El posacuerdo que heredó el Bajo Cauca 

Autor: Dirección
20 febrero de 2018 - 12:00 AM

La huida de casi mil personas, la mayoría mujeres y niños, que han buscado refugio en el municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño, reflejan las consecuencias de la desatención a las amenazas reales del posacuerdo.

La mezcla de disidencias de las Farc, el Eln, el clan del Golfo, cultivos ilícitos y minería ilegal, que en los últimos ocho años se ha consolidado en regiones como Tumaco, el sur del departamento del Cauca, el Catatumbo y el Bajo Cauca antioqueño, entre las más notadas, ha hecho trágica explosión en esta última subregión. Allí, las autoridades denuncian el aumento, en 225%, de los homicidios; un desesperado e incontrolable desplazamiento de campesinos e indígenas, y crecientes enfrentamientos entre las facciones criminales que se disputan las rentas criminales.

Lea también: ONU reporta al menos 822 desplazados en el Bajo Cauca Antioqueño

El Bajo Cauca es uno de los territorios protagonistas del crecimiento de cultivos de coca en Antioquia, que entre 2015 y 2016 pasaron de 2.402 a 8.855 hectáreas, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en su informe de julio de 2017, el más reciente. Con el Nordeste, esta subregión es la zona de Antioquia en la que la extensión de la minería ilegal de oro tiene peores impactos poblacionales y sobre el ecosistema. Sumadas, las dos actividades son gasolina para las organizaciones criminales; minimizadas o subvaloradas -como lo han sido en los últimos años- son el sustento para la continuación del conflicto armado y la perpetuación de la inseguridad.

Puede interesarle: Sombras del posconflicto

Los enfrentamientos, denunciados por los habitantes que han tenido que refugiarse en urbes que apenas empiezan a recibir ayuda para darles alguna atención humanitaria, evidencian amenazas producto de la presencia del clan del Golfo, la fuerza de los disidentes de las Farc y el envalentonamiento de facciones del Eln, crecidas por la presencia de los farianos y la mínima actividad de la Fuerza Pública. Las víctimas principales de ese arreciar la violencia son los desplazados -800 según la ONU, casi 1.000 de acuerdo con la Gobernación, y cerca de 1.500 según el alcalde- que se refugian en la cabecera de Cáceres desde hace un mes, la mayoría de ellos mujeres y menores de edad senúes y afrodescendientes.

Lo invitamos a leer: Las Farc del posconflicto

Como si se buscara excusar la explosión por la que alertaron la Defensoría del Pueblo, la Ruta Pacífica de las Mujeres, y la ONU, en algunos medios de comunicación se insiste en la histórica conflictividad y presencia de las rentas criminales en el Bajo Cauca como causas de la emergencia que ha obligado a movilizar atención humanitaria y a plantearse la realización acciones militares de control. Por esa vieja conflictividad, y la inocultable presencia de rentas criminales, no hay explicaciones para que a la renuncia a la política de seguridad democrática no la hubiera seguido la construcción de un modelo que pudiera garantizar sus efectos en contención de las organizaciones criminales y sus negocios ilícitos. Mucho más si experiencias como las vividas en Guatemala y El Salvador señalaban los riesgos de que el posacuerdo no significara la conquista de la paz o la seguridad, sino el resurgir de la violencia.

Vea también: Responsabilidad de las Farc por crímenes de sus disidencias

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2018-02-20 08:01:42
Es que el señor Santos, en su afán de firmar lo que se les vino en gana a los terroristas farianos, no previó lo que vemos: disidencias de las Farc, mas los de siempre , Eln, y los demás criminales cuidando su botín de negocios ilícitos. Aunque queda la sospecha de que lo de las disidencias farianas estaba planeado y así ellos tienen su brazo armado. Queda un tufillo.

Destacados

Reforestadora Integral de Antioquia (RIA)
Mundo Natural /

RIA apuesta por el desarrollo de una cultura forestal

PTAR Aguas Claras
Mundo Natural /

Aguas Claras, un dolor de cabeza

Pablo Neruda
Columnistas /

¿Joaquín es El Chapo o el Chapo?

Pequeña central hidroeléctrica
Columnistas /

El futuro de las Pequeñas Centrales Hidroeléctricas

Expulsión del paraíso en Capilla Sixtina, fresco de Miguel Ángel
Columnistas /

Sobre mundos en otra parte

Artículos relacionados

No bajar la guardia contra el clan del golfo
Editorial

No bajar la guardia contra el clan del golfo

Compete al Estado aumentar su presencia, capturar a alias “otoniel” y otros jefes criminales, y consolidar la seguridad en las zonas que hoy sufren la presión de...
Caletas y homicidios del posacuerdo amenazan “la paz”
Editorial

Caletas y homicidios del posacuerdo amenazan “la paz”

La aparente tranquilidad del país pende del hilo que deberá mover el gobierno que ordene a las Fuerzas Militares retomar la moral y su organización, para controlar...

Lo más leído

1
Urbanismo /

En casa esperan a Luz Leidy

Hace 52 días que salió de su casa en el barrio Castilla y hoy sus hijos, hermana, amigos y vecinos ruegan...
2
Columnistas /

Devolución del impuesto al patrimonio a contribuyentes del RST

Si un contribuyente se acogió voluntariamente al RST durante el 2019 y, culminando tal período fiscal (a...
3
Columnistas /

Sobre mundos en otra parte

La auténtica escatología no promete mundos ideales en otra parte, producto de la proyección humana; la...
4
Urbanismo /

Solicitan cerrar peajes en el Aburrá Norte

Autoridades de esa zona del área metropolitana conformaron una gran alianza y ya se reunieron este viernes...
5
Columnistas /

El futuro de las Pequeñas Centrales Hidroeléctricas

Una serie de cambios regulatorios introducidos en 2019, y otros que han sido propuestos por los expertos...
6
Columnistas /

Las sentencias legislativas

El aborto no es un derecho, como erróneamente ha venido sosteniendo la Corte en fallos posteriores. Y...