Hombre nuevo, utopías y realidades

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
13 marzo de 2019 - 09:04 PM

El “hombre nuevo” no es una utopía, es una realidad de la humanidad y son esos seres humanos que encarnan con propiedad y vigor esos valores que he señalado, altruismo, racionalidad, capacidad crítica, sentido del servicio.

Una de las prédicas persistentes en el ideario comunista es la de un hombre nuevo para una sociedad diferente. Esa idea ya la habían planteado los socialistas utópicos y es tan vieja como la de los esenios y las sectas pitagóricas y herméticas de la antigua Grecia. Contemporáneamente, y entre nosotros en Latinoamérica, fue el Che Guevara quién insistió en ella, coincidiendo con todos los cristianos que se fueron a las armas como forma de demostrar el amor y luchar contra la opresión. Confiaban todos ellos en la producción de un nuevo ser humano, dotado de altruismo, capacidad racional y de observación, sentido de la vida como servicio y convicciones adecuadas para construir una sociedad igualitaria y bondadosa.

Lea también: Sueños y pesadillas

El término Homo Novus fue utilizado expresamente en Roma para designar al ciudadano que era el primero de su familia, tenía los derechos de su mayoría de edad, acceso a cargos públicos, se distinguía teniendo una trascendencia de carácter estamental y política. Independiente de todas esas ideas podemos señalar el fracaso parcial en este proyecto de construir un ser humano diferente. Es el egoísmo persistente lo que parece dirigir la mayor parte de las acciones humanas.

Ninguno de todos los proyectos comunistas o socialistas del siglo 20 y 21 logró ningún éxito rotundo en la reconfiguración de la especie. Los seres humanos siguen naciendo con los defectos constitutivos: egoísmo a toda prueba, incapacidad parcial para percibir al otro, dificultad para coordinar acciones colectivas que permitan albergar esperanzas. Por ello la educación siempre recomienza y es necesidad universal. Además, los seres humanos sólo parecemos unirnos para cosas de utilidad inmediata y parecen predominar los móviles viles o ruines.

Y la idea de hombre nuevo va sufriendo su más grave derrota en el proyecto que lideró Hugo Chávez y qué ahora con mano torpe y firme conduce Maduro, con la ayuda visible del G2 cubano. Aun saliendo Maduro del poder, como parece querer buena parte del mundo contemporáneo, el destino de Venezuela está en manos del fanatismo más recalcitrante que hubiéramos presenciado. Igual que los jóvenes rusos de la actualidad se refieren Stalin como su padrecito o los cubanos en su mayoría le tienen reverencia a Fidel, en Venezuela el culto a Chávez se ha desarrollado para perseverar en errores elementales.

Esta vez una idea peregrina del hombre nuevo abruma, la líder del sistema carcelario, Iris Varela, no ha dudado en apoyarse, como el régimen chavista en general, en colectivos violentos y presos que están dispuestos a excarcelar para defender la “revolución”: “No hay condición jurídica para que un venezolano defienda su patria. Los presos son hombres nuevos” ha dicho recientemente. Humberto Prado, Coordinador General del Observatorio Venezolano de Prisiones, ordenó investigar a esta funcionaria quien ordenó el traslado de 30 presos de la cárcel de Santa Ana en el Estado Táchira a la frontera con Colombia. Igual fue la desesperación de un régimen, que quiso hacer las cosas de manera diferente, la que llevó también a Hugo Chávez a impulsar los colectivos, hampones motorizados y armados, utilizados para constreñir a los electores.

Le puede interesar: Hombre nuevo y mula muerta

Señalo finalmente que el “hombre nuevo” no es una utopía, es una realidad de la humanidad y son esos seres humanos que encarnan con propiedad y vigor esos valores que he señalado, altruismo, racionalidad, capacidad crítica, sentido del servicio y eso está en capacidad de desarrollarlo quien se lo proponga con el apoyo de un sistema educativo adecuado.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Mercurio
Columnistas /

De minería y soledad

Pueblo kurdo
Columnistas /

El pueblo kurdo abandonado

Marchas estudiantiles en Bogotá
Columnistas /

Aprendamos de otra manera

Estatua de Juan del Corral en Santa Fe de Antioquia
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 19

José Ortega y Gasset
Columnistas /

Historia de las ideologías políticas

Artículos relacionados

La sal de la tierra
Columnistas

La sal de la tierra

No solo la sal es el condimento más antiguo del ser humano sino que su uso ritual, su sentido de purificación, está extendido por todo el planeta.

Lo más leído

1
Columnistas /

Aprendamos de otra manera

Nunca será lo mismo transmitir información a otorgarle a las personas herramientas para la vida. Esa es...
2
Columnistas /

El pueblo kurdo abandonado

No se debe instrumentalizar o manipular a un pueblo de más de 40 millones de personas para cubrir un...
3
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 19

Los antioqueños empezaron a temer la pronta reconquista española, porque el Estado carecía de tropa y ya...
4
Columnistas /

Historia de las ideologías políticas

¿Qué sucede cuando este mesianismo termina por degradarse? Lo que estamos viendo ahora: la incapacidad de...
5
Columnistas /

Insultan la inteligencia…

Existe una modalidad de insulto que es cobarde, sinuoso, porque el insultador no lo ejerce desde el coraje,...
6
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...