Incendiarios

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
23 enero de 2019 - 09:04 PM

En un sentido amplio son incendiarios quiénes no dejan cerrar viejas heridas y continúan alimentando el oprobio. Lo son quienes mantienen el fuego del odio encendido, quienes no apagan el fuego lento que cocina su alma

Pensamos en los incendiarios, hemos sido incendiarios en nombre de credos, convicciones e ideales y el cantar del antioqueño cuenta esa tradición de hacha, machete y yesquero. Es el amor al fuego purificador unido al hacha lo que ha transformado el paisaje antioqueño y ese horizonte lo hemos llevado a todo el país. Enemigos de los árboles, hasta que se demostró que eran riqueza, habríamos perseverado en esas nefastas tareas de no surgir las energías eléctricas y las derivadas del petróleo y quizás tuviéramos un entorno como el del Sahara; y no vamos a creer que esa tarea es exclusiva de antioqueños pues a fiero diente le estamos como humanidad metiendo fuego a la Amazonía. Pero no es de ese pasado incendiario y ese futuro de espanto al que me quiero referir. Incendiarios hay muchos y de toda suerte de revestimientos y máscaras.

Le puede intersar: La tentación de la violencia

Al parecer somos incendiarios quienes reenviamos mensajes sin corroborar su legitimidad y hay que admitirlo pues la mentira es el fuego que devora la verdad, arruina toda credibilidad e incrementa el sectarismo. Y hay muchas clases de incendiarios, unos queman cosas inmateriales como el buen nombre o el prestigio, otros mantienen prestas las teas de la crueldad para inmolar por temas como las convicciones, la raza, la condición económica o el estatus social. Pero son también así aquellos que encienden globos de mentiras y falacias y los lanzan al aire sin pensar el daño que ocasionan a otros pobladores.

Y hay otros incendiarios lanzadores de globos al aire familiar, al clima empresarial. Una familia y una empresa humana es una atmósfera un aire común, un espacio permanente así sea circunstancial. No todos los fuegos son destructivos y por esto mismo los fuegos que encendemos se pueden volver calidez en el abrazo, mesa compartida, planes que se trazan; pero quiero insistir en los dañinos que terminan en techos qué arden, columnas de sostenimiento que se erosionan, lazos que se lastiman hasta volverse hilachas, muerte y cuerpos mutilados de por vida y mentes que recargan la venganza como resarción imposible, sobre todo si la soñamos perfecta. Después de la destrucción y la muerte nada es otra vez como al principio.

En un sentido amplio son incendiarios quiénes no dejan cerrar viejas heridas y continúan alimentando el oprobio. Lo son quienes mantienen el fuego del odio encendido, quienes no apagan el fuego lento que cocina su alma. La paz tiene que ver con el agua limpia del olvido y pasar la página de la hecatombe que hemos vivido, con el curso de los ríos limpios, con la mar haciendo su trabajo y nuestra voluntad de navegación, nuestros pies sobre naves que surcan el mar y nos permiten cruzar los continentes y alimentar nuestra tierra y nuestros seres queridos.

Lo invitamos a leer: La violencia y la memoria

Lamentablemente tienen más significación y peso los que encienden los caminos y destruyen los flujos de vida y solo saben detener, destruir, obliterar. Los peores incendiarios son “inocentes” y no se percatan de que encienden el fuego, alzan el látigo y castigan en nombre de su dios, su fe, su teoría, su verdad, su visión y por ello ni una figura tan encarnada de la bondad y el amor dejó de tener su momento de furia y en nombre de su padre expulsó a los mercaderes del templo. Los más peligrosos de los incendiarios sí parecen ser lo que no olvidan jamás, ni unen, ahora, al parecer, usan pentolita y otras mortíferas jaleas y no dejarán de ensayar su sueño turbio hasta que se vuelva pesadilla para todos.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La naturaleza del cambio cultural
Columnistas

La naturaleza del cambio cultural

Mi pregunta es si el movimiento estudiantil está por convertirse o entraña ya una apuesta vigorosa por otro modo de hacer las cosas.

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Cazamentiras /

Si no es información fidedigna del Vaticano, no crea en cadenas falsas

Las redes sociales son herramientas tecnológicas esenciales para la comunicación, sin embargo, en...
5
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...