El rostro de Jano del control

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
5 septiembre de 2019 - 12:04 AM

Se ha desvirtuado ahora todo irremediablemente. Son Las Delicias del Jardín del Control, Orwell replicando al Bosco. Ya no serás libre ni cuando vas al baño.

Medellín

Eufrasio Guzmán Mesa

La adopción de la tarjeta integral de identidad hizo que estallara cerril la protesta juvenil en mi universidad. Y no fue tan ciega. Los maestros les explicamos que con sus teléfonos celulares estaban ya sometidos a control y les valió poco el argumento. Años después uno tiene que reconocer que los caminos del control son ambivalentes, como el rostro de Jano. Autoridades convencen a los salubristas de las bondades de un chip que manda información sobre hábitos alimenticios, costumbres del sueño, signos vitales y caprichos del Eros. Así planearán mejor las inversiones, es más sabio invertir en prevención que en complejos puentes para arterias. En esto del yantar es mejor cerrar el pico que ir al quirófano. Es la misma “sapiencia” del dictador de república bananera que ha sometido al hambre a su pueblo y sabe que ese ayuno repercute en una disminución de la consulta médica. Pero no nos engaña ese razonamiento que también, ante la falta de papel higiénico, celebró su carencia afirmando que se comía más y mejor. Y sí son las razones del dictador las que están en juego en este tema.

Lea también: El juego limpio

Chips se están implantando y se pueden justificar desde la planificación de las cosechas, los almacenamientos, las abundancias y las carencias, tal como pide el ministro de agricultura, que asociado al de salud, celebra los chips subcutáneos que ahora le proporcionarán también al señor de la guerra datos para someter, sobre todo la desobediencia juvenil, y más si permanece en la mente de los viejos que nos revelamos ante la medicina venenosa que las transnacionales han impuesto en el planeta.

Ya los profetas del control, como Stanislaw Lem en su Congreso de futurología o el lúcido Ignacio Witkiewicz, en su espléndida novela Insaciabilidad, habían anticipado el doble rostro en las sociedades del control. “Es por su bien, hijito, y déjese poner la inyección que así no tendrá fiebres ni rojas ni amarillas”. Pero ellos, los controladores extremos, hieren nuestro coco, se quieren introducir en él para que no deseemos el fruto prohibido, para que aceptemos la orden del gran hermano, para que cedamos el último reducto de nuestra libertad, el fuero interno, espacio desde el cual podemos decir que no o sí. Y su razón tenían los cerriles cuando se oponían a la clasificación, al enfilamiento. Y ese es el doble rostro de Jano. Y es que uno con el cerebro diestro ya sabe para dónde va el siniestro, uno que ha sido evasor de su propio sueño y lo llena con labores ingratas, dictados, memoriales, oficios, toda esa cartografía destructiva que el poder confunde con la Tierra.

La cosa va en serio, los que tienen la información ahora son los dueños del poder económico y ya están planeando cómo nos van a vender unas vacaciones en un crucero, muy parecido a la barca de locos, no hambrientos, sí llenos de detritus procesados y que parezcan caviar y queso azul. Y a su modo el turismo se ha vuelto una pesadilla y las hermosas ciudades del planeta son ahora recorridas por huestes destructivas, que se montan en aviones enormes que sólo dan espacio para la mitad de la rótula y un codo.

Le puede interesar: Claudicaciones

Se ha desvirtuado ahora todo irremediablemente. Son Las Delicias del Jardín del Control, Orwell replicando al Bosco. Ya no serás libre ni cuando vas al baño. La composición química de tus flatulencias la estará recibiendo como información clasificada el ministro de agricultura, quién da orden a los agricultores, estos a los ganaderos y los porqueros saben que deben coordinar pues si la temporada es de patos, sus cerdos no van, para seguir con este ciclo infernal; nos dicen que es la felicidad y que nunca antes la humanidad estuvo tan bien. Y a esto hemos llegado y no se le ve el final a la película pues la inteligencia se ha vuelto torpe y anda escudriñando en los rincones de la mente cómo nos pone a parir monos, a engordar ácaros, a encender los montes y terminar así con el último vestigio de la vida en la tierra.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Jerusalen
Columnistas /

Los árabes israelíes y la ortodoxia judía :lamentables coincidencias

Servicios Públicos
Columnistas /

La necesidad de transformación de las empresas de servicios públicos

Encapuchado
Columnistas /

Revitalizar las marchas

Redes Sociales
Columnistas /

Intimidad en tiempos virales

Lacayo en el traje nuevo del emperador
Columnistas /

Los juegos del perfumado

Artículos relacionados

Libertad y control social
Columnistas

Libertad y control social

Desde el siglo 20 se ha profundizado en una propuesta de gobernar que se ha convertido en sinónimo de controlar la población mediante la mentira y toda clase de...

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Falsa cadena sobre desaparición de una niña alerta a los ciudadanos

Las autoridades desmintieron la desaparición de la niña, asegurando que se trata de una imagen falsa.
2
Política /

Panorama político

Registramos algunas de las últimas novedades políticas y administrativas de la semana en Antioquia y...
3
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
4
Columnistas /

Revitalizar las marchas

Limitaciones de la movilidad y otras molestias para el ciudadano, son inherentes a los objetivos de una...
5
Columnistas /

Los árabes israelíes y la ortodoxia judía :lamentables coincidencias

En conjunto, unos y otros están protegidos física, económica y socialmente por ciudadanos y por...
6
Columnistas /

Intimidad en tiempos virales

En la era de la información, las cámaras convirtieron a los usuarios de las redes en solícitos fiscales...