Corrupción y violencia no respetaron la Cuarentena

Autor: Héctor Jaime Guerra León
17 junio de 2020 - 12:00 AM

¿Será esto lo que le sucede a nuestra nación y que estamos predestinados a ser violentos y que nuestra organización social y política es corrupta y violenta por naturaleza?

Medellín

La corrupción y la violencia no acataron las órdenes de confinamiento y cual si fueran las hermanas mayores del Coronavirus, andan sueltas y, en diabólicos conciliábulos, conciertan sus delitos y criminales formas de actuar, sin que nada -ni nadie- pueda hacerles eficaz frente, para evitar los trágicos y malignos efectos de tan desastrosos fenómenos.

Con fundamento en el excelente estudio realizado por Roberto González Arana e Ivonne Molinares Guerrero, para la revista Investigación & Desarrollo (volumen. 18 No.2) de la Universidad del Norte, se puede concluir que la Violencia en Colombia tiene bastantes y muy sofisticados matices o formas de expresión y de actuar; sin desconocer que por diversas que sean sus manifestaciones en el fondo sólo es lo que infortunadamente es, violencia, ruina, muerte para muchos y poder y privilegios para otros. Lo grave de todo es que pareciera que estuviéramos condenados a que ello sea y siga siendo así y que en el más profundo interior del alma nacional tuviéramos –por herencia o rasgos genealógicos- incrustado el virus del odio, el rencor y la maledicencia, pues así hemos vivido incluso desde antes de la formación de nuestra república, en medio de la polarización, el enfrentamiento y la “vía de hecho” como los mecanismos que han predominado para la resolución de muchos de nuestros conflictos, lo que inevitablemente ha carcomido los más profundos cimientos de nuestra nación y de nuestras instituciones.

Lea también: ¿Qué pasa con la salud en Colombia?

En otras culturas- naciones, no es que no se tenga delincuencia (es solo que en nosotros parece estar más arraigada), por que como ya se ha reconocido, a través de múltiples estudios en el mundo entero, pareciera que este terrible flagelo fuera concomitante con el ser humano y que fuera uno de sus rasgos más sobresalientes, uno de los atributos que más caracteriza a la raza humana. “El hombre es un lobo para el hombre”, dijo el destacado filósofo Jean Jacques Rousseau, buscando demostrar que por bueno que se fuese al nacer, una persona –al entrar en contacto con el sistema social que lo circunda, tiene que empezar a impregnarse de la cultura y del ambiente en que crece y se forma; llegando a suceder que si ese ambiente es hostil y contaminado de falsos paradigmas, vicios y costumbres- maldad, pudiera suceder que un niño que nace bueno e inocente en un medio como éstos, al paso del tiempo, ya no lo será tanto, pues todo aquello que circunda a su alrededor tarde o temprano lo afectará y lo determinará para el resto de su existencia.

¿Será esto lo que le sucede a nuestra nación y que estamos predestinados a ser violentos y que nuestra organización social y política es corrupta y violenta por naturaleza? Quiero resistirme a creerlo y, en la medida en que sea posible los colombianos de bien -que somos la inmensa mayoría- seguiremos formando y fortaleciendo esa gran cruzada nacional que se ha formado en el más profundo inconsciente del alma colectiva de nuestra nación, para hacerle decidido frente a tan reprochables y malvados comportamientos y flagelos.

No obstante lo anterior y en la seguridad de la existencia de esa gran resistencia que contra esas expresiones de maldad y los enemigos de la patria se ha formado, lo cierto es que mientras las grandes mayorías de compatriotas se han dedicado a hacerle frente a los paradigmas que nos signan como una de las naciones más violentas y corruptas del Universo, unos pocos, haciendo caso omiso a esos esfuerzos y como eslabones perdidos de ese gran anhelo patriótico de allanar caminos de confraternidad, paz y bienestar para todos, se han dedicado a hacerle eco a esos maldicientes designios, promoviendo, con gran vigor e inusitada sofisticación, las más escabrosas expresiones de corrupción y violencia y, en ese perverso propósito, no los ha detenido ni el dolor y la tragedia que ahora con tanta insensibilidad y crueldad golpea no sólo a Colombia, sino a toda la humanidad, la pandemia del Coronavirus, que al lado de sus dos hermanas –la violencia y la corrupción- siguen afectando de manera cruel y dramática a la humanidad, causando serios desastres sociales, económicos y políticos en el concierto institucional de nuestro Estado de derecho y sociedad.

Le puede interesar: Salvavidas financiero y social para los municipios

Es tan grave la situación que ante los crecientes e imparables fenómenos de criminalidad y corrupción que se han detectado en medio de la crisis económica y social que se ha generado, por efectos de la pandemia que ahora azota al país, se han tenido que unir –hasta ahora infructuosamente, varios frentes institucionales entre los que están la Fiscalía, la Contraloría y el Ministerio Público. "Es como si la corrupción no se hubiera ido de cuarentena", dijo enfáticamente y con honda preocupación, el señor Procurador General de la Nación, ante la terrible hola de descomposición social y política que está padeciendo nuestro país.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Javier Dairo
Javier Dairo
2020-06-17 12:26:34
Doctor Guerra León, Excelente OPINIÓN, muy valida ARGUMENTACIÓN..., aparte de lo dicho por, ROUSSEAU..., nos dominan y nos influyeron otras como: "El Hombre Nace Bueno..., La Sociedad Lo Corrompe, A La Tierra Qué Fueres Has Lo Que Vieres, Consiga Plata Mijito Honestamente si Puede y Sino Consiga Plata Mijito, Pero Consigala", y esta dos Perlitas Pendientes de Explicarlas = ! Mijitos..., El Estado Es Para Robarle, lo que no Podemos es Dejarnos Coger y, Liquidenlo Por De Mi cuenta!..., Pero Definitivamente, y esto lo digo con Inventario de Oficio..., QUIEN SE CAGO EN NUESTRO PAIS!!!, FUE,,,"Ese sujeto QUE, desde el viernes 22DeMayo. Del2020, se Denomina es con la PLACA de, “MATARIFE, genocida el Innombrable", y es tanto que lo conectaron cerca de 21 Millones de Cibernautas, y hasta hoy lo han aprobado cerca de 17 millones de COLOMBIANOS!!!; para ser consecuentes nos UNIREMOS TODOS LOS: Alternativos, Independientes, Intelectuales, Conscientes y, ese 80% de nuestra juventud actual qué espontánea y pacíficamente, salió protestando, reclamando, exigiendo y marchando por todas las, “CALLES Y AVENIDAS DE LAS PRINCIPALES CIUDADES DEL PAIS", el Victorioso, Glorioso E Inolvidable día, 21DeNov. De2019, con todas las IZQUIERDAS MODERADAS y, Elegir al Gran Progresista, Socialdemócrata y, Exguerrillero "GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO PRESIDENTE, con La Mejor Exalcaldesa CLAUDIA NAYIBE LOPEZ HERNANDEZ VICEPRESIDENTA POR UNA COLOMBIA MAS HUMANA Y MAS DIGNA 2022-2026"y, cierto que así SALVAMOS, a Colombia, mis muy apreciados amigues y compañeros de este tan DEMOCRÁTICO FORO ?

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
3
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
4
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.