Columnistas

¿Soy capaz? ¿Seremos capaces? ¿Serán capaces?
Autor: Sofia Alejandra Gaviria Correa
10 de Septiembre de 2014


La iniciativa de más de 120 empresarios y dirigentes colombianos, lanzada el pasado lunes, que busca generar actitudes y gestos de reconciliación y de paz en el país, a través de la campaña “Soy capaz”, debe empezar por involucrar a las Farc.

La iniciativa de más de 120 empresarios y dirigentes colombianos, lanzada el pasado lunes, que busca generar actitudes y gestos de reconciliación y de paz en el país, a través de la campaña “Soy capaz”, debe empezar por involucrar a las Farc.  Para apoyar la campaña, sugiero las siguientes preguntas al Secretariado de las Farc:


1) ¿Son capaces de confesar sus crímenes y de admitir que, como victimarios, los cometieron no como “errores” ni como actos de defensa,  sino como crímenes?


2) ¿Son capaces de reconocer la larga incidencia de la sucesión de sus masacres, ataques a poblaciones, asesinatos selectivos, secuestros, destrucciones masivas por medio de bombas y explosiones y toda clase de delitos que han causado enorme sufrimiento al país, desde hace medio siglo?


3) ¿Son capaces de garantizarles a sus víctimas el derecho a la libertad de expresión, para que no sean estigmatizadas, satanizadas y revictimizadas?


4) ¿Son capaces de dar ejemplo de compromiso democrático y de permitir que sus víctimas logren una representación coordinada y organizada, que provenga de una consulta amplia, ojalá universal, para llevar una vocería legítima a las negociaciones?


5) ¿Son capaces de dejar de criticar y de descalificar a personas que han padecido, en su persona o en su familia, los más infames crímenes cometidos por ustedes, muchas veces de lesa humanidad, como en el caso de Clara Rojas y el General Mendieta, que, la semana pasada, fueron atrozmente difamados y desconocidos como víctimas?


6) ¿Son capaces de reconocer como víctimas a los miembros de las Fuerzas Armadas contra los cuales ustedes han cometido delitos que están por fuera de los establecidos en el derecho de la guerra?


7) ¿Son capaces de sellar un compromiso definitivo de no infligir más daño y sufrimiento a los colombianos?


8) ¿Son capaces de realizar una entrega total de su armamento?


9) ¿Son capaces de aceptar que Colombia, que avanza en pos del perfeccionamiento democrático y del desarrollo, se ha insertado en una justicia internacional, cuyas exigencias mínimas establecen que no es posible amnistiar autores de delitos de lesa humanidad?


10) ¿Son capaces de aceptar que, tanto por los estándares internacionales de justicia, como por la tradición humanística, deberán ir a la cárcel los autores intelectuales de esos crímenes de lesa humanidad?


11) ¿Son capaces de dejar de mentir y de entregar toda la información sobre sus crímenes, necesaria para que la verdad del conflicto se esclarezca, por respeto a las víctimas y en aras de la adecuada construcción del registro de la historia del país?


12) ¿Son capaces de someterse a un acto de contrición pública, en el cual, con actitud real de arrepentimiento, nos pidan perdón a sus innumerables víctimas?


13) ¿Son capaces de aceptar que tienen la capacidad financiera para cubrir los costos monetarios  que se requieren para resarcir a sus víctimas, puesto que ustedes, a través del secuestro, la extorsión y el narcotráfico, se han enriquecido escandalosamente?


14) ¿Son capaces de responsabilizarse y de, efectivamente, realizar ese resarcimiento moral y económico que merecen sus víctimas, por sus sufrimientos y sus pérdidas materiales?


15) ¿Son capaces de renunciar definitivamente a la lucha armada como medio para la búsqueda de la defensa de los ideales que alguna vez tuvieron? 


Si  las Farc son capaces de todo lo anterior y el Gobierno cumple con su parte, se generaría el clima propicio para que cada colombiano diga: “Soy capaz”… y aporte a la reconciliación.