El oportunismo y las apariencias

Autor: Omaira Martínez Cardona
10 enero de 2018 - 12:09 AM

Los oportunistas son personas calculadoras, hipócritas y mentirosas que viven de las apariencias

Que las oportunidades hay que aprovecharlas, es una lección aprendida de nuestra tradición cultural, pero hacerlo sin prudencia, con codicia, de manera egoísta y sin tener en cuenta las posibles consecuencias para otros, es rebasar el sutil límite entre la oportunidad y el oportunismo.
Se define como oportunismo toda actitud que aprovecha situaciones y oportunidades momentáneas para el interés propio por encima del común. Suena familiar porque el oportunismo se ha convertido en uno de los malos hábitos de la humanidad para el que no importan las diferencias culturales.
En todas partes existen oportunistas que utilizan la manipulación como estrategia y cambian de interés dependiendo de la necesidad que tengan en el momento. Su táctica es egocéntrica, no miden las consecuencias de las artimañas que usan para quedar bien, ni se interesan en las emociones, el bienestar y los sentimientos ajenos. Aunque también son débiles, se enmascaran en acciones ajenas para parecer fuertes y aprovecharse de la vulnerabilidad de otros.

Lea también: A respetar y aprovechar la diversidad

Los oportunistas son personas calculadoras, hipócritas y mentirosas que viven de las apariencias. Suelen llamar la atención relacionándose con gente influyente y con buena imagen para beneficiarse, mostrarse y ufanarse de tener buenas relaciones y contactos para crearse una imagen pública. 
Por su capacidad de manipular y aparentar lo que no son, ni están en capacidad de hacer, los oportunistas se pueden detectar analizando su comportamiento voluble y su falta de coherencia entre lo que dicen y hacen. Cambian de opinión y criterio cada que sus intereses lo requieran. Son inestables emocionalmente y cambian de círculo social constantemente.
Ante circunstancias adversas o confrontaciones, se develan y se confunden. La principal evidencia y consecuencia de un oportunista que no se mide en su ambición, es que después de un tiempo, es descubierto por sus acciones y termina perdiendo credibilidad, confianza e importancia.
El oportunismo no es un comportamiento común sólo en el ámbito de la política, también es más frecuente de lo que se cree en la cotidianidad. Las relaciones interpersonales cada vez están más mediadas por intereses particulares y duran hasta que la necesidad lo exija.
Quienes se han especializado en estas tácticas, suelen despojarse de valores, principios, criterios políticos e ideológicos con el propósito de tener el control y el poder así sea por un tiempo. El oportunista es una especie de traidor y depredador político y social, se involucra en todo y con todos mientras obtiene su propósito, pero al final, termina con un bajo perfil y una no muy confiable reputación. A los oportunistas hay que detectarlos a tiempo porque se cuelan y camuflan habilidosamente en cualquier tipo de grupo.

Además: El miedo a los otros

Conociendo las maneras de actuar de los oportunistas, es casi que inevitable ser víctima de uno o caer en la tentación de transformarse en uno. En los ámbitos social y político de muchos países latinoamericanos como Colombia, a los oportunistas se les conoce como lagartos, la única especie de la fauna social que no está en vía de extinción, sino que por el contrario, se multiplica sin control ante la inconformidad de pocos y la complicidad de millones.

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-01-10 09:03:51
Las apariencias engañan, eso es sabido de todos, pero para tristeza de muchos, la mayoría le gusta vivir de las apariencias, en otras palabras le gusta vivir engañado. ¿Quien enseña a vivir engañado? pues el mas maligno de todos: la ignorancia, tanto que a los "expertos" académicos de la RAE los tiene atrapados, veamos: ignorar=1. tr. No saber algo o no tener noticia de ello. 2. tr. No hacer caso de algo o de alguien, o tratarlos como si no merecieran atención" ignoran que la definición 2 elimina la definición 1 ¿Porque? la 2 implicitamente sabe algo y tiene noticia de ello.

Destacados

Martha Roesler, limpiando las cortinas
Palabra & Obra /

Arte y tragedia

Llanos Orientales
Palabra & Obra /

Llanura, soledad y viento, una forma más benigna de mirar la selva

Flor de loto
Palabra & Obra /

Cabeza de novia

Corazón borrado
Palabra & Obra /

Corazón borrado: para tomar decisiones correctas

Germán Poveda
Ciencia /

Seis propuestas de los científicos para el MinCTI

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

El caso Elejalde-Guerra, la agitada política en Bello y la encuesta en el CD para la Gobernación de...
2
Columnistas /

Carta de un examor

Tu madre me escribió, pero no leí la carta, pues la primera frase me pareció muy rara diciendo que...
3
Columnistas /

Medellín: SOS por el aire

La Alcaldía de Medellín remitió a los ciudadanos un decálogo de lo que debemos hacer para aguantar la...
4
Columnistas /

Régimen simple y el Contrato realidad en materia laboral

La simplificación se constituye como una medida dirigida a superar los bajos índices de recaudo bruto...
5
Columnistas /

¿Sí al fracking?

En nuestro país, el país del Sagrado Corazón, donde se delimitan los Parques Naturales y los Páramos...
6
Urbanismo /

Medellín, una ciudad aplazada

Una ciudad renovada, sostenible y equilibrada era lo que se pretendía lograr con la aprobación del Plan...