Güeboludos

Autor: Pedro Juan González Carvajal
15 octubre de 2019 - 12:05 AM

En vez de seguir esquilmando el bolsillo de ciudadanos y de empresas, que los gobiernos se pongan a trabajar y le saquen jugo a las riquezas propias de nuestro exuberante territorio y se dediquen a combatir y erradicar la corrupción.

Medellín

Pedro Juan González Carvajal

Se ha vuelto costumbre que, de manera facilista, cada gobierno de turno haya logrado sacar adelante reformas tributarias para compensar los déficits propios que se presentan cuando se aprueban de manera irresponsable, por parte del Ejecutivo y del Legislativo, presupuestos no balanceados, como es el caso consuetudinario en Colombia.

Lea también: La Ocde

De igual manera nos cobran una de las tarifas de combustibles más altas del planeta, a pesar de que somos autosuficientes en la producción de hidrocarburos, como una figura alternativa a la de los tributos tradicionales, es decir, nos cobran un impuesto disfrazado.

Paralelamente, ante la crisis financiera producto de factores internacionales o de la inoperancia de la Superintendencia respectiva, se les ocurre hacer aprobar un impuesto temporal para lanzar un salvavidas a las entidades financieras en dificultades, hace ya casi 20 años, conocido en su momento como el 2 por mil, que después se convirtió en el 3 por mil, hasta llegar hoy al 4 por mil, engañando de manera afrentosa a todos los ciudadanos, ya que lo presentado inicialmente como  temporal, se ha convertido en algo  definitivo.

Se quejan, y con razón, los empresarios, pues Colombia es uno de los países con mayor cantidad de cargas tributarias, lo cual desmotiva la inversión, afectando la necesaria generación de empleos nuevos.

Las continuas modificaciones al marco tributario también desalientan a los inversionistas por la pérdida de estabilidad tributaria, lo cual es una de las principales condiciones que debe ser garantizada para poder hacer adecuados análisis de riesgos.

Suenan las piedras de algunos ríos en el sentido de que es posible que al Gobierno se le ocurra la luminosa idea de presentar un proyecto de ley para generar una estrategia, desde lo tributario, para financiar el tema de la debacle de Electricaribe y por qué no, los desfalcos de escándalos como el de Odebrecht.

¡No nos crean tan pendejos!

En vez de seguir esquilmando el bolsillo de ciudadanos y de empresas, que los gobiernos se pongan a trabajar y les saquen jugo a las riquezas propias de nuestro exuberante territorio y se dediquen a combatir y erradicar la corrupción.

Mientras exista este flagelo de la corrupción, que nos está comiendo como un cáncer agresivo, la motivación de los ciudadanos para pagar impuestos es ninguna. ¿Se imagina usted amable lector lo que sucedería si tuviéramos un pueblo que ejerciera una verdadera ciudadanía, y en un acto legítimo de desobediencia civil nos propusiéramos no pagar más impuestos hasta que se vieran resultados contundentes contra la corrupción y se recuperara un alto porcentaje de lo robado?

Antes de siquiera sugerir la creación de más impuestos o figuras asociadas para compensar lo robado por malos colombianos, se debería entonces pensar en términos gerenciales en controlar los gastos inoficiosos, y cerrar todos los órganos de control a todos los niveles, pues sus resultados reales ante el fenómeno creciente de la corrupción son inocuos.

Le puede interesar: Refundar el país

Por ahora, ¡Alerta Cachiri! no nos vamos a dejar meter las manos a la boca. No seamos tan Güeboludos.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Corrupción 10 - Gobierno 0
Columnistas

Corrupción 10 - Gobierno 0

Como se ha vuelto costumbre el hacer un análisis preliminar al cumplir los primeros 100 días de Gobierno, me permito presentar una visión desde la perspectiva de...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Palabra & Obra /

Rosario de la Peña, la musa mexicana de los poetas románticos

Rosario aprisionó sus afectos en una muralla de piedra; tal vez por convencimiento o por disposición...
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...