“¿Qué será lo que quiere…?”   

Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
20 junio de 2020 - 12:01 AM

En Colombia, a mediados del siglo 20, surgió un brote del Partido Comunista que parece haber originado el calificativo mamerto.

Medellín

El titular corresponde a un estribillo de una canción popular de Wilfrido Vargas titulada El Africano de hace algunos años, que se adapta para aplicarlo a otros sujetos u organizaciones y en la actualidad teniendo en cuenta lo que viene sucediendo en el mundo, sería: ¿Qué será lo que quieren los “mamertos”?

Lea también: De la infiltración a la vacuna

Es entonces conveniente y para atender la inquietud de algunos lectores, tratar de investigar el origen de la calificación de mamertos que se les da a ciertos grupos.

En Colombia, a mediados del siglo 20, surgió un brote del Partido Comunista que parece haber originado el calificativo. Se define en forma muy simplista que “mamerto” es: “persona que es miembro del partido comunista”. Pero también que un mamerto es: “una persona que tiene escasa inteligencia y habilidad” que no parece ser aplicable, puesto que han demostrado ser muy inteligentes y habilidosos para alcanzar sus fines. Lo que sucedió es que a los primeros miembros de la organización se les calificó como “MAMones” siendo un mamón el que “se quita” de un acuerdo, o un principio, o un grupo y para los cuales “no hay ley”. También en forma muy pronta la comunidad se sintió MAMada o sea “estar cansada” de escuchar repetidamente las arengas y estribillos de los comunistas criollos principiantes. Esto parece justificar la primera parte de la palabra.

La segunda parte parece estar originada en que entre los nombres de sus dirigentes iniciales aparecían las sílabas “berto”, como en Gilberto, y entonces se   compuso la palabra agregando a MAM las letras ERTO resultando el calificativo “Mamerto” tan utilizado en los últimos tiempos.

Lo que pasa es que el brote inicial de mamertismo fue mutando, se fue extendiendo, se hizo viral como dicen ahora, y resultó aliándose con grupos internacionales y al final el adjetivo se aplica a los grupos, que, sin Dios y sin ley, lo único que pretenden es acceder al poder recurriendo a “todas las formas de lucha”, a toda clase de alianzas e infiltraciones tanto nacional como internacionalmente.

Es así como a dichos grupos se unen las comunidades afrodescendientes, los grupos diversos de género, los ambientalistas, los defensores de los derechos humanos, las autodenominadas víctimas, los narcotraficantes, los autodenominados también como intelectuales, los “revolucionarios de cafetería”, los “hijos de papi”, los “rebeldes sin causa”, los resentidos sociales y muchos más etcéteras como integrantes de los “matices” cambiantes de algunos movimientos políticos tradicionales. Y es claro que, aunque aparentemente tienen una ideología clara, lo único que ambicionan es acceder, como sea, al poder. Y entonces es muy aplicable y válida la inquietud del político Darío Echandía cuando preguntaba: “¿El poder para qué?”.

Carecen de principios al formalizar alianzas. Un ejemplo cumbre y clásico es la alianza de los comunistas con los capitalistas en la Segunda Guerra Mundial. Entre todas las formas de lucha esta la infiltración en todos los estamentos del estado como en los organismos encargados de la administración de justicia y han penetrado malignamente en la docencia a todo nivel para desorientar a las nuevas generaciones.

Se destacan las persecuciones que desatan sobre los que se oponen a sus designios, y potencialmente puedan alcanzar el poder. Son ejemplos claros de dichas persecuciones, encabezadas por la CSJ, los casos de los excandidatos a la presidencia Ramos y Zuluaga y el exministro Arias, circunstancia que aparentemente se estaría repitiendo en la actualidad. “El que entendió, entendió”. 

En principio, entonces, son muy bien conocidas las intenciones del mamertismo, lo que se ha visto confirmado recientemente con la explosión de “espontáneas” manifestaciones de índole étnica que buscan la desinstitucionalización de entidades como las encargadas de preservar el orden y, al mismo tiempo, en forma por demás sospechosa por lo “fríamente calculadas”, contribuyen a la propagación del virus. Pero también, cabe aplicar el cuestionamiento, derivado de la canción, a otros entes como la Corte Suprema de Justicia, CSJ, buscando la intencionalidad que hay detrás de sus actuaciones.

Como la CSJ se ha caracterizado por un trato calculadamente sesgado contra los dirigentes políticos contrarios al movimiento mamerto, cabe preguntar ¿“Qué será lo que quiere” la CSJ?

También se aplica a funcionarios de muy alto nivel como el Fiscal y el Procurador quienes hacen permanentemente gala de un desmesurado protagonismo mediático y vale la pregunta: ¿“Qué será lo que quiere” el señor Fiscal o el señor Procurador? Y así por el estilo: la comunidad puede aplicar la metodología, propuesta en este escrito, a un sinnúmero de actuaciones de personajes y funcionamiento de entidades. Finalmente, un pequeño cambio de tercio para mencionar la nueva ampliación de plazo que, según las EPM, se requiere para que entre en funcionamiento el proyecto Hidroeléctrico de Ituango.

Le puede interesar: Las otras pandemias

Resulta que se presentó una revisión del plazo que se había informado sin conocer la magnitud real de los daños, porque no se había podido acceder a todas las instalaciones afectadas por la contingencia. No fueron oídas las voces de quienes expresaron su inconformidad y desacuerdo por esa falta de previsión y planeación. También el brote del ataque viral demostró que no se habían tomado todas las medidas necesarias para mitigar los efectos de la pandemia.

Si a esta situación se agrega lo que viene sucediendo en la planta PTAR, hay que decir que las EPM, a pesar de ser la “Joya de la corona”, no son como las pintan y que en su funcionamiento “hay mucha tela por cortar”. Y el ente de control para EPM por excelencia, que en este caso sería el Concejo de la ciudad, brilla por su ausencia exceptuando las valerosas denuncias de la concejal Aguinaga.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Carlos Andres
Carlos Andres
2020-06-20 10:53:02
Una aclaración a su cita inicial, la obra El Africano es del colombiano Calixto Ochoa quien la grabó con su conjunto en el año 1983 para el sello Discos Victoria. Un año más tarde la grabarían además La Sonora Dinamita de Colombia y Wilfrido Vargas, dominicano que al parecer, pocas regalías le dio al compositor colombiano.
Edgar
Edgar
2020-06-20 10:17:16
Vea pues, la denominación de mamerto, tan utilizada tanto tiempo, y que ahora usamos tan bueno. Lo malo es que los mamertos están regados por casi todos los gremios públicos y privados, en el ejecutivo, en el legislativo y ¡por Dios! en las Cortes judiciales altas y no tan altas, jueces manchados. En gremios, como para resaltar, Fecode , por cuanto influye directamente en los estudiantes a su cargo. Mamertos, una plaga que se extiende por todo el continente.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Iván Cepeda
Columnistas

Reflexiones de cuarentena

¡El Caos! Con estas orientaciones en la academia no es de extrañar que en la formación de los nuevos profesionales está la semilla del Caos, lo que aprovechan muy...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
3
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
4
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.