Aquí todos somos felices

Autor: Alberto Morales
5 agosto de 2018 - 12:07 AM

Hay una consideración gruesa adicional: toda la estrategia se ha centrado en deslegitimar a la Corte Suprema.

 

Que el senador Álvaro Uribe haya sido citado a indagatoria por parte de la Corte Suprema de Justicia, ha desencadenado una serie de acontecimientos cuyo desarrollo y consecuencias son francamente impredecibles hoy.

Independientemente de los artilugios desplegados por el citado y sus abogados defensores (recusaciones, surgimiento inesperado de nuevos testigos, ruedas de “prensa” que ponen en evidencia la pobreza y postración de nuestro periodismo, renuncias y des-renuncias) hay una consideración gruesa adicional: toda la estrategia se ha centrado en deslegitimar a la Corte Suprema.

Una firma investigadora se puso en la tarea de indagar cuál era la posición de la ciudadanía frente a lo que estaba ocurriendo y medirle el pulso a la credibilidad de la Corte. Hizo en las principales ciudades del país dos preguntas:

1.- ¿Usted entiende el problema del expresidente Álvaro Uribe con la Corte Suprema de Justicia?

 El 64.3% de los entrevistados dijo que lo entendía y el 34.3% dijo no entenderlo.

2.- ¿Quién cree usted que tiene la razón: El expresidente Álvaro Uribe o la Corte Suprema

 de Justicia?

 El 50.3% consideró que la Corte y el 28.7% que Álvaro Uribe.

Vea también: Una parasitosis se engulle a Colombia

Ciertamente hay en Colombia una posición mayoritaria de respeto a la legitimidad de esta instancia judicial, posición mayoritaria que no se refleja en los resultados de la misma encuesta en Medellín. Aquí solo el 26% de los entrevistados le da la razón a la Corte y un mayoritario 42% le da la razón a Álvaro Uribe.

Es un porcentaje que no sorprende a nadie. Antioquia en general y Medellín en particular son lo que se ha denominado un “fortín” del senador. Sus ideas, su estilo, su talante, dialogan con los ideales de eso que se llama “la antioqueñidad”.

Puede afirmarse que, en términos conceptuales y filosóficos, la Antioquia de hoy piensa con la misma lógica de la sociedad rural que ha sido desde el siglo XVIII: patriarcal, religiosa, sectaria. El sociólogo Luis Julián Salas expresa que en esa Antioquia rural no había una ética civil sino una fuerte moral católica”. Las preguntas recurrentes de quiénes son tus papás, vos de dónde sos, qué apellido tenés", son recurrentes aún hoy para definir si una persona es “buena o es mala”, sin descartar desde luego “qué tan blanca tenés la piel”.

Salas dice que es una sociedad que define al “padre como objeto de respeto reverencial por la vía del temor y no del afecto; la madre como objeto de exaltación afectiva por su modelo de abnegación y sacrificio; los hijos y las hijas como sujetos de propiedad absoluta de sus padres”. Y concluye: “El paternalismo, derivado de la familia patriarcal, impregnaba las relaciones y la convivencia con la servidumbre y con quienes se consideraba inferiores socialmente”.

Esta fotografía no cambia aún hoy y es caldo de cultivo para el discurso, tono, virulencia y prácticas patriarcales del senador Uribe.

Agregue a lo anterior el significado profundo de lo que se ha dado en llamar “la espiral del silencio”, un concepto expuesto en 1977 por la politóloga Elisabeth Noelle - Neuman y que explica el fenómeno de la presión social que se desencadena a partir de esos relatos mayoritarios, los relatos dominantes. “En una sociedad en la que las ideas contrarias son sistemáticamente silenciadas por los medios de comunicación, son los propios individuos - al no ver reflejados sus pensamientos y sentimientos en ellos- quienes optan por no compartirlos en público, para evitar el rechazo social”. Es lo que se llama “un miedo innato al aislamiento”.

Le puede interesar: Una democracia de zoquetes e ignorantes

La muy antioqueña fórmula según la cual, “la ropa sucia se lava en casa” cierra el “círculo virtuoso” que desencadena estos resultados. Aquí somos felices, todo funciona a la perfección. De hecho, al margen de quién sea o qué tan perverso sea, siempre tendremos el mejor gobernador y el mejor alcalde del mundo, en consecuencia, Uribe, que es antioqueño, ha sido y será eternamente el mejor presidente del mundo.

Estamos condenados sin remedio, a la felicidad eterna.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Martha Roesler, limpiando las cortinas
Palabra & Obra /

Arte y tragedia

Llanos Orientales
Palabra & Obra /

Llanura, soledad y viento, una forma más benigna de mirar la selva

Flor de loto
Palabra & Obra /

Cabeza de novia

Corazón borrado
Palabra & Obra /

Corazón borrado: para tomar decisiones correctas

Germán Poveda
Ciencia /

Seis propuestas de los científicos para el MinCTI

Artículos relacionados

¿A los impunes los protege Dios?
Columnistas

¿A los impunes los protege Dios?

A veces los crímenes execrables no se quedan en la impunidad

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

El caso Elejalde-Guerra, la agitada política en Bello y la encuesta en el CD para la Gobernación de...
2
Columnistas /

Carta de un examor

Tu madre me escribió, pero no leí la carta, pues la primera frase me pareció muy rara diciendo que...
3
Columnistas /

Medellín: SOS por el aire

La Alcaldía de Medellín remitió a los ciudadanos un decálogo de lo que debemos hacer para aguantar la...
4
Columnistas /

Régimen simple y el Contrato realidad en materia laboral

La simplificación se constituye como una medida dirigida a superar los bajos índices de recaudo bruto...
5
Columnistas /

¿Sí al fracking?

En nuestro país, el país del Sagrado Corazón, donde se delimitan los Parques Naturales y los Páramos...
6
Urbanismo /

Medellín, una ciudad aplazada

Una ciudad renovada, sostenible y equilibrada era lo que se pretendía lograr con la aprobación del Plan...