Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Rumbo al Suramericano de Brasil
La ‘gacela’ del río San Juan
Autor: Mauricio López Rueda
21 de Julio de 2009


Se llama Nelcy Edith Caicedo Rivas, tiene apenas 19 años de edad, y promete ganar tres medallas de oro en el Suramericano Juvenil de Atletismo. Nelcy también tiene cupo para el Mundial de Mayores de Berlín.

Foto: Edwin Bustamante 

Nelcy Caicedo, apenas con 19 años de edad, enfrentará en menos de un mes, tres eventos importantísimos para su carrera deportiva.

Bebedó, a tres horas de Itsmina, es otro de esos pueblos chocoanos donde reina la superstición y escasea la luz eléctrica y el agua. Allí, justo sobre la ribera del río San Juan, quedaba la casa de Elida y Luis Enrique, un joven matrimonio de sembradores de chontaduro, arroz y plátano. En esa casa, de dos pisos y hecha de madera, barro y adobe, crecieron 13 hermanos.

Nelcy fue la última prueba del amor inquebrantable de Elida y Luis Enrique, nació, tan morocha como la brea, el 18 de febrero de 1990.

Nelcy aprendió a correr antes que a caminar. Todo lo hacía corriendo, encargos, juegos, visitas, no había actividad que la menor de los Caicedo Rivas no hiciera al trote, hasta que de tanto correr, encontró su destino, el de atleta.

Fue Pedro Mena, profesor de Educación Física de la Escuela José María Córdova quien descubrió en Nelcy el talento de velocista. La invitó a entrenar con regularidad hasta que la convenció de que siguiera su vida por el camino del deporte.

Mientras tanto, la vida de sus familiares seguía su tranquilo trascurso al ritmo del río San Juan. Elida y Luis Enrique seguían dedicados a sembrar plátano, chontaduro y arroz, y sus hijos más grandes se iban yendo de a poco de la casa.

Los que quedaron se gastaban las mañanas pescando “jeringos” y bagres en el río.

No se podía hacer mucho en Bebedó, un corregimiento sin acueducto, sin electricidad, atascado en el siglo 19; habitado por soñadores y por espantos tan viejos como las piedras que duermen debajo del San Juan.

Un día, sin que nadie lo advirtiera, el río se llevó la casa de los Caicedo Rivas, con todo y chécheres. No hubo víctimas, pero a Elida y a Luis Enrique les tocó pegar para otro lado con la carga de sus hijos más pequeños, con el peso de las pocas cosas que pudieron rescatar, y con los bolsillos rotos y vacíos.

Para Nelcy la suerte fue distinta, la pequeña, gracias a sus dotes de “gacela”, fue llevada a Turbo, Antioquia, donde finalmente pulió sus aptitudes.

Jamás olvidó a su familia, por el contrario, las dificultades de éstos fueron el alimento de sus ambiciones deportivas, que poco a poco le fueron entregando frutos.


Sus inicios los hizo en salto largo, prueba en la que alcanzaba la distancia de los 5 metros y medio. Luego retomó la velocidad, los 75 y los 150 metros, distancias en las cuales destacó de inmediato. Nelcy cubría las 75 metros en 9 segundos y 18 centésimas, y los 150 en 18:04. Fue campeona departamental infantil y júnior, y en 2005, fue llevada por Indeportes Antioquia a la Villa Deportiva, en Medellín.

Tras convertirse en campeona nacional en las categorías menores e intercolegiada, la chocoana pasó a formar parte de la Selección Colombia con la que en 2006 se coronó campeona suramericana de los 200 metros en Ecuador, con una marca de 23:99. Ese año Nelcy también logró el título del relevo 4x100 en los Juegos Odesur de Buenos Aires, Argentina.

Los siguientes dos años no cambiaron demasiado para la ilustre hija de Bebedó, fue otra vez campeona nacional en 100 y 200 en juvenil, y hasta obtuvo una medalla de plata en los 100 metros, en los Juegos Nacionales de 2008.

Hace 15 días, volvió a coronarse campeona juvenil de los 100 y 200, esta vez en Bogotá, logró que le valió para ser convocada a la Selección Colombia Juvenil que hoy viajará a territorio brasileño para encarar desde el próximo viernes el Suramericano de Atletismo de la categoría, certamen en el que Nelcy aspira ganarse tres medallas de oro en 100, 200 y relevo 4x100. “Estoy muy bien preparada y creo que puedo lograr lo que me proponga”, dice muy convencida Nelcy, quien por si fuera poco, hace parte de la Selección Colombia de Mayores que irá al Mundial de Berlín en agosto.

La vida de Nelcy Edith Caicedo Rivas ha cambiado gracias al deporte, gracias al simple ejercicio de correr. Ahora es toda una atleta, apoyada por Indeportes Antioquia y con una carrera universitaria, Licenciatura en Educación Física, la cual adelanta en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid.

Admiradora de Usain Bolt, Asafa Powell y Verónica Campbell, la juvenil chocoana dice que “jamás dejaré de ir a Bebedó, pues allá paso muy bueno”. Y allá, en Bebedó, siguen viviendo sus padres y algunos de sus hermanos, ahora en casa prestada, pues en el Chocó, donde todo escasea, sobre todo la plata, la gente lo comparte todo, hasta las casas. Luis Enrique sigue cosechando plátanos, chontaduros y arroz, su mujer, Elida, ahora hace sabrosos panes y suaves galletas a las que llama “cucas”. Con eso les alcanza para vivir, pues lo demás se los regala el río y la tierra.



Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800