El 12 de febrero se celebran sus 190 años
Una batalla que cambió la historia 
7 de Febrero de 2010


Con diferentes actos académicos, lúdicos y musicales, Yarumal celebrará  los 190 años de la batalla de Chorros Blancos, sucedida el 12 de febrero de 1820. A esta batalla no se le ha dado la importancia que merece. Fue gracias a ella que se logró definitivamente la independencia de la patria, al consolidar los triunfos de las batallas del Pantano de Vargas y Boyacá.


El general José María Córdova fue uno de los protagonistas de esta batalla. cortesía

En Chorros Blancos
Luis Guillermo
guillerpe7@hotmail.com

Después del Grito de Independencia, el 20 de julio de 1810, sigue el período llamado La Patria Boba, donde disputas, guerras civiles y la división de los patriotas entre centralistas y federalistas, da al traste con la unión para mantener la defensa contra los españoles.

El 17 de febrero de 1815, Pablo Morillo zarpa del puerto de Cádiz (España) con la misión de reconquistar las colonias de la Nueva Granada. Va al mando de una expedición compuesta por más de 10 mil 500 veteranos de la guerra contra Napoleón. El 18 de agosto del mismo año, estas fuerzas ponen cerco a Cartagena que resiste heroicamente hasta el 7 de diciembre. 

Las  tropas expedicionarias a la reconquista de la Nueva Granada continúan su marcha por el Magdalena. Para la retoma de Antioquia, Pablo Morillo envía al coronel Francisco Warleta al mando de una división de caballería e infantería compuesta por 500 hombres, que ingresa por los ríos Cauca y Nechí.

 Warleta en Yarumal
Provenientes de Cáceres, en la tarde del 1 de febrero de 1820, Warleta y su segundo al mando, el teniente coronel Sebastián Díaz, llegan a Yarumal con 125 fusileros.

Para la defensa de la patria estaba dispuesto el batallón Cazadores de la Nueva Granada. La División Antioquia, bajo la comandancia del general José María Córdova, sale el 2 de febrero de Barbosa y avanza hasta Río Grande donde pernocta.

A sabiendas de que el cuartel general de Warleta está en Yarumal, el ejército patriota sigue su avance y llega a Santa Rosa el 4 de febrero; allí permanece hasta el 10, día en que inicia marcha hacia Yarumal y Angostura. 

Mientas tanto Warleta, con unos 250 hombres bien apertrechados, se dirige al alto de Boquerón o cerro de Chorros Blancos, entre Yarumal y Cañaveral, hoy Campamento.

La batalla
El 12 de febrero en la mañana hay escaramuza en Cañaveral. En la tarde Córdova, quien dirige el ataque en silla de manos, envía la caballería en dirección a Chorros Blancos, donde se encuentra Warleta defendiendo sus posiciones. 


Realistas y patriotas están a la divisa. Los fusileros del ejército criollo atacan por la derecha las huestes realistas y 300 lanceros arremeten por el flanco izquierdo. 

Sólo una hora dura la refriega. La ventaja numérica de los patriotas se impone frente a la posición ventajosa de sus contrincantes. Las tropas de Warleta en derrota retroceden hasta el sitio El Mortiñal.

Al amanecer del 13 de febrero, las huestes cordovistas avanzan afanosas sobre Yarumal y El Mortiñal, en busca de la derrota final del enemigo, que va en retirada hacia Cáceres. Warleta y sus hombres desaparecen del panorama al igual que las intenciones del reino de España de retomar su antigua colonia de La Nueva Granada. Chorros Blancos consolida el triunfo de las batallas del Pantano de Vargas y Boyacá.