Un paraíso natural de 4.034 hectáreas
Parque ecológico Las Nubes: el cielo de Jericó
15 de Junio de 2008


No es precisamente el paraíso, pero se asemeja a él. La tranquilidad que ofrece el Parque Reserva Natural las Nubes, en Jericó, es casi similar a la que pueda entregar el Edén.


Uno de los atractivos turísticos del Parque Ecológico Las Nubes es el cable aereo. Desde él se puede visualizar todo el centro natural.

Esteban Vélez C.

A 2.250 metros de altura sobre el nivel del mar se encuentra esta reserva natural que agrupa a familias con deseos de hacer recorridos ecológicos para conocer a un sinnúmero de especies de fauna y flora. Allí viven venados, mariposas, aves, monos aulladores, armadillos, perros de monte, entre otros. Además, en sus más de 4 mil hectáreas se pueden encontrar sarros, eucaliptos, sietecueros y una gran variedad de helechos.

Así es como se constituye este paraíso del Suroeste antioqueño, que tiene una temperatura de 16 grados centígrados, dos grados menos que el casco urbano de Jericó. Este es un espacio que se presta para la realización de proyectos de carácter ambiental, turístico, pedagógico, recreativo y con una gran biodiversidad.

Centro de investigaciones

En Las Nubes se puede volar en cable aéreo aunque no esté ubicado dentro de la reserva natural. Esta limitante no es impedimento para realizar el recorrido desde el aire en esta zona del departamento.

Uno de los aspectos que destaca a este centro ecológico es la facilidad de acceso al lugar, ya que cuenta con seis ingresos principales: el Alto de Marita, la Mata de Guadua, la Gruta, el Chuscal, la Ubaldina y el cable aéreo. Pero estos nos son los únicos, puesto que cuenta con otros que no son tan reconocidos.

Por esa tranquilidad que ofrece, los visitantes de este espacio natural aprovechan para subir en las noches cuando hay luna llena y en el día para a hacer caminatas ecoturísticas.

El parque también es una gran reserva hídrica; algunos de los afluentes que nacen allí surten el acueducto municipal. Por eso, se piensa en la posibilidad de crear en Las Nubes, el paraíso de Jericó, un centro de investigaciones.