Antioquia le canta a Colombia

Autor: Iván de J. Guzmán López
19 octubre de 2019 - 12:01 AM

Espectáculo maravilloso y especial fue el que presenciamos en la noche del domingo 13, día de la jornada final y de entrega de galardones; los televidentes, y mejor aún, los asistentes, vivimos la más bella expresión de nuestra música andina, en un Festival que desde sus inicios, en 1976, viene difundiendo y congregando a los mejores intérpretes de Antioquia y de Colombia.

Medellín

Iván Guzmán López

En el corazón del Occidente antioqueño, a sólo una hora de la ciudad de Medellín, está nuestra Santa Fe de Antioquia, la Ciudad Madre, la joya histórica y arquitectónica que tanto queremos, y que los días 11, 12 y 13 de octubre de 2019, en el marco del 44º Festival Nacional Antioquia le Canta a Colombia, se vistió de ensueño e inspiración para cantarle a Colombia y al mundo. Y no es desmesura si decimos que para cantarle a Colombia y al mundo, porque Teleantioquia, nuestro canal, se encargó de transmitirlo en directo, con todo el amor y la suficiencia de su infraestructura técnica y humana. Fue un Festival para el disfrute de la población en general, pues se vivió en el parque principal, en nuestro emblemático Hotel Mariscal Robledo y en el Coliseo Municipal Llano de Bolívar.

Lea también: La biblioteca soñada en Santa Fe de Antioquia

Espectáculo maravilloso y especial fue el que presenciamos en la noche del domingo 13, día de la jornada final y de entrega de galardones; los televidentes, y mejor aún, los asistentes, vivimos la más bella expresión de nuestra música andina, en un Festival que, desde sus inicios, en 1976, viene difundiendo y congregando a los mejores intérpretes de Antioquia y de Colombia. Hoy, el festival es Patrimonio inmaterial vivo de nuestras músicas tradicionales andinas y Patrimonio Cultural de la Nación, siempre de la mano amorosa y sabia de la Asociación Antioquia le Canta a Colombia.

Y como si la noble tradición no fuera bastante, el citado domingo 13, el doctor Luis Perez Gutiérrez, gobernador de Antioquia, dejó volar a sus anchas aquello de Antioquia te llevo en el alma, pues desde muy temprano abrió la jornada musical con una declaración de amor al Festival, a la Ciudad Madre y a Antioquia toda, al decir: “Lo único que queda de una civilización, es la cultura: presentaré un proyecto de ordenanza a la Asamblea, para que el departamento siga apoyando de por vida al Festival; Santa Fe, es lo más bello que tiene Colombia, y por ello debe ofrecer símbolos que la identifiquen, como ocurre con ciudades como París, Nueva York, Tokio o Roma; aquí vivió mucho tiempo la Santa Madre Laura Montoya, por ejemplo, y es preciso que la convirtamos en un símbolo. Pongo el primer case para que ella sea un símbolo”. En primera fila, al lado del doctor Alberto Velásquez Martínez, gran amigo y fundador del Festival, el señor gobernador dedicó una hora de su limitado tiempo a disfrutar del espectáculo. La mano izquierda en el mentón; la mirada fija en los eximios intérpretes y la emoción un tanto asomada, fue, en definitiva, la prueba fehaciente de su compromiso con el Festival y con la Ciudad.

Otras crónicas han de hablar del éxito rotundo del 44º Festival Nacional Antioquia le Canta a Colombia, y por ello es unánime el concepto de que “el Festival no puede volver a salir de la Ciudad Madre”, como ocurrió en el año 2016, por física ausencia de apoyo financiero.

Para conocer un poco de la génesis del Festival, digamos que su origen se remonta al año de 1975, cuando el doctor Óscar Montoya Montoya (a la sazón, gobernador de Antioquia), entregara la distinción Estrella de Antioquia, al poeta y compositor pereirano Luis Carlos González. Horas más tarde, en deliciosa tertulia, cuya sede fue el célebre estadero Los recuerdos de la calle Colombia, al calor de la emoción, al son de bambucos, torbellinos, guabinas y pasillos, sumado ello al efecto milagroso del “aguardientico de mi Dios” (como diría el doctor Diego Calle Restrepo), se aprobó por unanimidad la quijotada feliz de nuestro amigo periodista y escritor, el doctor Alberto Velásquez Martínez, en el sentido de realizar en adelante “un evento con la misión de preservar y divulgar la canción autóctona de la región andina”. Dice la crónica, que allí estaba el doctor Oscar Montoya Montoya; el poeta Jorge Robledo Ortiz, el ingeniero Guillermo Hincapié Orozco, el historiador musical Hernán Restrepo Duque y los hermanos Jaime y Óscar Salazar (dueños del citado estadero). Tiempo después, en 1976, se vivió la primera versión del Festival, denominado Antioquia le Canta a Colombia. En 1995, cuando el Festival tomó vuelo nacional, se le entregó como sede a Santa Fe de Antioquia, cuna natural de la antioqueñidad, tantas veces cantada por Jorge Robledo Ortiz, el poeta de la raza.

Le puede interesar: Santa Fe de Antioquia estrena parque

Ahora, al terminar la versión número 44º, todavía con los aires andinos acariciando el oído (la ruta más rápida para llegar al alma, según el señor gobernador), la quijotada de Alberto Velásquez Martínez, secundado por un grupo de antioqueños auténticos, está más viva y es más necesaria que nunca a nuestra identidad de antioqueños emprendedores y amorosos de lo nuestro.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La Gobernación de Antioquia, una sala de arte y cultura
Columnistas

La Gobernación de Antioquia, una sala de arte y cultura

Ha destinado, en el primer piso de la Gobernación de Antioquia, un adecuado espacio de 240 metros cuadrados, para que nuestros artistas tengan una sala permanente de...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
5
Política Económica /

Los servicios públicos no son una mercancía: Atehortúa Ríos

Cualquier sociedad civilizada experimenta el tema de servicios públicos en sus diversas modalidades como...
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...