Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Recuerdos del 9 de abril de 1948
El “bogotazo” repercutió en Antioquia
Autor: Héctor Oswaldo Gómez Pérez
9 de Abril de 2008


Hoy se cumplen 60 años de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en una céntrica calle de Bogotá. El deceso del carismático líder liberal tuvo ecos en gran parte de la geografía nacional, así lo recuerdan algunos de los que vivieron ese 9 de Abril de 1948.


A Jorge Eliécer Gaitán se le recuerda por su capacidad oratoria y por su proyecto político dirigido a los menos favorecidos.

Javier Gil, sentado en una silla del refugio Santa Ana, un hogar para ancianos, cuenta con orgullo que en su adolescencia le cargó el sombrero y el abrigo a un ministro. Cursaba tercero de bachillerato, y el funcionario hacía una visita oficial a su colegio en Cañasgordas.

“A las 3 de la tarde se iba el ministro. Mi maestro me tenía mucha confianza y me dijo ‘hágame el favor y le lleva el sombrero y el abrigo al doctor’. Lo acompañé hasta la plaza del pueblo en donde lo esperaba el carro que lo iba a llevar a Medellín”, recuerda Gil.

El ministro que recorrió los pasillos de su colegio y que estrechó las manos de la muchachada fue el mismo que había nombrado Eduardo Santos para dirigir la cartera de educación durante su gobierno: Jorge Eliécer Gaitán Ayala.

“Por eso sentí tanta tristeza cuando lo mataron, porque fue un hombre muy interesante y que de haber sido presidente quizá nunca hubiera llegado el fenómeno de la violencia al país”, puntualizó Gil.

Tres tiros mataron un sueño

A la 1:05 p.m. del 9 de Abril de 1948, Jorge Eliécer Gaitán fue herido de muerte tras recibir tres proyectiles disparados a traición por Juan Roa Sierra.

De inmediato sonó en la radio el himno nacional, y las voces agitadas de los locutores contaban lo sucedido en la puerta de la oficina del líder liberal, en pleno centro de Bogotá. La noticia retumbaba en los locales comerciales del centro de Medellín, los campos de Antioquia, los pasillos de las escuelas.

“En el centro de Medellín hubo muchos saqueos. Yo estudiaba en un colegio de sacerdotes en Bello y a la 1:30 p.m. nos mandaron a todos para la casa. Ninguno supo por qué, solo nos enteramos al escuchar esa aterradora noticia en la casa: habían matado a Gaitán. A partir de ahí fue que se empezó a escuchar el termino ‘aplanchar’, que no era otra cosa que matar al enemigo político a punta de machete”, dijo Jairo Augusto Beltrán.

¡A la carga!

Lo que más recuerdan los abuelos que viven en el refugio Santa Ana, en el occidente de Medellín, es que la muerte del político liberal generó una ola de violencia que poco había conocido el país hasta esos días. “En Támesis se crearon grupos que pedían cédulas y filiación política en los caminos, y liberales y conservadores se mataban día y noche a punta de ‘plancha’”, señaló Joaquín Zapata Henao.

Al igual que en Bogotá muchos locales del centro de Medellín fueron saqueados y quemados; por ello los comerciantes optaron por condenar puertas y ventanas con tablones de madera para evitar estragos y robos de la mercancía. En los municipios de Antioquia aunque no se presentaron situaciones de este tipo, muchos de ellos vivieron en carne propia las inclemencias de las disputas entre liberales y conservadores.

Hermison Montoya tenía 13 años cuando la noticia de la muerte de Gaitán llegó hasta su pueblo natal, Puerto Nare. “Cuando se supo la noticia parecía que a la gente le hubieran pegado un corrientazo. Muchos salieron a las calles a gritar ‘viva el partido liberal’. Al principio eran muestras de dolor, luego se crearon los odios políticos. Primero empezaron a pelear con las manos, luego con garrotes y machetes”.

El tío trajo confites

Carlos Ceballos tenía 6 años cuando murió Gaitán, pero muy buena memoria, según señala. El 8 de Abril de 1948 había llegado en tren a Medellín procedente del Valle del Cauca con un tío y dos hermanos.

“El 9 de abril mi tío llegó tarde a la casa de los abuelos, que era en el barrio Nutibara, hoy Fátima, por los disturbios que se produjeron en el centro de la ciudad. Traía una bolsa con confites y algo asustando nos contó que a Medellín lo estaban saqueando. La gente se volcó a las calles por día y medio, luego casi todo el mundo se encerró porque se arraigo el resentimiento bipartidista”, puntualizó Ceballos.


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800