Demostrar independencia

Autor: José Gregorio Hernández Galindo
3 febrero de 2020 - 12:02 AM

Uno de los puntos de mayor importancia que deben ser incluidos en una reforma integral a la administración de justicia -si es que alguna vez se tramita con éxito- es el relativo al restablecimiento de la plena independencia, autonomía y despolitización de los altos tribunales

Bogotá

Si algo hace parte esencial del concepto democrático y del Estado de Derecho –lo que, se supone, es Colombia- es la separación funcional y la independencia entre las ramas y órganos del poder público, sin perjuicio de la colaboración armónica para lograr los fines estatales, como lo proclama el artículo 113 de la Constitución.

Lea también: Precisiones

Que los órganos encargados de vigilar, investigar, juzgar, absolver o condenar, sancionar o deducir responsabilidad (tanto desde el punto de vista penal como disciplinario o fiscal) dependan de quien encabeza los órganos vigilados o que pueden ser investigados, es algo que resta credibilidad y respetabilidad a los actos y decisiones de quien ejerce tales funciones. Así se ha visto en muchas ocasiones en los últimos años en Colombia.

Como lo hemos dicho varias veces, uno de los puntos de mayor importancia que deben ser incluidos en una reforma integral a la administración de justicia -si es que alguna vez se tramita con éxito- es el relativo al restablecimiento de la plena independencia, autonomía y despolitización de los altos tribunales -Corte Constitucional, Corte Suprema de Justicia, Consejo de Estado, Consejo de la Judicatura, Consejo Nacional Electoral- y de cargos como el de Fiscal General, Procurador General, Contralor, Defensor del Pueblo, Registrador del Estado Civil.

Para todos esos altos empleos, lo fundamental debería ser, en vez del apoyo político partidista, de la recomendación, o de la influencia del Gobierno en ejercicio, el mérito, el conocimiento, la hoja de vida, la trayectoria, la formación y preparación académica, los antecedentes, la especialidad y experiencia. Y, por supuesto, sería necesario que la postulación y elección para acceder a tales dignidades tuviera lugar con participación de las universidades y academias, y de concursos abiertos y democráticos en el ámbito nacional, rechazando por completo la actual práctica según la cual los candidatos se ven precisados a adelantar "campañas", a recorrer pupitres y despachos rogando apoyos y votos, y a prometer burocracia y futuras decisiones. Eso corrompe, compromete y sienta precedentes indeseables en el servicio público.

Por eso, nos habría parecido mejor una elección de Fiscal General con base en un proceso abierto, un concurso, y con total independencia del Gobierno. No fue así, pues el presidente de la República derogó un decreto que se refería a una convocatoria pública de aspirantes y elaboró una terna con subalternos suyos.

No obstante lo dicho, se debe reconocer que en este caso los ternados eran todos competentes. Y destacar la preparación académica y el conocimiento del nuevo fiscal, el Dr. Francisco Barbosa, elegido tras accidentado proceso por la Corte Suprema de Justicia. Como viene de asesorar al presidente de la República en materia de Derechos Humanos, estará obligado a demostrar su plena independencia respecto al Gobierno. Su autonomía. Y debe adelantar una tarea propia de su delicada función, ágil y eficiente, sin estar pensando en antiguos clientes o amigos -como ocurrió en el pasado-, ni en satisfacer al Ejecutivo.

Le puede interesar: Hace treinta años

Confiamos en que será así, y le deseamos muchos éxitos, por el bien de la administración de justicia y por el país.

No parece justo descalificarlo o criticarlo desde antes de iniciar su período. Serán sus ejecutorias, sus actos y decisiones los que nos permitirán evaluar la gestión que emprende. Y su autonomía e imparcialidad.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-02-03 07:30:06
Es correcto. Esperamos imparcialidad, seriedad, sin tanta vitrina, como lo ejercieron algunos de sus antecesores.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Corte Suprema de Justicia
Columnistas

Difícil coyuntura

Se está enviando a la ciudadanía un negativo mensaje por parte de una de las más respetables corporaciones judiciales del país, cabeza de la jurisdicción...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
3
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
4
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
5
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...