Difícil coyuntura

Autor: José Gregorio Hernández Galindo
25 enero de 2020 - 12:02 AM

Se está enviando a la ciudadanía un negativo mensaje por parte de una de las más respetables corporaciones judiciales del país, cabeza de la jurisdicción ordinaria. Se están afectando las instituciones del Estado de Derecho.

Bogotá

Este 23 de enero -una vez más- la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia no pudo elegir a ninguno de los magistrados que hayan de sustituir a quienes han terminado su período, y que tampoco fue posible elegir presidente titular, ni escoger al fiscal General de la Nación, de la terna que ha remitido el presidente de la República Iván Duque. Solamente hay dieciséis (16) magistrados. Como se avecina el retiro de otro magistrado por terminación de su período, cuando ello ocurra se reduciría el número de votantes, haciendo imposible votación alguna según el Reglamento de la Corporación.

Lea también: Silla vacía

La coyuntura es ciertamente difícil. Las discrepancias entre los magistrados llevan ya mucho tiempo, y están causando grave perjuicio no solamente a la actividad judicial que a la Corte corresponde, sino a la titularidad y certeza que necesita la cabeza de la Fiscalía General en momentos en que la criminalidad se ha incrementado de manera preocupante en el territorio nacional. Y se está enviando a la ciudadanía un negativo mensaje por parte de una de las más respetables corporaciones judiciales del país, cabeza de la jurisdicción ordinaria. Se están afectando las instituciones del Estado de Derecho.

Algunos han propuesto la declaración del Estado de Conmoción Interior y la expedición de un decreto legislativo que modifique el Reglamento de la Corte. Otros proponen la convocatoria de una Asamblea Constituyente, y otros más recogen firmas para un referendo en cuya virtud se proceda a una revocatoria de todos los actuales magistrados de las altas corporaciones judiciales.

No nos parece que tenga cabida ninguna de esas opciones, cuando menos para destrabar la situación que se presenta en la Corte Suprema. El referendo constitucional no sirve para ese efecto sino para modificar la Constitución con efecto general (no para un caso específico) y requiere una ley de la República, un umbral y una mayoría (Art. 378 C.P.).

El uso de las facultades presidenciales extraordinarias propias del Estado de Conmoción Interior no cabe porque este no es un problema de orden público político, que es el contemplado por el artículo 213 de la Constitución cuando implique grave atentado inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado o la convivencia ciudadana y que no pueda ser conjurado mediante el uso de las atribuciones ordinarias de las autoridades de policía. No es el caso.

La vía de la Constituyente convocada previa conmoción interior -como algunos dicen- tampoco procede, por cuanto no corresponde al presidente sino al pueblo, con exigentes umbral y mayorías, y previa expedición de una ley (Arts. 213 y 376 C.P.).

Le puede interesar: Acuerdo de paz: errores en serie

Además, en todos estos casos hay control automático a cargo de la Corte Constitucional, y no parece que las indicadas opciones se avengan a la Carta Política para el efecto buscado (Arts. 214 y 241 C.P.).

Es la propia Corte Suprema, en ejercicio de su autonomía y con responsabilidad, la que puede resolver el problema actual. Lo que de ningún modo resulta aceptable es la interferencia del Ejecutivo.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-01-25 11:32:10
Y entonces, sí serán capaces los magistrados, marrulleros algunos de ellos, salir de semejante atolladero? Cuándo? Cómo?

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Séptima papeleta
Columnistas

Hace treinta años

La séptima papeleta, aunque no tuvo un efecto jurídico inmediato, sí lo tuvo –y muy grande- desde el punto de vista político, y llevó a que el pueblo derogara...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
3
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Asia /

Las dos Coreas se preparan para una histórica cumbre

En la zona limítrofe entre ambas naciones, se vivirá el encuentro presidencial, marcado por el arribo...
6
Educación Continua /

Tics y formación virtual, el impacto de la tecnología en la educación

La entrada de la tecnología en el campo educativo, aunque ha revolucionado definitivamente la forma de...