Desarrollo y economía vs equidad social

Autor: Héctor Jaime Guerra León
14 agosto de 2019 - 12:00 AM

Ello ha generado las lamentables e incontrolables brechas de desigualdad e inequidad –económicas y sociales- sobre las cuales se habla siempre, pero que casi nadie hace algo verdaderamente orientado a corregir tan odioso sistema.

Medellín

Héctor Jaime Guerra León

Es innegable que nuestro país ha venido teniendo un desarrollo realmente sorprendente, en términos de crecimiento y ya no somos los de antes. El siglo XXI ha traído consigo enormes avances en muchos aspectos especialmente en el campo de la economía. Infortunadamente ello no ha generado un avance equilibrado y justo para todos los sectores y ciudadanos, pues mientras a unos les ha ido exageradamente bien a otros no tanto y son muchos los que han sido víctimas de dicho crecimiento y han sucumbido ante la adversidad y el olvido por parte del Estado y la Sociedad que permanecen imperturbables ante muchos de los factores generadores de tan notables desigualdades.

Nuestro país es muy extraño, parece que no nos afecta que a la gente no le vaya bien, mientras que al mercado y la economía les asistan los éxitos y las grandes ganancias (lucros) y, si nos importa, poco se hace para evitarlo o para impedir que ello siga sucediendo así. Desde niño he escuchado la lapidaria y famosa frase que nos ha caracterizado en términos de rendimiento y productividad y que de alguna manera ha inspirado también el pensamiento gubernamental y del gran empresariado, lo importante es que “a la economía le vaya bien aunque el país le vaya mal”.

Lea también: Planes de desarrollo contra la desigualdad y la inequidad social

Hay un deplorable e inocultable sentimiento de hipocresía, queriendo esconder bajo el manto de las apariencias y las simulaciones, los errores y fracasos de nuestro sistema económico y social que se ha erigido como un gran protector de privilegios y monopolios que en materia económica y social han aumentado sin control los grandes monstruos de producción y competitividad que han arrasado con el débil y lo han sometido a las más crueles relaciones de sumisión y dependencia. Ello ha generado las lamentables e incontrolables brechas de desigualdad e inequidad -económicas y sociales- sobre las cuales se habla siempre, pero que casi nadie hace algo verdaderamente orientado a corregir tan odioso sistema.

En una verdadera justicia social, a la cual debe orientarse el actuar de todo ejercicio gubernamental, debe hacerse “un reparto equitativo de los bienes sociales”, por hacer parte inequívoca de cada una de las personas de la comunidad, sin exclusión de ninguna índole.

Según la Organización Internacional del Trabajo, casi la mitad de la población del mundo vive con menos de 2 dólares al día. En demasiadas naciones del mundo y, con mucha mayor razón en Colombia, el hecho de tener un trabajo no es ninguna garantía de que sea posible salir de la pobreza, pues un alto porcentaje de la gente vive de la informalidad y de trabajos muy duros y mal remunerados, sin seguridad social integral y con un alto riesgo de no llegar a pensionarse, pues cada vez se hace más difícil e inalcanzable dicho beneficio.

El desarrollo Económico y el progreso social no han sido equitativos, mientras unos sectores, los más privilegiados –monopolios y grandes conglomerados- crecen aceleradamente generando ganancias exorbitantes, para los demás sectores se endurece dramáticamente el grado de dificultad para mantenerse en el mercado (medio productivo) y su crecimiento es muy lento, cuando no es que se estanca, generando depresión económica, inestabilidad y angustia social.

Además: https://www.elmundo.com/noticia/Obras-e-ideales-inconclusos/376812

El mundo entero aún no piensa con seriedad y atención en la instauración de auténticas políticas, planes y estrategias que enruten este penoso y caótico tránsito hacia un mejor rumbo que permita contrarrestar definitivamente la desigualdad, la inequidad y las injusticias que en términos económicos y sociales han venido imperando, con miras a reducir los alarmantes e inhumanos índices de pobreza y miseria en los que están sumidos inmensos y significativos sectores poblacionales; lo que obviamente es causa suficiente o propicio caldo de cultivo para el surgimiento de otros difíciles y crecientes problemas y falencias sociales, individuales y familiares que en materias como la delincuencia común y/u organizada, corrupción, descomposición social, alcoholismo, drogadicción, prostitución, desintegración familiar, desempleo, entre otros horribles y deplorables flagelos que nos atacan permanentemente, por causa de los privilegios y desigualdades que se han generado, perpetuándose alarmantemente la pobreza y la miseria en materia económica y social, por lo que históricamente nos hemos caracterizado como uno de los países más violentos, injustos e inequitativos de nuestro continente.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Daniel Restrepo García
Más Deporte /

Con el deporte, Daniel le dio un salto a su vida

Colombiamoda
Moda Y Textiles /

Vestuario al sol

casas sin revocar
Palabra & Obra /

Casa de paredes sin revocar

Religión
Mundo Transformador /

La paz no supone la conversión

concejo de Medellín
Columnistas /

¿Postmoderno o posmoderno?

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

La campaña electoral está en todo su furor y presentamos un resumen de algunas de las últimas novedades...
2
Columnistas /

Era, o no, lo que se esperaba

No se esperaba también que se armara el zafarrancho entre Gobernación y Alcaldía, cuando “lo que se...
3
Mundo Estudiantil /

Es un error exponer a su hijo a las pantallas a temprana edad

Conozca herramientas para orientar a padres, madres y cuidadores en la protección de sus hijos en la era...
4
Columnistas /

El hombre de la sonrisa plena

Domingo 18 de agosto de 2019, año 30 de su asesinato. Y cuando me despierte, Galán todavía estará...
5
Estilos De Vida /

Tulio Zuluaga: Rebelde pero de buen corazón

No es fácil y nunca será fácil llegar y arrancar a preguntar de lo humano y divino a un personaje...
6
Urbanismo /

El narcotráfico no es el mismo de hace 30 años

Han pasado 30 años desde el asesinato de Luis Carlos Galán por enfrentarse al narcotráfico. Pese a que...