¿Unión? Cada vez más lejos

Autor: Rodrigo Pareja
3 julio de 2018 - 12:05 AM

Esa necesaria compactación, tan anhelada y urgente en una nación polarizada al máximo, no podrá lograrse, por más que se predique, a base de modificaciones que, al paso que van, harán trizas el acuerdo alcanzado para poner fin a una devastadora guerra de más de cincuenta años

Esa unión entre todos los colombianos, tan proclamada por el presidente electo Ivan Duque desde su campaña y luego de la jornada del pasado 17 de junio, parece estar bastante alejada de la realidad, de acuerdo con las últimas acciones que se han producido en el ámbito político nacional.

Esa necesaria compactación, tan anhelada y urgente en una nación polarizada al máximo, no podrá lograrse, por más que se predique, a base de modificaciones que, al paso que van, harán trizas el acuerdo alcanzado para poner fin a una devastadora guerra de más de cincuenta años.

Otros en cambio, como los que ahora hacen política al amparo y desarrollo de ese convenio y a los que debe abonárseles la buena fe y hasta ahora el cumplimiento del mismo, consideran el producto surgido del Congreso “una colcha de retazos”, la cual según ellos “no tiene opción alguna de garantizar la paz y la reconciliación”.

Lo anterior desde el punto de vista del principal adversario que tuvo que enfrentar el Estado en esas seis décadas de dolor y de padecimiento para millones de colombianos.

Lea también: Saldo a favor

“Lo aprobado por el Congreso sobre la JEP es un fraude al país, a las víctimas, a la comunidad internacional” sostuvo el partido de las Farc, para el cual el mecanismo de justicia transicional “diseñado para garantizar la verdad plena, garantizar la justicia y asegurar la reparación, tristemente quedó convertido en un mecanismo de guerra jurídica, diseñado exclusivamente contra la antigua insurgencia de las Farc”.

No hay que llamarse a engaño y es preferible, en aras de una claridad que se requiere para comprender mejor lo que se busca, es que los barrotes de una cárcel están grabados en las mentes de algunos recalcitrantes para Rodrigo Londoño, Iván Márquez, Carlos Antonio Lozada, Pablo Catatumbo, Rodrigo Granda y demás hombres que integraron la dirigencia mayor de las Farc.

Además debe tenerse en cuenta que con las “modificaciones” – inconstitucionales según expertos en la materia – la suerte de los miles de militares que también tuvieron que ver con el sangriento conflicto quedó en veremos, como se dice popularmente, y muchos de ellos perderían los beneficios alcanzados en desarrollo de la incompleta y difícil implementación que se ha conseguido hasta ahora.

Con todo lo que ha pasado en los últimos días, fiel reflejo de lo que puede ocurrir en el país cuando se tengan las riendas del poder en la mano, es más el pesimismo que el optimismo con que también los ocho millones de colombianos que votaron por la otra opción miran el panorama futuro de Colombia.

El porvenir a corto, mediano y largo plazo está en las manos y sobre todo en la sabiduría de la Corte Constitucional, organismo celoso y vigilante de las normas que rigen un Estado de derecho, que debe decidir entre el imperio de éste o la arrogancia de una aplanadora coyuntural, aupada, entre otros, por los cortesanos y palaciegos de última hora que defienden más sus intereses personales que los de toda una nación esperanzada en esa unión que le cantan pero que en la práctica no buscan.

Uno de los objetivos principales que contemplaba el acuerdo sobre el cual se discute y seguirá discutiendo, era conocer la verdad de lo ocurrido y establecer responsables y responsabilidades en el conflicto, en desarrollo del cual los crímenes de lesa humanidad, que no prescriben, estuvieron al orden del día.

Lea: Poco optimismo

Impedir que ella se conozca parece ser a toda costa la consigna del momento.

TWITERCITO: El orgulloso triunfalismo en su ceguera, no les está dejando ver la probabilidad de que en el futuro haya Haya.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

MiPymes
Columnistas /

Las Mipymes colombianas: más volumen que calidad

Momento de elegir
Columnistas /

La culpa es de…

Fiscalía General de la Nación
Columnistas /

Por un fiscal general desde adentro de la entidad

Minería ilegal en el Bajo Cauca
Columnistas /

Sin futuro

Debate en campaña presidencial
Columnistas /

El idioma en campaña

Artículos relacionados

Como el agua y el aceite
Columnistas

Como el agua y el aceite

Cómo es posible, por ejemplo, que hace unas semanas el ex gobernador Fajardo anunciara con bombos y platillos que nunca se aliaría con el liberalismo.

Lo más leído

1
Política /

Cisneros, ejemplo de la crisis liberal

Cuestionan y denuncian que el senador Julián Bedoya quiere dejar al liberalismo de este municipio sin...
2
Salud /

Invima aceptó más de 360 plantas medicinales con fines terapéuticos

En estado de retroalimentación se encuentran más de 360 especies de plantas medicinales que el Invima...
3
Columnistas /

Ética para Colombia

Hay muchas conductas que están en la delgada línea que separa lo ético de lo antiético. Entonces, aquí...
4
Columnistas /

Coincidentemente y coincidencialmente, ¿cómo se dice?

Las palabras que formamos agregando el famoso sufijo “mente” son adverbios. Muchos de estos adverbios...
5
Minas Y Energía /

Magnitud de filtraciones en Hidroituango no son motivo de alerta: EPM

El gerente encargado de la entidad, John Maya, salió al paso de los rumores en redes sociales, explicó...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall