Hacia la “economía de guerra”              

Autor: José Alvear Sanín
29 abril de 2020 - 12:00 AM

Quienes comienzan a hablar de economía de guerra tienen buena parte de razón, porque en guerra solamente puede haber un supremo, un generalísimo, un jefe único.

Medellín

Cuando algunos empiezan a agitar el tema de “la economía de guerra” conviene hacer algunas consideraciones.

Nadie puede ser enemigo de la tridivisión del poder público, de la soberanía judicial o de la representación popular a través del parlamento, mediante elecciones libres, etc. No obstante, hay que analizar hasta dónde  se invalidan las más convenientes instituciones, por aquello de que “si la sal se corrompe…”

Salir del actual túnel se presenta como la encrucijada mayor en la historia nacional. Cuando pase esta emergencia, el país empobrecido (con un desempleo aterrador, urgido de un desarrollo que saque de la miseria a millones), se encontrará con pavorosa crisis fiscal, endeudado hasta el cogote, sin exportaciones y dependiente de las narcodivisas.

Lea también: Breve historia de la mermelada

Este sobrecogedor panorama exige el gobierno más eficaz, lo que solo puede lograrse con unidad de mando. Quienes comienzan a hablar de economía de guerra tienen buena parte de razón, porque en guerra solamente puede haber un supremo, un generalísimo, un jefe único. Cuando una gran democracia se ve ante el abismo, no tiene solución distinta de ponerse en manos de un dirigente indiscutible. Frente a Hitler, para no ir más lejos, Gran Bretaña, sin sacrificar las libertades civiles propias de la dignidad humana, aceptó una dirección sobre la economía aun mucho más enérgica e inflexible que la del III Reich; y mientras duró el conflicto Mr. Churchill no aceptó contradicciones internas.

Volviendo a Colombia, Alberto Lleras en 1946, amenazado por una huelga subversiva y paralizante, notificó al país que había un solo gobierno, el suyo, en Bogotá…, cortés notificación que acaba de hacerle finalmente el doctor Duque a la gárrula, estridente, alocada, subversiva y expectante alcalde de Bogotá…

Pero el problema no está solo en la usurpación de funciones por parte de alcaldes. Cuando las medidas para recuperar un país deshecho empiecen a ser entorpecidas por un poder legislativo clientelista y por las “altas cortes”, corruptas y al servicio de la subversión, en vez de tener la dirección unitaria, necesaria para realizar una tarea titánica, tendremos de nuevo un ejecutivo debilitado y un país avanzando de tumbo en tumbo hacia el despeñadero electoral de 2022, cuando las absurdas promesas populistas podrán imponerse con la mayor facilidad.

Cuando impera el orden constitucional, los tres poderes funcionan dentro de un deber-ser armónico. Pero en Colombia lo que tenemos es un desorden institucional, que si no se supera nos llevará al abismo.

Toca entonces hablar primero del congreso. Bajo la Constitución anterior a la de 1991, el legislativo actuaba dentro de ese deber-ser. Todos sus integrantes eran partidarios de la democracia y los congresistas debían deliberar en conciencia, porque “los individuos de una y otra cámara representan a la nación entera, y deberán votar consultando únicamente la justicia y el bien común”, como rezaba el Artículo 105, concisa y admirable disposición que sintetiza lo que debe ser el parlamento en una democracia.

En cambio ahora, con las tales “bancadas”, sus miembros tienen que votar como digan sus “partidos”. Han dejado de ser legisladores, para convertirse en peones de los cinco o siete caciques que son quienes ordenan cómo votar, y por tanto, son los que ejercen efectivamente el poder legislativo en una república clientelista.

Le puede interesar: Salida “socialista” del túnel

Antaño, los congresistas percibían congruas aunque exiguas dietas. La mayor parte de ellos vivían y morían decorosamente. Para cualquier profesional bien preparado, asistir al Congreso era un sacrificio patriótico. Hogaño, el congresista, con honrosas excepciones, no tiene que preocuparse por inhabilidades éticas, ni debe acreditar ausencia de antecedentes penales, ni preparación universitaria o experiencia profesional. Si por excepción tiene un título, se aferra a la curul, porque jamás quiere volver al bufete o al consultorio. La verdad es que en las cámaras, el puñado de congresistas idóneos siempre acaba apabullado por la chusma mayoritaria.

Como afortunadamente el doctor Duque no compra las votaciones con auxilios parlamentarios y cupos indicativos, ahora no vale la pena hablar del fantástico enriquecimiento de numerosos representantes del pueblo durante el gobierno anterior, pero la retribución que reciben por encima de la mesa causa escándalo: Tienen apenas $ 42´068.139= de ingreso mensual; prima en junio de $ 12´000.000=, y otra en diciembre, de $ 24´000.000=; camioneta blindada en Bogotá y otra en provincia; $ 37´000.000= mensuales para pagar su séquito de secretarias, mozas y asistentes, antes de que se reanuden sus viajes con viáticos vip por todo el mundo.

¿Necesita el país 268 individuos de más de cien millones mensuales, para ejecutar las órdenes de sus caciques y dictar leyes de muy pobre redacción e ínfima calidad jurídica?

Toda la razón asiste al iluso senador que ha propuesto reducir el congreso a la mitad, disminución insuficiente, porque mientras rija la ley de bancadas, el legislativo podría reducirse a seis o siete miembros. Pero esa iniciativa está, obviamente, condenada al fracaso.

¿Puede el país, con el actual modelo de congreso, salir adelante?

                                                         ***

To do the best of the bad job, como dicen los ingleses. Por lo tanto, he disfrutado hasta donde es posible del cultivo del jardín, como aconseja el padre del ensayo. Nada mejor entonces que acudir a los libros. Aunque hay muchos “buenos”, la vida solo nos da tiempo para los “mejores” y no para todos, por desgracia. Así que por estos días me he enfrascado en “La Diplomacia del Ingenio. De Montaigne a La Fontaine” (Barcelona: Acantilado; 2011, 694 p.), obra tan tersa como erudita que nos cuenta cómo, para el siglo XVII, el francés ya se había zafadon del latín renacentista y se iba consolidando como una de las lenguas más bellas y perfectas, emancipada de los cánones grecorromanos, hasta entonces inmodificables, lo que se logró con obras imperecederas como las de Montaigne, Vigènere, Descartes, Perrault, Boileau, Corneille, La Fontaine y Molière, de las cuales surgen historiografía, memorias, novelas y poemas que dan origen al esprit francés…

El autor de ese formidable libro, y de otros tan provocativos como “La República de las Letras”, “Cuando Europa hablaba Francés” y “El Estado Cultural”, Marc Fumaroli, es además un gran especialista de Chateaubriand. Ubicaré entonces sus libros en el mismo rincón de la biblioteca reservado a las obras incomparables del memorioso vizconde.

                                                         ***

En el universo de La Fontaine, los animales hablan, piensan y actúan como los hombres. Una fábula colombiana podría presentar a Claudia como un tigre, a Petro como una hiena y a Santos como un virus…

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-04-29 20:25:22
Excelente, por decir lo menos, la descripción que hace el columnista de la de Bogotá:...la gárrula, estridente, alocada, subversiva y expectante alcalde de Bogotá…

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
3
Mundo Estudiantil /

Colombia necesita recordar su historia

El 7 de agosto se conmemora los 200 años de la Batalla de Boyacá, la cual selló la independencia de la...
4
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...