Historia de Medellín a cuentagotas 14

Autor: Luis Fernando Múnera López
9 septiembre de 2019 - 12:04 AM

El Cabildo se ocupaba del funcionamiento y la expansión del poblado, los caminos del valle, el abasto de alimentos, el ornato y aseo de la villa, y el mantenimiento de la iglesia y de la sede del Cabildo.

Medellín

Cabildo y autoridades civiles de Medellín en la Colonia

El Cabildo de la villa representaba a los vecinos de la localidad, en su voluntad, su visión y su prospectiva. La responsabilidad administrativa recaía en dos alcaldes y un número variable de cabildantes, elegidos cada año, que ejercían las funciones de gobierno y justicia en la villa. Había además un cuerpo de funcionarios que no eran elegidos, sino que compraban los cargos, así: el alférez real, el alguacil mayor, el depositario general, el teniente general, un procurador general y dos vigilantes de las entradas y salidas del poblado.

Lea también: Historia de Colombia a cuentagotas 13

Esos cargos otorgaban posición social y prestigio para quienes los ejercían. Era requisito para ser nombrados o elegidos haber participado en la fundación de la villa o ser descendiente de alguno de ellos, tener posición social, poseer patrimonio personal especialmente haciendas, y gozar de reconocimiento público por sus ejecutorias.

El Cabildo se ocupaba del funcionamiento y la expansión del poblado, los caminos del valle, el abasto de alimentos, el ornato y aseo de la villa, y el mantenimiento de la iglesia y de la sede del Cabildo. Era autónomo en sus decisiones, aunque éstas podían ser objetados por el gobernador de la provincia de Antioquia, lo que sucedía con frecuencia. En estos casos, los asuntos se sometían a la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá.

Una de las primeras decisiones que tomó el Cabildo fue reservar los terrenos del pequeño casco urbano exclusivamente para las viviendas de los principales de la villa, y desplazar los pobres, o sea los mulatos, zambos, indios y negros para la periferia del mismo.

Durante mucho tiempo el Cabildo fue reacio a autorizar la expansión del pequeño casco urbano del poblado, argumentando que muchos de los solares adjudicados permanecían desocupados, y que la construcción de nuevas calles urbanas en la periferia afectaría las viviendas y los sembrados de los pobres, que se ubicaban arbitrariamente, sin ningún orden ni regulación.

El Cabildo también se ocupó de numerosas peticiones sobre el uso de las tierras del valle y de los ejidos o tierras comunales. Eran frecuentes los conflictos entre los pequeños agricultores y los ganados de las grandes haciendas que se les metían en los cultivos y los dañaban. En estos casos, el Cabildo se inclinaba en general a proteger a los pobres.

La iglesia de Medellín en la Colonia

Medellín, como el resto de la provincia de Antioquia, dependía de la diócesis de Popayán. La jerarquía eclesiástica en Medellín estaba compuesta por el cura párroco, el notario eclesiástico y el sacristán. Los clérigos eran abundantes y su carácter era secular. Venían formados en los colegios de Santa Fe de Bogotá. En su mayoría habitaban en la casa de su familia y muchos atendían el servicio del culto y la administración de las haciendas y minas pertenecientes a su familia.

La primera orden religiosa femenina que llegó a Medellín fue la de las carmelitas, en 1791, para lo cual contó con el apoyo de personas pudientes que deseaban contar con un convento donde pudieran ingresar jóvenes antioqueñas.

La primera comunidad religiosa masculina fue la orden hospitalaria de San Juan de Dios, que llegó a Medellín en 1801, para abrir un hospital que la villa necesitaba urgentemente. El Cabildo celebró con esta comunidad un contrato para los servicios hospitalarios.

Lea también: Historia de Medellín a cuentagotas 12

En el mismo año de 1801 llegaron también los padres franciscanos a fundar un colegio, también con el apoyo del Cabildo. El padre fundador fue fray Rafael de la Serna.

Fuentes de consulta:

Rodríguez, Pablo “El calor de hogar en la vieja Villa de la Candelaria”, en Jorge Orlando Melo, editor, “Historia de Medellín” dos tomos. Compañía Suramericana de Seguros, Medellín, primera edición 1996, tomo 1, páginas 121 a 130.

 

Córdoba, Luis Miguel “Cabildo y autoridades en el siglo XVIII”, en Jorge Orlando Melo, editor, “Historia de Medellín” dos tomos. Compañía Suramericana de Seguros, Medellín, primera edición 1996, tomo 1, páginas 131 a 135.

Patiño M., Beatriz “Medellín en el siglo XVIII, en Jorge Orlando Melo, editor, “Historia de Medellín” dos tomos. Compañía Suramericana de Seguros, Medellín, primera edición 1996, tomo 1, páginas 137 a 175.

Continuará.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-09-09 18:23:15
Estas cuentagotas, fenomenales.

Destacados

Estrategia
Columnistas /

La sostenibilidad como estrategia de expansión

Información EPM
Columnistas /

¿Cambio del objeto social o de la naturaleza jurídica?

Carta en Harpers
Columnistas /

No todo vale en el debate

Avión de la Fiscalía
Columnistas /

La dignidad de las IAS

C.S. Lewis
Columnistas /

C. S. Lewis, recordando la ley natural

Artículos relacionados

Escudo de armas de Medellín
Columnistas

Historia de Medellín a cuentagotas 11

Medellín fue fundada en cuatro etapas, así: En 1649 como sitio, en 1659 fue erigida como parroquia, en 1671 como poblado, y finalmente fue erigida en villa el 2 de...

Lo más leído

1
Política /

La crisis de la U. de M. no está resuelta: Arrubla

Hablan las minorías o las disidencias en esta Universidad luego de la fallida reforma estatutaria.
2
Columnistas /

EPM es sagrada

Esta propuesta de modificación del objeto social de EPM es innecesaria, inconveniente, peligrosa y...
3
Salud /

Antioquia superó los 9.000 contagios de la covid-19 al 12 de julio

La cifra de personas recuperadas en Antioquia continúa en ascenso, con 3.142 reportes. Además, este lunes...
4
Columnistas /

La sostenibilidad como estrategia de expansión

La incorporación de la sostenibilidad en la estrategia empresarial actúa como un elemento clave en la...
5
Columnistas /

Ya no va el despropósito del alcalde

Que la discusión sea de cara a la ciudadanía, sin facultades y que se apruebe lo efectivamente...
6
Columnistas /

La dignidad de las IAS

Si algún otro servidor público hubiese incurrido exactamente en las mismas conductas en las que...