Alexander von Humboldt en Nueva Granada y Colombia

Autor: Redacción
2 abril de 2019 - 10:17 AM

En su visita a Colombia, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, intervino sobre el paso de Alexander von Humboldt por la Nueva Granada, en medio de la celebración de los 250 años de su nacimiento. Integraron la comitiva presidencial, entre otros, Alberto Gómez Gutiérrez, editor de Humboldtiana neogranadina, y Andrea Wulf, autora de La invención de la naturaleza. Estas son las palabras pronunciadas por Alberto Gómez Gutiérrez ante la comitiva del presidente Steinmeier.

Bogotá

Alberto Gómez Gutiérrez*

La expedición americana de Alexander von Humboldt es uno de los viajes más comentados en la historia de la ciencia. Pero pocos han visitado (como lo hacen ustedes hoy), los lugares a través de los cuales evolucionó esta expedición a principios del siglo XIX.

Lea también: Un hito editorial en Colombia: La Humboldtiana neogranadina

Colombia, entonces conocida como el Nuevo Reino de Granada, era una colonia española en América. Por lo tanto, fue en la corte de Madrid donde el más joven de los hermanos Humboldt obtuvo un pasaporte para él y su compañero, el médico y botánico francés Aimé Goujaud, llamado Bonpland. Con este pasaporte, pudieron visitar los territorios de la España americana entre 1799 y 1804 sin mayores impedimentos.

Inmediatamente después de su regreso a París, en el verano de 1804, Humboldt realizó una descripción formal de lo que vio, lo que registró y lo que recolectó en América: se necesitaron más de 30 volúmenes para contener sus principales impresiones. En esta síntesis, Humboldt dejó por fuera varias experiencias que fueron inscritas solo en su correspondencia y en sus diarios manuscritos, a los cuales ahora tenemos acceso en línea gratuito, gracias al Profesor Ottmar Ette y un grupo dedicado de académicos en Berlín.

Como ejemplo, la Nueva Granada, donde pasaron en total un año, solo se describió a retazos en su trabajo impreso. A diferencia de México (entonces Nueva España) y la isla de Cuba, a la que Humboldt dedicó ensayos políticos que reflejan la estructura global de estas sociedades, la Nueva Granada fue retratada sólo marginalmente en su Relación histórica de tres volúmenes: primero, en su crónica del pasaje a través del río Orinoco (en la actual frontera oriental de Colombia con Venezuela), y luego con una breve descripción de su llegada a Cartagena y su paso por el pueblo de Turbaco hacia el río Magdalena, nuestro principal eje fluvial.

Un célebre perfil de Francisco José de Caldas que muestra un detalle de los Andes ecuatorianos.

El último capítulo de la Relation historique, cuyo subtítulo es "Cruce de Trinidad en Cuba al río Sinú - Cartagena de Indias - Volcanes aéreos del Canal Turbaco - Mahates", corresponde esencialmente a viajes marítimos entre el 17 de marzo y el 20 de abril. 1801: en total 78 páginas, más de la mitad de las cuales tratan con registros y consideraciones científicas.

La crónica de tres volúmenes de Humboldt termina abruptamente el 20 de abril de 1801, cuando todavía se dirigían a la pequeña aldea de Barrancas Nuevas sobre el río Magdalena, dejando de lado la crónica de su viaje a través de una gran parte de nuestro territorio.

Nuestro trabajo en cinco volúmenes, titulado Humboldtiana neogranadina, publicado a fines del año pasado con el apoyo de seis universidades colombianas, buscó llenar este vacío para recrear los detalles del pasaje de Humboldt y Bonpland, sus colecciones científicas locales y sus contactos personales en esos días.

El viaje de Humboldt y Bonpland

Pero volvamos a la llegada de estos dos exploradores a esta costa:

Humboldt y Bonpland llegaron por mar hace doscientos dieciocho años, a fines de marzo de 1801, navegando frente a esta misma “Isla Grande”, en compañía de José de la Cruz, su sirviente del Orinoco hasta su regreso a Francia y, también, con un perro: "Cachi". Pero hoy no hay tiempo para elaborar sobre la importancia de sus historias no contadas.

Y estos viajeros llegaron aquí por casualidad: ¡su visita no estaba tan bien preparada como la del presidente Steinmeier y su comitiva! Inicialmente, Humboldt quería mudarse de España a Cuba, luego a México, y de allí a través del Océano Pacífico a Lima en Perú, donde esperaba reunirse con la expedición francesa del Capitán Nicolás Baudin, planeado para dar la vuelta al mundo. La ruta accidental que los llevó a Nueva Granada pasó primero a lo largo de la costa de Venezuela, donde tuvieron que detenerse por orden del capitán (y donde pasaron 16 meses en diferentes exploraciones, incluido su famoso viaje al río Orinoco); luego, a mediados de marzo de 1801, después de visitar Venezuela y Cuba, solo pudieron encontrar en esa isla un pequeño bote que los llevó a Cartagena con un desvío inesperado causado por una tormenta que los hizo desembarcar en el golfo de Morrosquillo, al sur de esta misma costa: allí describieron diferentes especies de palmeras y una pequeña comunidad de hombres locales, entre los cuales Humboldt se sorprendió al encontrar un alemán de Pomerania ...

En su crónica, Humboldt señala cómo luego pasaron hacia el norte por las islas de San Bernardo y Cabo Boquerón hasta "otro archipiélago (El Rosario), [que] acompaña el extremo sur de la península de Baru". Después de pasar por las islas, el barco siguió la costa hasta que, escribe Humboldt:

"El viento se calmó [...]. Solo pudimos avanzar a la isla de Arenas, cerca de la cual paramos [...]. Hubo una tormenta en la noche y zarpamos el 29 de marzo por la mañana, con la esperanza de entrar a Boca Chica ese mismo día. La brisa soplaba con extrema violencia: apenas podíamos navegar en nuestro frágil barco contra el viento y la corriente. Rara vez vi el mar más agitado. Las olas formaban espuma contra el puente cuando, por una maniobra falsa al atar las [...] velas, y quizás también por la impericia del timonel, nos pusimos en peligro inminente durante unos minutos.

El capitán, que no era muy experto, no quiso avanzar más lejos por la costa [y] nos refugiamos en una ensenada en la isla de Barú, al sur de Punta Gigantes. Era domingo de Pascua”.

El camino a los Andes

Una vez en Cartagena, y luego de un problemático encuentro con un esclavo cimarrón perseguido en la costa, Humboldt y Bonpland esperaban alquilar un barco que los llevaría a Panamá, y de allí por mar a Lima. Pero los viajeros se encontraron con una naturaleza imponente que los retrasaría en su propósito y dejaría una marca en su trabajo botánico; también se encontraron con varios neogranadianos ilustrados, como José Ignacio de Pombo, quien los convenció de visitar a José Celestino Mutis en Bogotá y cambiar su viaje por mar previsto a uno a través de las cordilleras de los Andes.

Esta inesperada expedición a pie, ascendiendo y descendiendo por las montañas de Nueva Granada, fue esencial en la construcción del esquema primario de Humboldt del Tableau physique des Andes, o Naturgemälde, con la que postuló su teoría de la Geografía de las plantas, principal antecedente de los que se conoce hoy como biogeografía.

De hecho, una vez que preparó este Tableau en Guayaquil a principios de 1803, Humboldt lo envió a José Celestino Mutis en Bogotá, solicitando sus comentarios. Sin embargo, el análisis formal de este trabajo sería producido por otro neogranadino, Francisco José de Caldas, quien imprimió en su propia revista científica en Bogotá el texto que explicaba el Tableau physique, una vez traducido al español por Jorge Tadeo Lozano. Esta es la razón por la cual el manuscrito original de la acuarela del Tableau physique des Andes de Humboldt se conserva hoy en el Museo Nacional de Colombia en Bogotá.

Con este aperitivo, ustedes deberían encontrar en la Humboldtiana neogranadina una fuente útil para conocer los contactos personales de Humboldt y Bonpland y sus obras sobre estos territorios.

Por ejemplo, encontrarán detalles de sus contactos con Simón Bolívar, a quien Andrea Wulf caracterizó tan bien en su reciente obra titulada La Invención de la naturaleza, como comentamos ella y yo desde marzo de 2013, cuando ambos estábamos inmersos en los archivos de la Academia de Ciencias de Berlín, en el número 22 de la Jaegerstrasse, muy lejos de estas playas.

Lo invitamos a leer: Reconocimiento internacional a Francisco José de Caldas

Me gustaría terminar estas breves palabras con una referencia a una imagen que fue publicada por Humboldt en 1816, ya que se produjo específicamente en este entorno: la de los Volcanes de lodo de Turbaco.

Humboldt y un indígena frente a los volcanes de aire situados en Turbaco, mencionados en la crónica de Alberto Gómez Gutiérrez.

Esta imagen revela, mucho mejor que todas las demás imágenes en las que retrató a los habitantes locales, un diálogo respetuoso entre Alexander von Humboldt y un miembro de las comunidades que visitó: esta imagen, Sr. Presidente, es una metáfora particularmente apropiada para las relaciones bilaterales continuas entre nuestros dos países.

También, debo decir, una fuerza motriz muy necesaria hoy para las relaciones internas conflictivas en Colombia.

*Editor de la obra Humbodltiana Neogranadina

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Amenazas a líderes sociales
Columnistas /

Defensores no defendidos

Federico Gutiérrez
Columnistas /

¿Qué pasa con vos, Fico?

Infancia desprotegida
Columnistas /

La dignidad de nuestra especie

Alexander Vega
Columnistas /

¿Subirá el precio de las curules?

Electricaribe
Columnistas /

Güeboludos

Artículos relacionados

Lámina de fitogeografía por Francisco José de Caldas
Palabra & Obra

Caldas y la geografía de las plantas

El investigador Darío Valencia Restrepo logró comprobar que Caldas descubrió la geografía de las plantas antes de su encuentro con Humboldt

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Qué pasa con vos, Fico?

La irrupción en el panorama político local de un personaje afecto a los dirigentes de izquierda...
2
Columnistas /

¿Subirá el precio de las curules?

Pesado morral a cuestas deberá cargar en los próximos años Alexander Vega ante el asombro y la...
3
Columnistas /

Güeboludos

En vez de seguir esquilmando el bolsillo de ciudadanos y de empresas, que los gobiernos se pongan a...
4
Política /

Las 15 listas al Concejo de Medellín

278 candidatos disputarán en las urnas las 21 curules del Cabildo Municipal. doce listas se inscribieron...
5
Política /

Caliente, caliente la campaña

La sensatez llegó a los candidatos opositores en Rionegro. Por Medellín seguirán las definiciones...
6
Columnistas /

Historia de las ideologías políticas

¿Qué sucede cuando este mesianismo termina por degradarse? Lo que estamos viendo ahora: la incapacidad de...