Hay que recuperar la universidad

Autor: Álvaro López Rojas
27 febrero de 2018 - 12:10 AM

La verdadera intelectualidad y la academia tienen que estar al servicio de la verdad, la transparencia y la construcción de estándares de civilidad, jalonando el progreso que nos permita ser un mejor país, el de la gloria inmarcesible.

La falta de organizaciones que filosóficamente encarnen valores que fundamenten la concepción del Estado y las formas de gobernarlo en favor del único beneficiario valido que es su población, ha permitido que individuos y grupos se adueñen de las denominaciones de derecha e izquierda sin reparar ciertamente en lo que puede contener una y otra. La izquierda, por ejemplo, se volvió el refugio de los que no tienen norte político ni cabida en los ideales populares. La derecha es por otro lado, la excusa para reprimir y excluir, en nombre de las propias limitantes. Ambas tendencias tienen el trasfondo criminal del desvío del fin del Estado.

Lea también: Buen viento, señor rector

Pero ni derecha ni izquierda ni centro. Hay que ir armando una agenda de país que detenga las tendencias proselitistas de feriar los bienes que nos pertenecen a todos, de los que depende nuestro propio futuro, para lo cual se necesitan verdaderos líderes que se opongan a la corrupción, y no pretendan defender los desfalcos tratando de argumentar en favor de lo inaceptable. El derecho a la vida, honra, bienes, libertad de cultos, libre desarrollo de la personalidad, educación, salud, paz, etc., deben estar contenidos en el derecho fundamental de ser bien gobernados.

En medio de la barahúnda electorera del momento, se está dando un proceso de principalísima importancia como es definir la dirección de la universidad de Antioquia, sin que haya voces que reclamen que su rumbo sea el que le dio su concepción original y los propósitos de su creación, que es el de servir a la comunidad a la que pertenece. De ninguno de los siete u ocho candidatos a ser elegidos rector, se ha oído un serio pronunciamiento que indique devolver la Universidad a la sociedad, arrebatársela a los malos ciudadanos que la usan para fines protervos, a la vista de todos.

Cuando lo público se va volviendo propiedad de pocos, se está ante el inicio del fin de las instituciones. No son los exrectores los dueños, ni lo son los profesores, jubilados, estudiantes o egresados. La Universidad es una función social que le permitirá a la sociedad entera, de ser bien concebida y manejada, conquistar nuevos niveles de bienestar y pacifica convivencia. La verdadera intelectualidad y la academia tienen que estar al servicio de la verdad, la transparencia y la construcción de estándares de civilidad, jalonando el progreso que nos permita ser un mejor país, el de la gloria inmarcesible.

No importa quién sea el rector, hay que recuperar la Universidad de las camarillas que enfrentadas luchan por controlarla. En la Universidad no pueden existir izquierdas que no conocen el mundo real y que se escudan en las falsas ideologías para mantener su zona de seguridad. Tampoco puede haber derechas inimputables que usan su personal poder para destrozarla. No hay un panorama esperanzador en los prospectos actuales, pero depende de la sociedad la defensa de lo público. No se puede entregar un bien tan preciado a las trapisondas de unos cuantos médicos que se entregan por nada a las fuerzas del mal.  

Lea también: Estamentos de la U de A escogen a su candidato

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-02-27 08:05:22
Mientras exista el sistema gobernante del mundo en manos de la élite, nada es posible en favor de los pueblos. El asunto es que la batalla está en el campo individual de cada ser humano y eso no lo enseñan las doctrinas económicas, religiosas, políticas, militares, filosóficas, metafísicas, de nueva era, esotéricas, etc, etc, que están al servicio del mal que es la ignorancia que ignora que es ignorante pero que presume que todo lo sabe. Hay que despertar la con(s)ciencia superior, porque la con(c)iencia normal que muchos predican para nada aplican. "Es más fácil negar que investigar: negar es la razón de la sinrazón e INVESTIGAR ES TRABAJO Y FULGOR DE LA INTELIGENCIA"

Destacados

MiPymes
Columnistas /

Las Mipymes colombianas: más volumen que calidad

Momento de elegir
Columnistas /

La culpa es de…

Fiscalía General de la Nación
Columnistas /

Por un fiscal general desde adentro de la entidad

Minería ilegal en el Bajo Cauca
Columnistas /

Sin futuro

Debate en campaña presidencial
Columnistas /

El idioma en campaña

Artículos relacionados

Un curioso concepto de pureza
Columnistas

Un curioso concepto de pureza

A raíz de unas críticas hechas al alcalde de Medellín en esta columna,

Lo más leído

1
Política /

Cisneros, ejemplo de la crisis liberal

Cuestionan y denuncian que el senador Julián Bedoya quiere dejar al liberalismo de este municipio sin...
2
Salud /

Invima aceptó más de 360 plantas medicinales con fines terapéuticos

En estado de retroalimentación se encuentran más de 360 especies de plantas medicinales que el Invima...
3
Columnistas /

Coincidentemente y coincidencialmente, ¿cómo se dice?

Las palabras que formamos agregando el famoso sufijo “mente” son adverbios. Muchos de estos adverbios...
4
Minas Y Energía /

Magnitud de filtraciones en Hidroituango no son motivo de alerta: EPM

El gerente encargado de la entidad, John Maya, salió al paso de los rumores en redes sociales, explicó...
5
Columnistas /

Ética para Colombia

Hay muchas conductas que están en la delgada línea que separa lo ético de lo antiético. Entonces, aquí...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall