El poder de la advertencia

Autor: Manuel Manrique Castro
7 agosto de 2019 - 12:00 AM

Se impuso el sentido común y el conocimiento científico frente a intereses empresariales dispuestos en evitar símbolos indicando el ADN nutricional de cada producto. 

Medellín

Manuel Manrique Castro

Perú vuelve a ser escenario de una buena noticia. Esta vez no de política o justicia sino de algo que promete repercutir en la salud de la población. Desde hace dos meses y después de seis años de resistencia empresarial, facilitada por los gobiernos de turno, todos los alimentos industrializados ofrecidos a los consumidores deben exhibir octógonos negros visibles, de advertencia, informando si su contenido va más allá de los niveles de sodio, azúcar, grasas saturadas o grasas trans recomendables.  Ha quedado pendiente un símbolo señalando su origen transgénico.

Los octógonos negros cuestionan a la población en un doble sentido. Ponen en evidencia su desconocimiento no sólo de lo que ingiere sino también de lo que necesita para contar con una alimentación de calidad superior.  El punto de partida es preocupante, entre el 80 y 90% de los productos procesados tendrán que ser etiquetados porque superan los niveles recomendados por el Ministerio de Salud.  Un estudio reciente realizado por Axer Consultores indica que el 84% de los consumidores cambiaría sus hábitos como resultado de los octógonos. Perú se suma a Uruguay y Chile que ya cuentan con disposiciones semejantes, mientras Canadá prepara una legislación en el mismo sentido.

Lea también: Desigualdad, desnutrición y discriminación

La ley peruana de “Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes” además de la advertencia en los alimentos procesados, incluye orientaciones para “la promoción de la alimentación saludable y la gestión de kioscos, cafeterías y comedores escolares saludables en la educación básica”, un sistema de monitoreo de la obesidad infantil, así como la práctica del ejercicio desde temprana edad.  Esa intervención en las instituciones educativas está llamada a repercutir positivamente en la condición nutricional de los estudiantes.  

Toda una hazaña si se considera cómo han naufragado intentos semejantes en otros países entre los cuales Colombia no es la excepción. Se impuso el sentido común y el conocimiento científico frente a intereses empresariales dispuestos en evitar símbolos indicando el ADN nutricional de cada producto.

Los peruanos saben ahora cuáles son las características riesgosas de tal o cual producto.  Viene a continuación el capítulo más desafiante y complejo consistente en construir una cultura alimentaria saludable capaz de reducir los peligros actuales. El primer escollo, los hábitos alimenticios asimilados a la deriva por largos años y asumidos como pertinentes, sin más sustento que el simple consumo rutinario, la tradición familiar o la propaganda. Sin embargo, la implantación de las nuevas normas también sería una oportunidad de reaprendizaje para la empresa privada, el Estado y la población.

Además: Alimento sin sustituto

Las empresas, si quieren sostenerse en el mercado, tendrán que desarrollar productos de mejor calidad y colocarse del lado de los consumidores procurando la eliminación de los octógonos de sus productos.  Al Estado, en muchos de sus ámbitos de actuación, le espera una ardua tarea educativa, no sólo en escuelas y colegios, como lo establece el reglamento de la ley, empezando por los quioscos y tiendas escolares, sino frente a los millones de habitantes de la más diversa condición social, étnica, económica, educativa y geográfica urgida de alternativas atrayentes y de fácil comprensión que abran un nuevo menú de opciones de consumo.  Para la población en general, los octógonos son un recordatorio permanente, no una obligación, de que no puede dormirse en sus laureles ni hacer de ellos parte de un paisaje sin significado.  Por el contrario, esos símbolos deberían convertirse en una provocación constante que la obligue a buscar respuestas.

Si el país actúa en todos los frentes haciendo de esta decisión una herramienta exitosa, pronto cosechará en abundancia. Desde sus años escolares los peruanos tendrán criterio para distinguir dañino de saludable y podrán espantar el fantasma de la diabetes infantil cuyo ejemplo más dramático es México.  La población de todas las edades tendrá una alimentación no sólo de inigualable sabor sino también más saludable.  

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo
Jairo
2019-08-07 07:32:39
En Colombia parece que estamos en una situación difícil: por un lado se nos informa que los alimentos transgénicos son el futuro de la alimentación mundial y por otro lado se hacen investigaciones que van en contravía de los proyectos comerciales de empresas multinacionales. Es necesario que se realicen investigaciones, antes de que se impongan modelos extranjeros y que no sea posible salir de una situación de crisis. Ya es conocido el caso de que en varias partes del país están obligando a productores de papa a no sembrar la semilla que sacan de sus propios cultivos, sino que deben comprar las semillas genéticamente modificadas, pero no se ha hecho ningún estudio serio al respecto que demuestre las bondades de tal medida, solo que es una obligación derivada de un TLC
Edgar
Edgar
2019-08-07 07:28:29
Eso aquí suena como una utopía, porque las multinacionales tienen un absurdo poder económico, de tal manera que casi nadie , incluso en el congreso , se atreve a obligarles a etiquetar sus productos como en Perú. Es una batalla muy desigual.

Destacados

Iván Duque
Columnistas /

La feria de las vanidades

Protestas contra el cambio climático
Columnistas /

La revolución del mercado automotriz

Carlos Felipe Córdoba
Columnistas /

Los ratones cuidarán el queso

María Corina Machado
Columnistas /

Tragicomedia

Elecciones
Columnistas /

El mal ejemplo cunde

Lo más leído

1
Columnistas /

El mal ejemplo cunde

No es solo desconfianza lo que están produciendo las campañas negras, es un clima de hostilidades y...
2
Política /

Regalo de amor y amistad para Ramos

En toda una película de intrigas políticas y de angustias económicas se convirtió la renuncia de Jesús...
3
Columnistas /

La feria de las vanidades

El único espacio que le da su inspirador y jefe, es el del ejercicio de la vanidad a niveles superiores.
4
Columnistas /

Los ratones cuidarán el queso

El proyecto del contralor quiere apagar la corrupción con gasolina, poniendo a los ratones a cuidar el...
5
Cazamentiras /

¿Puede causar un incendio usar el celular en la cocina?

“No use celular en la cocina”, advierte un mensaje que circula por WhatsApp. En el Cazamentiras le...
6
Columnistas /

Tragicomedia

Es difícil encontrar algo más torpe, errático y descabellado que la oposición venezolana