Corpolibertad manifiesta que la confianza es la mejor vía par que las víctimas denuncien
En busca de la reconciliación en Urabá
Autor: Andrés Felipe Velásquez
18 de Febrero de 2009


La verdad absoluta de la violencia que se ha presentado en Urabá es lo que promueve la naciente organización. Consolidar la cantidad de víctimas que hay en esta zona es una de sus primeras tareas.


Foto Archivo: Consolidar el número de víctimas de la región de Urabá es la mayor apuesta de Corpolibertad, por esa razón buscan que todos los afectados por el conflicto armado denuncien los horrores de los que fueron testigos.

Urabá es sin duda una de las regiones del país más afectada por el conflicto armado. No fue solo la arremetida de los grupos paramilitares, sino también de grupos guerrilleros que dejaron centenares de víctimas, algunas que aún guardan algún temor se resisten a denunciar los horrores que vivieron.

La Corporación Libertad (Corpolibertad) es una organización que nace con la intención de trabajar con las víctimas y en favor de ellas.

Su objetivo es claro, tomar todas las posibilidades que se tengan al alcance de la mano para brindar una atención íntegra a las víctimas de la zona bananera.

Guillermo Correa, director de Corpolibertad señaló que “lo fundamental es que podamos tener una memoria histórica, segundo hacer un acompañamiento real al proceso de reparación y finalmente nosotros queremos que en la región de Urabá haya una reconciliación y por eso estamos hablando de un pacto social donde puedan participar todos los gremios de la región y las instituciones”.

Seguridad

Tal vez uno de los principales problemas a los que se deben enfrentar las víctimas del conflicto armado de Urabá, y no solo de esta región sino de otras zonas del país, es la inseguridad.

Y es que en muchas ocasiones las amenazas de muerte por reclamar tierras o hacer denuncias contra grupos armados ilegales se convierten en el mayor obstáculo para que las víctimas revelen los horrores a los que se enfrentaron.

Frente a esto, el director de Corpolibertad indicó que “nosotros no vamos a correr, vamos a asumir los riesgos, merecemos un respeto, lo que queremos es que se sepa la verdad y no creo que con eso vayamos a molestar”, agregó que se logran las denuncias “generando una confianza, nos dimos cuenta que hay mucha gente que no se ha registrado porque tiene miedo”.

El riesgo más próximo al que se enfrentan las víctimas, actualmente, es a los grupos que se denominan “Águilas Negras”, bandas emergentes de desmovilizados, a alias “Don Mario” e incluso algunos ex paramilitares que ejercen, aún, cierto control desde las cárceles. Sin embargo, la organización insiste que el trabajo con las víctimas es prioridad y como tal lo asumen.


Representación nula

Guillermo Rivera, presidente de Sintrainagro (quien apoya a Corpolibertad), manifestó que la representación de algunas víctimas de la región de Urabá ha sido nula y es por eso que toman ellos una posición para representarlas. Dentro de esas víctimas tendrán en cuenta a los familiares de los 844 trabajadores dirigentes que fueron asesinados entre 1986 y 2007.

Una de las tareas que se fijaron desde la Corporación es la creación de un fondo de solidaridad con las víctimas, concertando con todos los sectores económicos y de apoyo a las víctimas para poder impulsar la reparación de las víctimas y el desarrollo de la Urabá.

Correa añadió que se realizará un trabajo con los victimarios, especialmente con los desmovilizados de las Autodefensas postulados a justicia y paz para que apoyen este proceso y digan toda la verdad.

El comisionado de la regional Antioquia de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (Cnrr), Jaime Jaramillo Panesso, brindó respaldo a Corpolibertad para que desarrollen la tarea en la que se encaminan y recordó que en esta zona de Antioquia está el mayor número de sindicalistas asesinados por la guerrilla.