Elegir entre el conocimiento y las emociones

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
8 octubre de 2019 - 12:05 AM

Sólo podríamos aproximarnos a lo mejor cuando nuestro conocimiento de las hojas de vida, programas, alineaciones ideológicas y políticas de los elegidos, sean coherentes y veraces.

Medellín

Carlos Alberto Gómez Fajardo

Con frecuencia se hace relación al sentido racional de los procesos de decisión-elección. Sólo se elige de modo responsable cuando hay conocimiento, ausencia de coerción y ejercicio de la voluntad. Se insiste -nunca dejara de tener importancia este énfasis- en la necesaria correlación responsabilidad-libertad, nociones que son inseparables.

Lea también: ¿Votar por el más simpático?

En el proceso electoral que se vive, cada elector tiene ante sí un alto número de nombres y de opciones; es agobiante el número de aspirantes, una trama de figuras abstractas y lejanas que llega a confundirse con un bosque impenetrable. Quizás no sea exagerado afirmar que, en muchos casos, cada uno de aquellos nombres es simplemente alguien desconocido que en los últimos meses ha aparecido en alguna valla publicitaria: sonriente, pulcro, optimista. Con o sin sombrero, aquel ilustre aspirante a puestos de responsabilidad política (concejal, diputado, alcalde, gobernador) es conocido por las masas votantes por un slogan relacionado con la esperanza, con la posibilidad de mejoramiento de condiciones de vida, con el progreso y el empuje a que se pretende asociar de modo automático su nombre o su movimiento. En muchos casos se habla en la propaganda de una insólita -quizás sea inverosímil la palabra correcta- “autenticidad, independencia, pujanza”. Cada uno se considera idóneo para presentar su propia imagen ante los demás como la del genuino líder. Qué difícil es identificar al verdadero entre tantos.

Intervienen las emociones, los sentimientos, las simpatías y las antipatías. Aunque en algunos casos se mencionan los programas y propuestas, en muchos basta la epidérmica invitación a un extraño compartir de sensibilidades y pulsiones.

Vale la pena preguntarse ante la responsabilidad de la práctica del voto por la obligación que tiene el elector de informarse sobre las cualidades y defectos de quien aspira a obtener su confianza. Hay que insistir en las fuentes fidedignas, en el consejo de quien tiene argumentos y experiencia para merecer ser escuchado. Debe llegar el día en el cual el ejercicio de la responsabilidad ciudadana sea una norma de conducta, superando las múltiples fuentes de desinformación y de manipulación que ejercen sus fuerzas -propaganda, medios de persuasión- sobre el ingenuo elector que con gran rapidez pasa a convertirse en un decepcionado más. No es la clase política la generadora de esta decepción: es el propio votante, la masa electoral, que, respondiendo a sus impulsos de rebaño dócil, procede a elegir a quien ha de decepcionarlo y a quien, finalmente, saltando por una ventana, huirá de la justicia y de a quienes se debe, sus electores…

Que una mayoría obtenga un escaño está aún lejos de significar que eso es lo mejor. Sólo podríamos aproximarnos a lo mejor cuando nuestro conocimiento de las hojas de vida, programas, alineaciones ideológicas y políticas de los elegidos, sean coherentes y veraces.

Le puede interesar: El voto y el deber de conocer

Ojalá el elector llegue a superar con madurez lo que a todos nos afecta en los procesos de decisión-acción: con facilidad podemos ser convertidos en instrumentos de manipulación; cuando aprendamos a diferenciar entre emociones y conocimiento nos aproximaremos a la elección de representantes idóneos, eficaces servidores públicos.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Arturo Char
Columnistas /

La politiquería mató la política

Formar en habilidades
Columnistas /

La revolución de las habilidades

Compensacion familiar
Columnistas /

¿Somos ricos o pobres?

Plano de Medellín en 1889 por la Escuela de Minas
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 35

Redes celulares divulgan fake news
Columnistas /

Protestas a control remoto

Artículos relacionados

El voto: conciencia y responsabilidad
Columnistas

El voto: conciencia y responsabilidad

Ojalá cada colombiano, en su inmediato campo de acción e influencia –familia, amigos- se esfuerce por difundir una cultura del voto documentado

Lo más leído

1
Editorial /

Con desequilibrio, no hay justicia

La JEP sigue dando razones para la poca confianza que en ella han demostrado tener quienes más sufrieron...
2
Urbanismo /

Solicitan cerrar peajes en el Aburrá Norte

Autoridades de esa zona del área metropolitana conformaron una gran alianza y ya se reunieron este viernes...
3
Columnistas /

La revolución de las habilidades

Hemos dejado de problematizar determinados ejes del conocimiento para enfocarnos en la formación de...
4
Columnistas /

La politiquería mató la política

Esta cadena de sucesos crea una fractura aún más profunda entre el país político y el país nacional.
5
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 35

El verdadero despegue urbanístico de Medellín ocurrió durante las décadas del diez y del veinte de ese...
6
Columnistas /

¿Somos ricos o pobres?

La inquietud aumenta cuando las primeras interpretaciones de la buena nueva indican que apareceremos en las...