUERRA.
Edgar
Edgar
2019-07-22 17:19:52
Es increíble que un funcionario como el Procurador esté tan enceguecido prohibiendo a rajatabla la aspersión del glifosato, así sea con criterios técnicos , como lo sugiere el columnista, en los terrenos de los carteles de droga y de los guerrilleros de varios pelambres.

Destacados

Muerte de Julián Andrés Urrego
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

Coomeva
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Mina didáctica de Amagá
Columnistas /

Minería 2019

Federico Gutiérrez
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Paro en Medellín
Columnistas /

Fijar objetivos

Artículos relacionados

La discutible condena que reabre las batallas contra el glifosato
Editorial

La discutible condena que reabre las batallas contra el glifosato

La condena contra Monsanto proferida por un jurado de San Francisco, California, que la acusa de no informar debidamente sobre los riesgos de carcinogenicidad del...
Cultivos ilícitos: tolerancia e improvisación
Editorial

Cultivos ilícitos: tolerancia e improvisación

El peritaje oficial, que ha tasado en 180.000 las hectáreas cultivadas con hoja de coca, puede ser fácilmente cuestionado, no solo por el hecho de que no tiene bases...
El sí pero no de la Corte
Editorial

El sí pero no de la Corte

Tribunal crea barreras para mantener el impedimento a usar glifosato, demostrado inocuo, para erradicación aérea de cultivos ilícitos.

Lo más leído

1
Política /

“Envigado es más que un proceso penal”

Para el próximo alcalde de esta ciudad, Braulio Espinosa, Envigado es una muestra palpable, real e...
2
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Nos llena de nostalgia el recuerdo de alcaldes con visión y formación de estadistas como Jorge Valencia...
3
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

¿Quién es responsable de esa tragedia? La víctima es, en parte, culpable de lo ocurrido. Los otros...
4
Columnistas /

Minería 2019

Sería muy importante realizar una evaluación integral del ejercicio de prospectiva realizado por la UPME...
5
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Cabe preguntar cómo es posible que una EPS como Coomeva, abocada a una crisis financiera que la tiene casi...
6
Editorial /

Logros y deudas de la Gobernación y la Alcaldía de Medellín

La construcción y seguimiento a los planes de desarrollo a partir de indicadores cuantificables es...