¿Por qué Macbeth sigue siendo relevante hoy?

Autor: Redacción
4 junio de 2017 - 06:00 PM

El Pequeño Teatro de Medellín tuvo en temporada su montaje de Macbeth (obra original de William Shakespeare), hasta hace unos días. El crítico Benhur Carmona fue a verla y comparte esta revisión teatral con nuestros lectores. 
 

 

Medellín

Benhur Carmona 
Dramaturgo
Miembro de Latino Play wrights New York City

(Especial para PALABRA&OBRA)

 

Macbeth, puesta en escena cortesía de Pequeño Teatro con la dirección de Albeiro Pérez, expone el juego trágico de la médula de nuestra existencia de un Macbeth y nosotros, meditando sobre valores existenciales, no morales, buscando el medio de inquietar el sentimiento de nuestro ser espectador/lector.


“El bien es mal y el mal es bien”, manifiestan con vehemencia Jeannette Parada, Manuela Muñoz, Catalina Murillo las actrices del grupo que interpretan a las brujas.
El genio dramático de Shakespeare se evidencia notable desde el principio en la puesta en escena de Pequeño Teatro. La primera escena de Macbeth golpea la nota fundamental de Macbeth, posee la música original del maestro Gustavo Yepes. 

 

LEA también: Sergio Restrepo no se fue del Centro y tiene nuevo proyecto 


Las palabras con las cuales desde el principio aparecen las brujas no son más que una confesión de su credo y más allá. Todo lo que es bueno, "justo", para los demás es malo, "malo", para ellas, y viceversa. Esto se aplica tanto al mundo físico como al moral. Se deleitan en la "niebla y el aire sucio", y en toda clase de perversidades, desde matar cerdos hasta atrapar almas humanas.


Como diría Roland Barthes, en el teatro la forma es esencialmente responsable del sentido. Es fascinante constatar que Macbeth a la luz de Pequeño Teatro despliega episodios dramáticos de una fuerza y una vida admirable, a veces cómica, a veces tierna, a veces vengativa, a veces maliciosa, su puesta en escena seduce en todo momento por su humanidad auténtica, sin caer en la impostura de los buenos sentimientos o todo lo contrario.


Como Macbeth y Lady Macbeth, Andrés Moure y Omaira Rodríguez, actores que irradian carisma, tal vez más carisma de lo que puede ser absorbido por completo en el tejido de una noche de teatro.... Omaira Rodríguez es capaz de transmitir abismos emocionales con su presencia sobre el escenario sin decir una palabra, mientras que Andrés Moure es notable con la introvertida vulnerabilidad de Macbeth y su auto-cuestionamiento.


Camilo Saldarriaga es un vigilante, sabe de la preeminencia de lo cerrado frente a lo abierto cuando está cerca de Macbeth, manifestándose no sólo impasible y desconfiado, mientras que con ironía y recelo, impide sus excesos, reprime sus explosiones. 


Eduardo Cárdenas es Duncan, el rey, la víctima de sacrificio que sonriente preside la nación, quien a veces se ve enfocada en una corte pagana y en una vasta cancillería.
Carlos Arango es Macduff, contundente actuación que no sólo no admite discusión sino que a nadie le deja lugar a dudas de su existencia o verdad.


La puesta en escena a la luz de Pequeño Teatro irradia una perspectiva profunda de la codicia, mostrando distintos lados de la ambición, también deja ver el sentido del humor como una cortesía del desespero -no tanto de risas epigramáticas que alegran la vida, sino más bien sentimos del Portero (Héctor Franco)- en Macbeth esas risas viscerales que nos estremecen, gracias a la voluptuosa actuación de Héctor Franco, buscando los placeres que proporcionan nuestros sentidos. 

 

LEA también: El proyecto editorial que recupera la obra de René Uribe Ferrer 


Macbeth es relevante hoy porque sigue siendo relevante para el público actual, en parte porque la naturaleza humana no ha cambiado tanto desde los tiempos isabelinos. Los temas de la obra todavía nos conciernen, la culpa, la vergüenza, la jerarquía, la ansiedad, la paranoia, el trauma, la angustia, la enfermedad mental, la vulnerabilidad psicológica, los celos, la envidia, la inferioridad, la manipulación, la psicosis, la avaricia y el asesinato. 


El bien es mal y el mal es bien.
 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Cincuenta años, cien años, cinco voces
Palabra & Obra

Cincuenta años, cien años, cinco voces 

Cinco voces de la literatura en español hablaron de Cien años de soledad por invitación de la Real Academia Española, cuando esta imprimió una versión especial...
Cristóbal Peláez
Palabra & Obra

Cristóbal y un sueño que comenzó con los ojos vendados 

El director del Colectivo Teatral Matacandelas, Cristóbal Peláez, habla de su vida y obra, opina sobre la dramaturgia en Medellín y recuerda qué semillas fueron...
Sobre tanta gente que ni se sabe:La trilogía de Oran, de Albert Camus
Palabra & Obra

Sobre tanta gente que ni se sabe:La trilogía de Oran, de Albert Camus

El escritor Memo Ánjel revisa la obra de Camus, a propósito de la serie de encuentros académicos El sonido de los Nobel, que lidera la Universidad Pontificia...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

Para adelante y para atrás

Es un golpe duro para el fortalecimiento democrático y para el ejercicio de la pluralidad y la tolerancia
4
Columnistas /

EL MUNDO fue una hermosa ilusión de libertad de expresión

Debo lamentar que Antioquia y Colombia pierdan, perdamos, una tribuna de expresión que va a hacer falta
5
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
6
Columnistas /

Se acabó EL MUNDO

En un rincón de mi corazón, está el periódico EL MUNDO. Gracias y mil gracias.