Jueves 27 de Noviembre de 2014    Actualizado 1:12 pm.

De cara al porvenir
El aparato estatal
Autor: Pedro Juan González Carvajal
3 de Agosto de 2010


De la manera más respetuosa, teniendo en cuenta el próximo cambio de gobierno y además, el fracaso conseguido ante la fusión de algunos Ministerios por parte del actual gobierno y la necesidad de desandar lo andado por parte del nuevo Presidente, considero oportuno insistir, aun cuando peque de cansón, en la necesidad de replantear la estructura estatal colombiana actual, teniendo en cuenta los resultados hasta ahora alcanzados y los enormes retos que nos presenta el mundo global.

Bajo la lógica administrativa, uno no tiene que pensar en cambiar lo que está funcionando, si no más bien, enfocar los esfuerzos en aquello que no está bien.

En nuestro caso, y de acuerdo con las cifras oficiales, de 45 millones de habitantes tenemos 21 millones por debajo de la línea de pobreza, de los cuales 8 millones están en la miseria, cerca de 4 millones son víctimas de algún tipo de desplazamiento, tenemos la tasa de desempleo más alta de América Latina, nuestro aparato de justicia brilla su ineficiencia y tenemos una guerra fratricida de más de medio siglo.

Todo lo anterior pone en evidencia que las propuestas que se volvieron mandato gracias a la Constitución Política de 1991, que está vigente, no se han podido cumplir, que sus orientaciones teóricas no coinciden con la realidad, y que su espíritu nos ha quedado grande en alcances y coberturas, y que además, no hemos sido capaces de hacer cumplir a plenitud los mandatos constitucionales de la participación y de la descentralización, ni el desarrollo del mandato de expedir una nueva Ley de Ordenamiento Territorial que sea coherente con lo anteriormente expuesto.

Es por eso que es necesario que no solamente se trate de volver a juntar lo que hace apenas 8 años separamos, si no que se reflexione alrededor de si el tipo y la estructura del Estado que hoy tenemos, es la que necesita hoy Colombia.

Como la estructura organizacional es el resultado de un diagnóstico previo, tengamos en cuenta que antes de proponer algún tipo de esquema, debemos comenzar por preguntarnos: ¿Cuál es el tipo de aparato estatal que requiere Colombia para atender a 45 millones de ciudadanos, ubicados en un territorio conformado por cinco regiones naturales, con una extensión de 1.114.000 Kilómetros cuadrados de espacio territorial, con cerca de 900.000 Kilómetros cuadrados de espacio marítimo, con 2.900 Kilómetros lineales de costas, hoy con 32 Departamentos, 1.104 Municipios, 13 Ministerios y 268 congresistas?

A nivel mundial, es Phoenix, capital del Estado de Arizona en Norteamérica, quien es reputada como la unidad político administrativa más eficiente del mundo occidental: para atender 10 millones de ciudadanos, tiene un aparato administrativo de cerca de 500 funcionarios públicos.

¿Por qué y para qué 32 Departamentos y no 50 o 20? ¿Por qué y para qué 1.104 Municipios y no 3.000 ó 500? ¿Por qué y para qué 13 Ministerios y no 25 o 9? ¿Por qué y para qué 268 Congresistas en vez de 100?

Desde chiquitos estudiamos que Colombia estaba compuesta por 5 Regiones Naturales que son: la Atlántica, la Pacífica, la Central o Andina, la Orinoquía y la Amazonía, a las cuales hay que agregar la Colombia Insular. Sin embargo, estas subregiones que definitivamente están muy bien determinadas, ¿Para qué nos sirven y para qué las empleamos?

Sin conciencia geográfica e histórica, la creación de Departamentos y Municipios solo responderá a los objetivos de grupos de interés regional.

¿Por qué no determinar que debe existir una relación biunívoca entre el número de Ministerios del Poder Ejecutivo y el número de Comisiones existentes en el Congreso, para que pueda haber un verdadero seguimiento adecuado y responsable desde el Legislativo a lo actuado por el Ejecutivo?

¿Por qué no implementar Ministerios para los asuntos Marítimos, de Ciencia y Tecnología, de Pedagogía y Formación Ciudadana -ya que el Ministerio de Educación se mantiene absorbido por labores administrativas-, del Agua, de Movilidad por un lado y de Infraestructura de manera independiente, entre solo algunas posibilidades?

Es posible que la reunificación de los anteriores Ministerios y la separación de algunos, sea simplemente uno de los cientos de peldaños en la improvisación de la estructuración de la cosa pública que hemos cometido y que seguiremos cometiendo los colombianos, observando de manera indolente, como se sigue malbaratando nuestra gran riqueza natural.

Recordemos a Osborne, el más calificado analista de la Administración Pública de nuestros días: “La tarea del Gobierno consiste en llevar el timón de la nave, no el remar”.


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800