Admitir el fracaso de la negociación con el Eln

Autor: Dirección
8 diciembre de 2017 - 12:00 AM

El presidente enfrenta las posibilidades de insistir, ofreciendo mayores gabelas a la contraparte para dejarla en la mesa, o de reconocer que los apenas cinco meses de capacidad política que le quedan son insuficientes para encarar una conversación difícil y riesgosa

Las renuncias de Juan Camilo Restrepo, su presidente, y de otros tres importantes negociadores -el general (r) Eduardo Herrera Verbel, el empresario Juan Sebastián Betancur y el político José Noé Ríos- enfrentan al país con la profundización de la crisis con las negociaciones con el Eln. También lo hacen con la necesidad de exigirle al doctor Santos que admita la situación y, por tanto, evite decisiones que la maquillen, como pretende, o, peor aún, lo lleven a cesiones y concesiones superiores a las que se le hicieron a las Farc.

Vea además: Juan Camilo Restrepo no va más como jefe negociador con el Eln

Los síntomas de esta crisis, que los conocedores de esa guerrilla habían anunciado desde el inicio mismo de las negociaciones, se han manifestado a lo largo del proceso dentro de esa organización y acaban de evidenciarse en los círculos próximos al presidente Santos, situación que ha deteriorado una negociación de suyo difícil.

Vea también: Cese al fuego es onerosa gabela al Eln

La renuencia del Eln para instalar la mesa de conversaciones a la que fue invitado en 2012, pero apenas llegó en febrero de 2017, fue el primer significativo síntoma del desinterés de varios grupos de esa organización por construir un acuerdo de paz, así fuera en los irrazonables términos pactados con las Farc en el acuerdo del Teatro Colón. El único fruto de once meses de diálogos ha sido un acuerdo de cese al fuego que, como aquí expresamos, limitó la capacidad de la fuerza pública para contener la violencia en las zonas donde actúa esa organización, pero no la de sus líderes más violentos para seguir perpetrando crímenes de lesa humanidad, como el asesinato del gobernador Aulio Isarama Forastero, de la etnia Embera Dóbida, en Alto Baudó, y la masacre, atribuida a ese grupo, de trece personas en Magüí Payán, Nariño. Ello, además de acrecentar su actividad para tomarse hombres y zonas de las Farc. El Eln es, así, el primer y mayor responsable de la crisis en estas negociaciones. 

Importantes voceros cercanos a las partes y al proceso han denunciado, en interpelaciones que merecen respuesta del Gobierno, interferencias de agentes oficiosos que se presentan como puentes entre el Gobierno y el Eln, que pujan, sin encontrar plena resistencia en la Casa de Nariño, porque el Gobierno amplíe sus concesiones a esa organización, particularmente en materias complejas como los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. A las actuaciones del expresidente Ernesto Samper, el senador Iván Cepeda y el inefable Álvaro Leyva, atribuyen la renuncia del jefe negociador, Juan Camilo Restrepo.

Lo invitamos a leer: La debilidad con el Eln tolera sus crímenes contra los desprotegidos

Puesto ante una encrucijada que el país podría aprovechar para un paréntesis que le permita exigir al Eln negociar en los términos de la Constitución y los derechos humanos, el doctor Santos se muestra proclive a darle oxígeno al proceso, -¿y más gabelas al Eln?-. Su afán por firmar un acuerdo, que puede ser menos digno que el del Teatro Colón, no es responsable con los precedentes de la negociación, mucho menos con la realidad de un gobierno al que difícilmente le quedan cinco meses de capacidad política, aquellos que separan a enero, fecha del próximo encuentro de negociadores, a la primera vuelta de las elecciones presidenciales, fecha en que, sean quienes sean los candidatos a segunda vuelta o el ganador, concluyen sus potestades para gobernar. 
 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Hidroituango
Columnistas /

La propuesta de Luis Pérez sobre Hidroituango

Movilización
Columnistas /

La moción de Censura y otros vericuetos de la vida nacional.

León Trotsky
Columnistas /

Técnica del golpe de Estado

Ejercito de Colombia
Columnistas /

Un escándalo para neutralizar la superioridad aérea

Sala de control
Columnistas /

Estados de vigilancia: el cáncer de la democracia

Artículos relacionados

municipio maguin payan
Población

Trece personas fueron asesinadas en Magüí Payán

El defensor del Pueblo confirmó la masacre en el remoto caserío del departamento de Nariño.

Lo más leído

1
Columnistas /

Roy Barreras cruzó la línea roja

Ese político transformó deliberadamente una matanza de niños propiciada por las Farc en una carnicería...
2
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
3
Columnistas /

La propuesta de Luis Pérez sobre Hidroituango

Descapitalizar EPM para crear unas empresas públicas departamentales, como pretende el actual Gobernador...
4
Columnistas /

Los “petristas” de Quintero

Los protagonistas de esta vergüenza debieron quedar de cama esta semana, después de que el alcalde...
5
Columnistas /

Técnica del golpe de Estado

La “brisa” de Diosdado, que se está convirtiendo en huracán en Chile, no es espontánea como los...
6
Columnistas /

Un escándalo para neutralizar la superioridad aérea

La muerte de cualquier menor en un bombardeo es deplorable, pero no es culpa del Estado sino de quien lo...