Fabricar mentiras: decir mentiras

Autor: Darío Ruiz Gómez
20 enero de 2020 - 12:05 AM

Enajenada en la verdad posmoderna, la mentira ha dejado de constituir un problema moral para convertirse en un fake news o sea en mentiras que se fabrican con el único objetivo de hacer daño

Medellín

“El arte, dice Don Tomás Carrasquilla, es la mentira significante” Y lo dijo anticipándose en setenta años a los pensadores modernos que han tratado de verificar los significados de la verdad como opuesta a la mentira pero también la necesidad de la ficción o sea de las fábulas morales. Ya Santo Tomás nos hablaba de mentiras piadosas necesarias en el caso de quien, por ejemplo, a una persona físicamente fea le dice que es bella con tal de no hundirla en la tristeza a causa de una anomalía de la naturaleza. ¿De qué otra manera se podría afianzar en medio de las desdichas de la condición humana la presencia indispensable de lo sublime? ¿De qué otra manera hoy en medio de tanta fealdad, de tanta agresión a la belleza, la milagrosa inocencia de quienes lograron permanecer como el niño sabio del templo podrían persistir en la esperanza de un mundo más justo? En política, mentir es en casi todos los casos una falsa habilidad alabada con tal de alcanzar unos objetivos. El “miente, miente que de la mentira algo quedará”, era un pecado abominable que el hermano Agustín lo recordaba en el colegio para que nunca fuéramos a cometerlo. El imaginar las llamas del infierno que esperaban al mentiroso nos hizo ser fieles a esa verdad moral mediante la cual sabíamos que respetábamos al prójimo(a) y éramos gratos a los ojos de Dios al entender que la verdad sólo se abre al limpio de corazón. Ser adulto, vendríamos amargamente a descubrir, consiste en vivir en la mentira y sobre todo en la desconfianza y la sospecha, de ahí lo que llamamos la pérdida de la inocencia. La falsificación de la verdad introduce la laxitud ética que acepta la monstruosidad del delito encubriéndolo bajo cualquier argumentación política. Nada tan perverso entonces que la publicidad oficial al dar paso a una abominable indiferencia ante el sufrimiento de las gentes, ya que, enajenada en la verdad posmoderna, la mentira ha dejado de constituir un problema moral para convertirse en un fake news o sea en mentiras que se fabrican con el único objetivo de hacer daño propagando falsedades sobre un personaje, un gobierno; destruyendo de este modo el vínculo social más importante: el lenguaje y eludiendo toda responsabilidad en las funciones de la comunicación al no reconocer los valores que definen a ésta. Difamar ya no es un problema moral sino un fin justificado por unos medios.

Le puede interesar: Las fábricas de mentiras

¿No conduce esta mentira fabricada a que desaparezca el discurso político como una necesaria crítica de las costumbres y como reconocimiento de la libertad de expresión? El fake news no es la palabra ni es el lenguaje porque en él no hay escritura. Viendo hace poco un noticiero de t.v la presentadora comenzó con los cincuenta “falsos positivos” encontrados supuestamente en el cementerio de Dabeiba y a través de testigas de una organización de “víctimas del Estado” se llegó sin pudor alguno a decir que en tan pequeño cementerio estaban enterrados “300 falsos positivos- traídos de Medellín…- y 3.0000 en la hacienda La Palma”. ¿Por qué la JEP entregó esta falsa información a una revista amarillista como “Semana”? ¿Bajo qué estrategia Yamid Amat el pasado martes en su noticiero presentó como actual un viejo documental sobre Bojayá ignorando la presencia desde hace un mes del Ejército y la Policía, de funcionarios de la Presidencia? ¿El rencor de quiénes se niegan a aceptar su derrota política manteniendo una sucia campaña contra la Presidencia y atentando contra la democracia? ¿No es ésta como señala Michiko Kakutani, la muerte de la verdad? El medio desde el cual se lanza una mentira señala Mcluhan, define la credibilidad de la denuncia: no es desde el Wall Street Journal desde donde un obrero podría solicitar un aumento de salarios. El discutido Pedro Sánchez busca en España castigar penalmente a los enemigos de la escritura o sea a los fabricantes de mentiras.

Le puede interesar: Las nuevas guerras de relatos

 

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Iglesia de Bojayá
Columnistas

La comunicación falsificadora

La desinformación deliberadamente crea ambigüedad sobre un hecho doloroso como el de Bojayá en cuya ceremonia religiosa manifiestamente se ha olvidado hacer...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Palabra & Obra /

Rosario de la Peña, la musa mexicana de los poetas románticos

Rosario aprisionó sus afectos en una muralla de piedra; tal vez por convencimiento o por disposición...
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...