El odio

Autor: Alfonso Monsalve Solórzano
24 mayo de 2020 - 12:05 AM

Es su odio el que es irracional. Lo que hacen para plasmarlo en acciones, es perfectamente racional

Medellín

Se puede definir el odio desde una perspectiva del lenguaje cotidiano como el rechazo irracional –visceral- hacia alguien o algo, aversión que implica el deseo de hacerle mal a la persona odiada (en estricto sentido, uno no puede hacerle mal a una cosa porque ese concepto implica que el objeto del odio está en capacidad de sentir la fuerza devastadora de la pasión de quien odia). El odio todo lo puede: construye a la medida a su objeto, moldeándolo con las características que este necesita para ser odiado; y al hacer eso, le da sentido a la vida de quien odia. Y todo lo destruye, incluso al odiante mismo, que no puede escapar de la prisión de ese sentimiento que lo absorbe hasta dejarlo con un solo propósito en su vida, y que lo carcome hasta dejarlo exhausto.

Lea también: Ganarán algunas batallas, perderán la guerra

El odio convierte al otro odiado en el odiante mismo, vive en él, robándole la vida; lo convierte en un ser de aniquilación a quien no le basta la destrucción del odiado: “puede incluso querer acabar con su estirpe y con su sangre para evitar que nada de él o de ello perviva. Que nada quede” (Ana Carrasco Conde https://www.filco.es/el-odio-que-todo-lo-destruye/).

Quien odia se transforma en un sujeto enteramente unidimensional, incapaz de albergar otros sentimientos, como el amor. Janet Fitch, en su novela White Oleander, comparó estos dos antónimos perfectamente: “Disfruto mi odio más de lo que he disfrutado nunca el amor. El amor es temperamental. Cansado. Exigente. Te usa y cambia de opinión. Pero ah, el odio lo puedes utilizar, esculpir, blandir. Es duro o suave, según lo que necesites. El amor te humilla, pero el odio te acuna”.

Estas reflexiones me vienen a la mente cuando analizo el propósito de la serie Matarife, del abogado de izquierda Daniel Mendoza quien se basó en las “investigaciones” de Gonzalo Guillén y Julián Martínez sobre el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Los tres han hecho de su odio a este, el propósito de su vida, pero también, una forma de ganarse la vida. Detrás de ellos están quienes financiaron la serie, que tiene nada menos que cincuenta capítulos y, es altamente probable, los políticos para quienes Uribe representa todo lo que ellos detestan.

El expresidente está tan imbricado en ellos, que sólo con su destrucción moral, política y hasta física (recuerden que ha sido objeto de más de cincuenta atentados contra su vida).

La pregunta es ¿qué causa ese odio infinito? Las respuestas de los filósofos sobre lo que éste significa son, como todo en esta disciplina, variadas y encontradas.  La más ajustada al sentido común es la de Aristóteles, para quien el odio es el deseo de aniquilación de un objeto; deseo éste, que perdura en el tiempo (Ética a Nicómaco). David Hume (Disertación sobre las pasiones), por su parte, conjeturó que el  odio es un sentimiento irreductible que no es definible en absoluto.

Pero el psicoanálisis aventura una explicación sobre lo que es el odio: Yo odio al otro, como sujeto por lo que él representa. Ese otro tiene cosas que yo envidio y no poseo, y, por consiguiente, debo. destruirlo para no tener que envidiarlo, pues representa mi falta y mi carencia. Muchas veces obedecen a que el otro representa, lo que yo inconscientemente soy y no acepto (a los homosexuales o a los ricos), y/o lo que quiero exterminar por considerarlo una amenaza (el odio a los negros, a los judíos, o al capitalismo).

Siempre es imaginario, caracterizado este por el sentir visceral.  Es decir, es completamente irracional y no está atravesado por la cultura (límites y leyes); por lo tanto no es mediado por la palabra, que implica haber hecho una metáfora. Las instituciones sociales – la civilización- surgen para resolver la pulsión de muerte, que resulta de una visión de la naturaleza humana predispuesta a la muerte y la destrucción. Es, entonces, el resultado de la lucha entre el amor (eros) y la muerte (tánatos). (Ver de Freud El malestar en la cultura). No es una interpretación muy distinta a la que hacen algunas vertientes del liberalismo filosófico, pero sí es muy atrayente porque viene del campo de la psicología social.

El marxismo, como teoría es precisamente la encarnación del triunfo de tánatos sobre eros, curiosamente para llegar a una civilización libre de odio (la sociedad comunista). En efecto, es el odio de clase, la conciencia de clase, convertida en lucha de clases para destruir a la burguesía, el motor de la historia.

Pero el odio de personas como Mendoza, Guillén y Martínez, no se explica sólo por el odio de clase. En ellos está exacerbado al extremo. Su odio no puede dilucidarse, como piensa Arendt en La banalidad del mal, por el hecho de que sean engranajes de una visión totalitaria que objeta el pensamiento, esgrimiendo preocupaciones por los oprimidos. No. Son militantes de una causa, pero su odio va más allá de ella.  Por razones que desconocemos, pero que, en la teoría, están ligadas a los traumas de su infancia y a las negaciones de las represiones que los han habitado, reprimen lo que son, pero no saben (no son conscientes) que tienen un odio radical que supera el soporte ideológico. Su odio es más personal. No lo abandonarían si la causa social desapareciese. Su odio los iguala al objeto que quieren destruir. Como dice Lacan entre “(Más) odia, (más) es (El Seminario, Libro 20, Aún). Para ellos, la seguridad de su ser depende de no pensar (El Seminario, Libro 14, La Lógica del Fantasma). Su vida es inconcebible sin Uribe. Si este llegase a morir antes que ellos, su vida no tendría sentido, a no ser que se convirtiesen en carroñeros (ejemplos en la historia ha habido muchos).

Le puede interesar: Uribe y Duque, expuestos: Santrich, protegido

Por supuesto, es su odio el que es irracional. Lo que hacen para plasmarlo en acciones, es perfectamente racional. Y si no, que lo digan todos los escritos, declaraciones, y ahora la serie El Matarife. Eso ha implicado minuciosa planificación. Y seguirán haciéndolo –ellos y sus cómplices y/o jefes). Es una manera de hacer política, su manera. El punto es, si esa forma de proceder surte el efecto deseado, destruir a Uribe y al proyecto que representa. Hasta ahora no han podido, y, es precisamente su desesperación la que los tiene haciendo series como esta, o utilizando bodeguitas incansablemente, y un largo etcétera (ponga usted sus propios elementos en ese etc.). La gente es más inteligente de lo que ellos piensan, y está harta de ese tipo de maniobras deleznables y pérfidas.  Los ciudadanos saben que es legítimo hacer oposición. Lo que no aceptan es esa manera de hacerla, porque una cosa es confrontar con argumentos sustentados y otra, con calumnias y rumores infundados.  Esa práctica presupone la mala fe y la maldad como antivalor de vida. No todo vale. No hay derecho. Pero hay esperanza.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Pablo german
Pablo german
2020-05-24 16:35:29
que bien escrito el articulo del columnista monsalve, AUV es un personaje en todo el sentido de la palabra, los remito a que miren el video de RODOLFO CORREA, ahora secretario de agricultura de Anibal gaviria, es bien claro y conciso, si no fuese por la llegada en 2002 de AUV hoy Colombia seria un paraiso del desorden , de la mamerteria, no viable , pero este hombre de bajo porte rescato el pais,
Jairo Alberto
Jairo Alberto
2020-05-24 10:32:50
Andres Elias, Odioso , el titulo de la serie ,si conoces ,la historia de Colombia de creeria , y el Dios no es Alvaro Uribe Velez , pero si ha sido y es un presidente que tiene el coraje de enfrentarse a esta cantidad de atropellos de la clase mamerta politica y gamonal de este pais , clase burocratica que viven esgrimiendo aun 20 años despues la ley 100 sin saber que es , amigo cuando este varon poltico fue gobernador ,acabo con una entidad del departamento de Antioquia adscrita a la secretaria de obras publicas ,se llamaba puentes y barcas ,quedaba donde esta hoy la fiscalia una instalaciones amplias donde se perdia el material , donde los empleados hace 30 años aproxi,adamente pedian vaiticos para sus comisiones o funcion de sus trabajos en obras publicas en los diferentes lugares del departamento y se quedaban en la casa, el combustible tanqueaban y corrian a verdelo en depositos y terminales de transporte ,pero estos señores eran intocables ,llego cierto dia con inspectores de la cartera de trabajo en la mañana y se dieron cuenta en auditorias directa que pasaba alli se elimino esta dependencia , y las obras siguen se acabo esa alcahueteria ,como telecon adpostal y demas ,claro como no ofrece mercados ,ni ahy berbena popular , ni $ 50000= por voto , si no trabajo , y digame la fuerza publica tiene respaldo de quien ,de nadie por eso los ciudadanos tuvieron que entrar en alianza grupos que se crearon , por que la justicia premia al bandido , el caso de agro ingreso seguro si se dedica una horita a leer el odjeto de este ,y no le cree a ciertos periodistas sensacionalistas ,tendra otra idea y el Señor Monsalve es filosofo ,creo que usted no sabe que es eso .,gracias
Andrés Elías
Andrés Elías
2020-05-24 09:23:56
Buenos días, se nota que el autor de esta columna, es un gran devoto de su santo Alvaro Uribe. Cuando se comenta algo así se debe referir a una historia sin tomar partido, pero su habilidad para articular las palabras hilbanándolas de modo que "el de abajo" no se de cuenta, se eauivoca. le pido con el corazón en la mano , No insulte la Inteligencia Colombiana. Este es un país de "Democracias", pero democracia al fin y cada cual puede pensar lo que desee, pero no refiera personajes tan directamente, se ve odioso en periodista s como usted.
Edgar
Edgar
2020-05-24 08:24:59
Es curioso cómo algunos congresistas y periodistas atacan a ese señor, Alvaro Uribe V, ya desde tiempos inmemoriales con todos los argumentos que se pueda uno imaginar,centenares, y cada vez Uribe Vélez sale mas fortalecido, lo cual a su vez causa más desesperación en los aludidos y su odio se acrecienta.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

De la anomia a la esperanza
Columnistas

De la anomia a la esperanza

Los colombianos volveremos a la realidad de la anomia -falta de legalidad, en última instancia- y enfrentaremos los casi dos meses más cruciales de nuestra historia...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
4
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
5
Palabra & Obra /

Aprendiz de brujo en Luciano de Samosata, Goethe, Dukas y Walt Disney

Recorrido por la historia del personaje Aprendiz de brujo en la literatura, la música y el cine.
6
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...