Entre sombras

Autor: Pedro Juan González Carvajal
1 mayo de 2018 - 12:06 AM

El ejercicio del poder se encuentra afincado, sobre todo, en las estrategias que manipulan el miedo y el odio.

Sostenía Michel Foucault en Las redes de poder que la delincuencia tiene una cierta utilidad económica-política en las sociedades que conocemos. La utilidad mencionada podemos revelarla fácilmente: “Cuanto más delincuentes existan más crímenes existirán, cuanto más crímenes haya más miedo tendrá la población y cuanto más miedo haya en la población, más aceptable y deseable se vuelve el sistema de control policial.
“La existencia de ese pequeño peligro interno permanente es una de las condiciones de aceptabilidad de ese sistema de control, lo que explica porque en los periódicos, en la radio, en la televisión, en todos los países del mundo sin ninguna excepción, se concede tanto espacio a la criminalidad como si se tratase de una novedad en cada nuevo día”.

Le puede interesar: Verdades acomodadas
De manera semejante, Nicolás Maquiavelo advertía que existen tres tipos de sentimientos que los dueños del poder deberían explotar para controlar a las masas: El miedo, el odio y la esperanza.
Tanto en el campo local, como en el global, vemos que el ejercicio del poder se encuentra afincado, sobre todo, en las estrategias que manipulan el miedo y el odio, aprovechando obviamente, la escasa cultura política de los mal llamados ciudadanos. Y es que el miedo apoca y opaca, hace perder la confianza en sí mismos y se refugia en alguien que encarne la figura protectora del padre, el patrón o el don.
Todos los poderes que en el mundo han sido, grandes o pequeños, necesitan de la existencia de enemigos reales o imaginarios para poder presentarse como los salvadores y protectores del orden de cosas existente y justificar así sus atropellos y desmanes. Hordas, Conquistadores, Imperios, Herejes, Dogmáticos, Racionalistas, Apóstatas, Impíos, Enemigos Públicos, Comunismo, Narcotráfico, Terrorismo, entre otros tantos a nivel global, o en lo local, Bolivaristas o Santanderistas, Federalistas o Centralistas, Liberales o Conservadores, Gaitanistas o Laureanistas, Pájaros o Chulavitas, Bandoleros, Guerrilleros, Mafiosos, Uribistas o Santistas,  Faracos, o Paracos o Elenos o Castrochavistas, son algunos de los ejemplos que la historia mundial y la historia  local nos muestran.
¿Quién es el bueno y quién es el malo? Escoja usted amigo lector su respuesta. Lo que es claro es que casi todos los actores estamos mirando el mismo río, pero desde orillas diferentes. ¿Quién dice la verdad y quién dice mentiras? Mientras los medios de comunicación, sin excepción, tengan dueños, estos medios están supeditados a la defensa de los intereses de sus propietarios, así que puede tener la plena seguridad amigo lector, qué de la realidad, todos sabemos muy poco y que de lo poco que sabemos, una buena parte está viciada por lo que nos muestran los medios de comunicación, de acuerdo con el caleidoscopio que requieren los intereses y los objetivos de sus propietarios. 
Desde otro ángulo, mientras que esta sociedad no tenga explícitamente enunciados unos pocos objetivos nacionales, lo que haga el gobernante de turno es correcto desde su óptica. Está por terminar otro cuatrienio y yo todavía no conozco los Estados Financieros que el Alcalde, el Gobernador y el Presidente deben presentar para las unidades político administrativas a su cargo, información que no está presente dentro de la moda en la cual se ha convertido la mal llamada “Rendición de Cuentas”, que no pasa de ser un ejercicio mediático y una dejada de constancia.
¿Los actuales mandatarios de todos los niveles han crecido o decrecido el patrimonio público?, ¿Cómo dejan los activos?, ¿Cómo crecen los pasivos?, ¿Cuál es el real nivel de endeudamiento y la real capacidad de inversión de Medellín, de Antioquia y de Colombia? ¡Averígüelo Vargas! Y recuerden Señores gobernantes, que esto no es un favor sino una obligación.
¿Cómo así que algunos de los Países donantes para el Proceso de Paz están pidiendo cuentas? Lo decente, lo lógico y lo responsable es que el Gobierno por iniciativa propia las presente. 

Lea también: Politiquería y corrupción

Sin datos no hay información, sin información no hay posibilidades de seguimiento, sin seguimiento no hay posibilidades de evaluación y sin evaluación jamás se conocerán los verdaderos impactos del ejercicio gubernamental.
Insistimos en la necesidad de dotar a Medellín de un adecuado Centro de Espectáculos, de un Velódromo Techado y de un Autódromo que cumpla con los requisitos y con las   características internacionales.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Mintic
Columnistas /

Los ministros no son el rey Midas  

Servicios públicos
Columnistas /

Las empresas del Estado en el sector de los servicios públicos.

Expediente chuzadas
Columnistas /

Duque y sus manzanas podridas  

Cebiche
Columnistas /

¿“Apenas es” o “a penas es”?

Marcha en Bogotá afectó a policía
Columnistas /

Claudia López pretende exponer civiles a la violencia de los vándalos

Artículos relacionados

La era de la estulticia
Columnistas

La era de la estulticia

Esperemos que, una vez conocidos los engranajes de las nuevas maquinarias políticas regionales, comiencen los pre candidatos a proponer, por fin, alguna cosa

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Bancolombia aclaró tarifas de sus transacciones

Ante el mensaje que circula en redes sociales sobre una supuesta alza en el valor que Bancolombia cobra por...
2
Política /

El harakiri uribista de Sabaneta

Un alcalde apoyado por una coalición de sectores liberales, de Cambio Radical y el trujillismo azul, y...
3
Política /

Panorama político

Extemporáneas revocatorias, impuestos, la suerte de la FLA y el debate del voto electrónico son algunos...
4
Columnistas /

Duque y sus manzanas podridas  

Igualmente, hay una parte del Ejército éticamente convencida que el Estado de derecho y democrático no...
5
Columnistas /

¿“Apenas es” o “a penas es”?

No tiene nada que ver con una tía. La atutía es óxido de zinc y ha servido como ungüento, como crema...
6
Columnistas /

Los ministros no son el rey Midas  

Con la reforma constitucional de 1968, Carlos Lleras Restrepo intentó algo parecido: trasladar la sede de...