¿Qué es lo que se valora…y los valores de quién?

Autor: Empresarios por la Educación
8 junio de 2018 - 12:07 AM

La cuestión central de la educación ya no es ¿qué sabemos?, sino ¿quiénes somos? En ese sentido, aprender es crecer, desarrollarte, desplegarte, no para ser otro o como otros…

Diego Arbeláez Muñoz*

¿Sabe usted colega lector que cuando su decisión de elegir un candidato está influenciada por el miedo que promueven los diferentes partidos y que transmiten entre otros los medios de comunicación, esto es un indicador de su nivel de conciencia política y ciudadana? ¿O, en otras palabras, que si su decisión no está sustentada en información reflexionada y basada en evidencia, sino en la opinión de alguien a quién usted le da crédito porque sí, está obedeciendo ciegamente sin medir las consecuencias?

¿En qué momento empezamos a subir al podio de la obediencia? Veamos…

En las relaciones de poder que circulan en la familia y en el colegio suceden cosas bien interesantes. Lo que se valora no se acepta abierta y claramente en los discursos, pero sí en las prácticas cotidianas. Entre ellas la competitividad y la exclusión, que a su vez son la consecuencia del miedo, la culpa y la vergüenza incorporadas muy tempranamente. La competitividad, porque se tiene que demostrar que se es “mejor” estudiante que los demás; y la exclusión, que es lo que queda de la falta de oportunidades y de condiciones que hagan de la equidad y la justicia una realidad.

Lea también: Liderazgos contemporáneos: entre emociones y elecciones

Con el miedo a no dar la talla, la culpa de no cumplir con las expectativas y la vergüenza de no lograrlo, usted hace las cosas no por el compromiso con su aprendizaje y con el bienestar común, sino, sobre todo, por el reconocimiento de otros que califican su vida en términos de bueno o malo y, según este “termómetro”, es expuesto a ser aceptado o no por la sociedad. Va naciendo así un “ciudadano” obediente, que no pregunta ni cuestiona de más y con suficiente dosis de miedo gracias a la cual otros deciden por él y, lo peor, asegurando que esa es su autonomía.

No de otra manera se puede explicar que según el último estudio internacional de cívica y ciudadanía (Marco de referencia Colombia 2017), el 73% de los jóvenes colombianos encuestados están de acuerdo con gobiernos autoritarios, el 50% de ellos se declaran partidarios de “cerrar los medios de comunicación que critiquen al presidente”, y que el 53% está de acuerdo con actos de corrupción si favorecen a amigos cercanos, entre otras escandalosas cifras.

Ante este panorama, plantear cátedras como alternativa es desconocer qué implica o que contiene por dentro el derecho a la educación. Hay suficiente evidencia de por qué las cátedras no generan ningún tipo de transformación, entre otras porque se reducen a la transmisión de información y no a la experiencia, léase vivencia de un ambiente digno para el aprendizaje que incluye relaciones basadas en interacciones respetuosas y pacíficas. 

Con la generación que recibió la cátedra de cívica y urbanidad hay consistentes y múltiples casos de experiencias de corrupción, de incitación al odio y a la violencia.  Las buenas maneras no alcanzaron para cuidar de lo público y para apostarle a unas formas pacíficas de hacer política.

Además: La familia es mucho más

En relación con lo anterior,  llama mucho la atención la forma en que abordan el derecho a la educación nuestros colegas de Mexicanos Primero, organización de la sociedad civil hermana en México: “El aprendizaje es una experiencia de transformación de nuestra identidad. La cuestión central de la educación ya no es ¿qué sabemos?, sino ¿quiénes somos? En ese sentido, aprender es crecer, desarrollarte, desplegarte, no para ser otro o como otros, sino para ser el mejor tú mismo, la mejor versión de ti, y aprender no se limita a ver, recordar o considerar; implica también entender, usar, relacionar, expresar, participar, incidir y transformar nuestro contexto”.

*Asesor en la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Básica Y Media /

Lucila González de Chaves, un faro que continúa alumbrando

La enseñanza y el correcto uso de la Lengua Castellana han ocupado la vida de la maestra Lucila González...
2
Columnistas /

¿Qué pasa con la salud en Colombia?

La salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención...
3
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
6
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...