Buenavista

Autor: Johnatan Clavijo
30 junio de 2017 - 12:08 AM

Buenavista es un paraíso natural que esconde, en medio de su belleza, algunas de las heridas que ha dejado esta guerra…

La vereda Buenavista del municipio de Mesetas, Meta -epicentro simbólico de la dejación de armas de las Farc-, está enquistada en las profundidades de los Llanos Orientales colombianos, rodeada de inmensos territorios con apenas unas cuantas cabezas de ganado y de pequeñas casas, escondidas y dispersas, que no alcanzan a formar siquiera un caserío.

Para llegar hasta esta zona desde la cabecera municipal, es necesario recorrer una trocha en regular estado por un periodo aproximado de dos horas en carro. Al final del camino, la recompensa para el viajero paciente es un paisaje maravilloso que hace honor al nombre de la vereda y desde el cual se alcanza a divisar el inicio del Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena.

Buenavista es un paraíso natural que esconde, en medio de su belleza, algunas de las heridas que ha dejado esta guerra fratricida después de tantos años de sangre y violencia… heridas que aún tardarán muchos años en sanarse.

Antes de llegar a la vereda es posible encontrarse en el camino con alguna organización financiada con recursos internacionales que realiza labores de desminado humanitario en fincas parcialmente abandonadas por sus propietarios, quienes aun no pueden aprovechar este terreno por temor a ser víctimas de alguna  de las minas antipersona que aún quedan en el territorio.

Ya en Buenavista, los campesinos reciben visitas de representantes de las instituciones del gobierno nacional encargadas de la sustitución de cultivos, quienes les hablan de la imperiosa necesidad de dejar a un lado los cultivos ilícitos. Sin embargo, después de las reuniones, los labriegos se reúnen a conversar espontáneamente y a hacer cuentas que los llevan a una misma conclusión: la hoja de coca les sigue garantizando más recursos que otros cultivos.

Lea también: Colombia profunda

Por otra parte, una de las disidencias de las Farc, el Frente 1, aún recorre territorios relativamente cercanos a esta vereda, especialmente en las zonas limítrofes entre los departamentos del Meta y el Guaviare. Hombres y armas que aún están preparados para continuar con la guerra y que por más minoritarios que sean, no pueden desconocerse como un factor de riesgo que debe solucionarse prontamente, antes de que pueda desencadenar en hechos graves como la reincorporación de excombatientes a las filas.

Por supuesto que la entrega de 7.132 armas individuales por parte de las Farc representa un hecho histórico para nuestro país. Por supuesto que significa una buena noticia, ya no solo para los colombianos, sino para toda la humanidad que puede decretar el fin de otro conflicto. Sin embargo, el fin de esta guerrilla como organización armada no nos puede distraer de la inmensa responsabilidad que tenemos como ciudadanos en la implementación integral de los acuerdos de paz.

Ahora que la guerrilla ha cumplido con su parte, nos resta a todos los colombianos, especialmente a los que creemos en este proceso, defender y promover el cumplimiento de lo pactado como garantía de la paz estable y duradera que solo será posible si logramos curar heridas como las que se descubren al visitar lugares como Buenavista, en Mesetas: territorios minados, con cultivos ilícitos y que sirven de escondite a organizaciones al margen de la ley que prefirieron el camino de las armas.

Además: Descubriendo a Colombia

La defensa de este proceso de paz debe continuar con más entusiasmo a partir de ahora y se debe concretar en las elecciones de 2018. Retroceder ahora podría ser catastrófico para nuestro país.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Presidente Santos y Timochenko
Derechos Humanos

Colombia cierra con mariposas blancas medio siglo de guerra con Farc

En un acto simbólico, en una de las zonas más golpeadas por esa guerrilla durante el tiempo de conflicto armado, se dio por cerrado el proceso de dejación de armas...

Lo más leído

1
Resumen /

El paro camionero de 2016 fue el más largo de la historia

El cese de actividades de los transportadores inició el pasado 7 de junio y no se levantó hasta el 22 de...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

Dictadura a la colombiana

Las acciones dictatoriales obedecen al desconocimiento del Estado de Derecho y el Equilibrio de Poderes.
5
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.