Despertemos del sueño

Autor: Pbro. Emilio Betancur
1 diciembre de 2019 - 09:53 PM

Esa es la paz que recibimos, comulgamos y compartimos como palabra de Dios y Eucaristía, en medio de los conflictos

Medellín

Empezamos en Colombia el Adviento en medio de reivindicaciones y esperanzas, con un lenguaje mezclado de reconocimientos como derechos pero desconociendo los deberes, al menos el vandalismo que no le importa ni deberes ni derechos sino arrasar con todo cuanto tenga que ver con lo institucional.

Lea también: Una feliz esperanza

En la segunda lectura Pablo nos advierte: “Con nadie tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. En efecto, lo de: No adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. El amor no hace mal al prójimo. El amor es, por tanto, la ley en su plenitud. Y esto, “teniendo en cuenta el momento en que vivimos porque es ya hora de levantarse del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de (vandalismo o desenfrenos); nada de rivalidades o polarizaciones, de envidias o rencores. Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne, el egoísmo, para satisfacer sus ambiciones. (Ro 13,11-14)


Paz a vosotros

Isaías un profeta del siglo VIII antes de Cristo en Jerusalén, escribió algo que también encontramos en Miqueas; muy esperanzador para nuestra paz si no perdida bien embolatada: ocurrirá en el avenir un proyecto de paz del cual Dios será Dios el garante: “De las espadas se forjarán arados y de las lanzas podaderas; ya no alzará la espada pueblo contra pueblo, ya no se adiestrarán para la guerra ¡Casa de Jacob, país en marcha! ¡Caminemos a la luz del Señor! (primera lectura).

 

La paz, el don de una conquista

Isaías intuye otra paz inspirada más tarde por el resucitado para que comprendamos la buena noticia del amor de Dios regalándonos su paz. Ningún signo de muerte en los acontecimientos que ahora nos ocurren puede ser más fuerte que la vida prometida por el evangelio en términos de paz: “paz a vosotros”, repitió tres veces Jesús al atardecer de su primer día de resucitado” (Jn 20,19ss); y el evangelista pone en labios de Jesús: “Les dejo la paz, mi paz les doy; no se la doy como la dan ustedes, el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde” (Jn 14,27).

Le puede interesar: La vida es el único camino

“Él resucitado es nuestra paz, el que de dos pueblos hizo uno, derribando con su cuerpo el muro divisorio, la hostilidad; anulando la ley con sus preceptos y cláusulas, creando así en su persona, de dos una sola y nueva humanidad, haciendo las paces. Por medio de la cruz, dando muerte en su persona a la hostilidad, reconcilió a los dos con Dios, haciéndolos un solo cuerpo. Vino y anunció la paz a ustedes los lejanos, la paz a los cercanos. Ambos, con el mismo Espíritu y por medio de él, tenemos acceso al padre” (Ef. 2,14-16). Esa es la paz que recibimos, comulgamos y compartimos como palabra de Dios y Eucaristía, en medio de los conflictos Digamos todos de corazón: “Jerusalén (país) que haya paz en aquellos que te aman, que haya paz en tus montañas y que reine la paz en cada casa. Por el amor que tengo a mis hermanos, voy a decir: la paz esté contigo. Y por la casa del Señor, mi Dios, te pediré para ti todos los bienes” (Sal 121)

 

Lecturas del domingo 1º de adviento - ciclo a

Primera lectura: Lectura del Profeta Isaías 2,1-5.

Sal 121, 1-2. 3-4a. 4b-5. 6-7. 8-9

Segunda lectura: Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 13,11-14.

Lectura del santo Evangelio según San Mateo 24,37-44.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. En los días antes del diluvio, la gente comía y bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: dos hombres estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo, a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».

 

Palabra del Señor

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Limieza de medios de transporte
Salud /

La exageración trae enfermedades

No más
Columnistas /

La minoría oprimida oculta

Campo
Columnistas /

Tres agendas ¿en conflicto o en articulación?

Sociedad en recuperación
Columnistas /

Bases sociales para la nueva normalidad

Obras de Metroplús
Columnistas /

Aprovechar el tiempo

Artículos relacionados

Detalle del retablo de Tiziano
Religión

Transformar nuestras cruces

Homilía para preguntarse por el sentido de la celebración de Cristo Rey en nuestra contemporaneidad.

Lo más leído

1
Columnistas /

Recibir a todos los estudiantes

Hacia la cobertura total
2
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
3
Salud /

Colombia llegó a 30.493 contagiados y 969 muertes por covid-19

El último informe entregado da cuenta de 1.110 casos nuevos de covid-19 en el país, para un total de...
4
Cazamentiras /

Médicos desmienten mensaje sobre mal ataque a la covid-19

Ante un nuevo mensaje que está circulando en las redes sociales, en el que se afirma que la pandemia...
5
Política /

Planes de desarrollo con músculo político

Tras la exitosa y mayoritaria aprobación de esas guías de trabajo para el cuatrienio, diputados y...
6
Urbanismo /

Con Trump acuartelado, el caos no cesa y se apodera de Estados Unidos

Estados Unidos vive una crisis sanitaria por la covid-19, con los reportes más altos en el mundo por la...