Insight Crime, es un asunto serio

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
2 agosto de 2020 - 02:09 AM

El poderoso ejemplo de la Fundación Insight Crime, es una especie de luz en medio de la oscuridad

Medellín

Hay países en los que la disciplina del periodismo está adscrita a la sociología. En la mayoría de los otros está integrada al conjunto de las ciencias de la comunicación. Se trata de una profesión importante cuyo propósito es trascendental: que los ciudadanos podamos contar con información veraz y oportuna. Es necesario precisar que no se trata información inane, no. Es para hacer valer nuestros derechos ante la sociedad.

Lea también: El gobierno, como panfleto, decadente

En un país como el nuestro, cooptado por la corrupción y el narcotráfico, es patético, por decir lo menos, el estado de postración en el que se encuentra el conjunto del periodismo, con excepciones notables desde luego. Una postración que es pública, desvergonzada, grosera.

El poderoso ejemplo de la Fundación Insight Crime, es una especie de luz en medio de la oscuridad. Es ejemplo desde su propósito de profundizar y enriquecer el debate sobre el crimen organizado en Latinoamérica y el caribe, con análisis profundos y de alta calidad, con investigaciones, talleres, en fin, en donde se analizan además los impactos que esta modalidad delincuencial tienen sobre los Derechos Humanos, los gobiernos y sus políticas. Pero es además un notable ejemplo de valentía, si se tiene en cuenta el objeto particular de sus investigaciones: El crimen organizado.

Para Insight Crime, su mecanismo de defensa imbatible es LA VERDAD, así, con mayúscula.

Fundada en el año 2010 por Jeremy McDermott y Steven Dudley, Insight Crime ha dado muestras de una seriedad a toda prueba, una coherencia conceptual irrefutable y un compromiso con sus principios que no admite la más mínima discusión.

Uno de sus trabajos más recientes: el sinuoso recorrido de “Memo Fantasma” y sus tentáculos siniestros, puso en evidencia la relación de “Hitos Urbanos” la empresa constructora de los esposos Álvaro Rincón y Marta Lucía Ramírez, con ese narcotraficante.

Asumiendo esa costumbre inveterada que enseñó Álvaro Uribe a sus discípulos, la vicepresidenta decidió defenderse, atacando. Anunció una demanda por difamación (¿?¡!) contra el periodista Jeremy McDermott.

 Encaja la señora Marta Lucía Ramírez en esa definición que hace Nietzsche de las personas vulgares. Dice que, para adivinar de antemano su conducta, es necesario admitir que “siempre hacen el menor gasto de ingenio para librarse de una situación desagradable”.

Creyó que iba a intimidar a McDermott, cuyos documentos, conversaciones, pruebas de lo afirmado, eran de una solidez absoluta. En pocas horas se vio obligada a cambiar de opinión. Que no, que ya no. Y para mantenerse incólume en eso que Nietzsche llama su “vulgaridad”, decide retractarse haciendo una afirmación falsa: “luego de la aclaración de @jerrymcdermott ante diversos medios de comunicación sobre mi esposo, sus negocios y sobre mi, vamos a retirar la denuncia penal”.

Desde luego no hubo ninguna aclaración. No hubo nada. “No vamos a negar o rectificar cualquier cosa. Esto no es un rumor, esto es periodismo de investigación” respondió McDermott.

Es esa vocación de construir falacias narrativas, que se ha convertido en la impronta de la corrupción en el poder. Ese fiscal justificando el aberrante viaje a San Andrés con su familia, en un vuelo irregular, afirmando que antes que fiscal es padre de familia. Esos estribillos conocidos como el de “fue a mis espaldas”, o el de “apenas me entero”. El mismo cinismo rampante ante el que, ese periodismo cooptado, no pareciera tener nada que decir.

Le puede interesar: ¿A quién incomoda la Comisión de la Verdad?

Nietzsche aporta un aforismo para tal aberración: “Nadie se muere hoy día de verdades mortales, hay demasiados contravenenos”.  

 

¡No pasarán!

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Arturo Char
Columnistas

Una implosión irreversible

Le están informando a la ciudadanía colombiana y le están informando al mundo, que este país les pertenece porque “¡ajá!”, así no más.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Cazamentiras /

Bancolombia aclaró tarifas de sus transacciones

Ante el mensaje que circula en redes sociales sobre una supuesta alza en el valor que Bancolombia cobra por...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...