¿Qué es lo que se valora…y los valores de quién?

Autor: Empresarios por la Educación
8 junio de 2018 - 12:07 AM

La cuestión central de la educación ya no es ¿qué sabemos?, sino ¿quiénes somos? En ese sentido, aprender es crecer, desarrollarte, desplegarte, no para ser otro o como otros…

Diego Arbeláez Muñoz*

¿Sabe usted colega lector que cuando su decisión de elegir un candidato está influenciada por el miedo que promueven los diferentes partidos y que transmiten entre otros los medios de comunicación, esto es un indicador de su nivel de conciencia política y ciudadana? ¿O, en otras palabras, que si su decisión no está sustentada en información reflexionada y basada en evidencia, sino en la opinión de alguien a quién usted le da crédito porque sí, está obedeciendo ciegamente sin medir las consecuencias?

¿En qué momento empezamos a subir al podio de la obediencia? Veamos…

En las relaciones de poder que circulan en la familia y en el colegio suceden cosas bien interesantes. Lo que se valora no se acepta abierta y claramente en los discursos, pero sí en las prácticas cotidianas. Entre ellas la competitividad y la exclusión, que a su vez son la consecuencia del miedo, la culpa y la vergüenza incorporadas muy tempranamente. La competitividad, porque se tiene que demostrar que se es “mejor” estudiante que los demás; y la exclusión, que es lo que queda de la falta de oportunidades y de condiciones que hagan de la equidad y la justicia una realidad.

Lea también: Liderazgos contemporáneos: entre emociones y elecciones

Con el miedo a no dar la talla, la culpa de no cumplir con las expectativas y la vergüenza de no lograrlo, usted hace las cosas no por el compromiso con su aprendizaje y con el bienestar común, sino, sobre todo, por el reconocimiento de otros que califican su vida en términos de bueno o malo y, según este “termómetro”, es expuesto a ser aceptado o no por la sociedad. Va naciendo así un “ciudadano” obediente, que no pregunta ni cuestiona de más y con suficiente dosis de miedo gracias a la cual otros deciden por él y, lo peor, asegurando que esa es su autonomía.

No de otra manera se puede explicar que según el último estudio internacional de cívica y ciudadanía (Marco de referencia Colombia 2017), el 73% de los jóvenes colombianos encuestados están de acuerdo con gobiernos autoritarios, el 50% de ellos se declaran partidarios de “cerrar los medios de comunicación que critiquen al presidente”, y que el 53% está de acuerdo con actos de corrupción si favorecen a amigos cercanos, entre otras escandalosas cifras.

Ante este panorama, plantear cátedras como alternativa es desconocer qué implica o que contiene por dentro el derecho a la educación. Hay suficiente evidencia de por qué las cátedras no generan ningún tipo de transformación, entre otras porque se reducen a la transmisión de información y no a la experiencia, léase vivencia de un ambiente digno para el aprendizaje que incluye relaciones basadas en interacciones respetuosas y pacíficas. 

Con la generación que recibió la cátedra de cívica y urbanidad hay consistentes y múltiples casos de experiencias de corrupción, de incitación al odio y a la violencia.  Las buenas maneras no alcanzaron para cuidar de lo público y para apostarle a unas formas pacíficas de hacer política.

Además: La familia es mucho más

En relación con lo anterior,  llama mucho la atención la forma en que abordan el derecho a la educación nuestros colegas de Mexicanos Primero, organización de la sociedad civil hermana en México: “El aprendizaje es una experiencia de transformación de nuestra identidad. La cuestión central de la educación ya no es ¿qué sabemos?, sino ¿quiénes somos? En ese sentido, aprender es crecer, desarrollarte, desplegarte, no para ser otro o como otros, sino para ser el mejor tú mismo, la mejor versión de ti, y aprender no se limita a ver, recordar o considerar; implica también entender, usar, relacionar, expresar, participar, incidir y transformar nuestro contexto”.

*Asesor en la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Minería en Buriticá
Columnistas /

Minería e instituciones sólidas

Comercio de confecciones
Columnistas /

También hay dragones chinos más allá de “El Hueco”

Firma de la Constitución
Columnistas /

El tiempo sí importa. Los casi 30 años de nuestra Constitución

Manejo de redes sociales
Columnistas /

“La pared y la muralla, papel del canalla”

Ciudadanos en elecciones
Columnistas /

Salidas en falso

Lo más leído

1
Columnistas /

Qué contraste

El segundo caso a la mano, que marca también enorme diferencia entre ambos cuando fueron gobernadores de...
2
Infraestructura /

Qué causó la crisis en la Troncal del Café

El diputado Norman Correa expone dos hipótesis sobre las posibles causas que provocaron el gigantesco...
3
Columnistas /

También hay dragones chinos más allá de “El Hueco”

China será nuestro gran proveedor, y esperemos que en el futuro algo nos compre, además de petróleo.
4
Política /

Las 10 listas a la Asamblea de Antioquia

206 candidatos competirán por las 26 curules de esta corporación. Ocho listas se inscribieron con voto...
5
Columnistas /

Salidas en falso

Quien tenga viva la memoria sabe que no se puede apoyar a quienes en el pasado han realizado negocios...
6
Columnistas /

Idioma y realidad

Para que de verdad las mujeres y los hombres sientan que ningún ámbito les está vetado por su condición...