Columnistas

Sostenibilidad ciudadana
Autor: Carlos Cadena Gaitán
4 de Junio de 2012


La sostenibilidad de su ciudad empieza por usted mismo. Como ciudadano, no solo debe aportar con su estilo de vida, sino que es su responsabilidad asegurar que sus representantes respondan a las necesidades reales de una ciudadanía activa.

La sostenibilidad de su ciudad empieza por usted mismo. Como ciudadano, no solo debe aportar con su estilo de vida, sino que es su responsabilidad asegurar que sus representantes respondan a las necesidades reales de una ciudadanía activa.


Como lo veníamos anunciando en esta columna (ver: “Sepultaron las bicicletas”, mayo 21, 2012 y “Movilidad 2012-2015”, mayo 7, 2012) la inclusión de la bicicleta en el documento, como un modo de transporte vital para un verdadero sistema integrado de transporte metropolitano, era poco prioritario para la Administración Municipal. Sin embargo, el miércoles pasado, durante el último debate al Plan de Desarrollo en el Concejo de Medellín, una vigorosa movilización ciudadana logró estimular la inclusión de políticas pro-bicicleta en el texto final del mismo.


Más que la infortunada actitud ante los modos de transporte no-motorizados desde las Secretarías de Tránsito y Obras Públicas, lo que me viene causando molestia es la quietud de los ciudadanos. En ninguna ciudad del mundo se justifica que la gente critique permanentemente las decisiones públicas, si no se complementan esas críticas con acciones organizadas y activas desde la ciudadanía misma, para dinamizar la democracia. Es un síntoma claro de lo que el politólogo antioqueño Federico Hoyos llama la “democracia apaciguada”.


Es muy fácil emitir palabras venenosas sobre la poca sostenibilidad de nuestras ciudades, pero muy difícil proponer con evidencia para crear mejores sociedades, y más difícil aún liderar con el ejemplo. Me pregunto, ¿usted se ha tomado el trabajo de ir hasta la oficina de su concejal, a compartirle su punto de vista sobre los problemas en movilidad o contaminación? ¿Usted ya leyó el Plan de Desarrollo de su ciudad/región, y se organizó con sus amigos para comunicarse en masa con los funcionarios responsables? Advierto, ante estas preguntas no vale la eterna excusa perezosa de “ellos no me van a escuchar”.


Con una estrategia de movilización ciudadana (presencial y en redes virtuales) se logró darle un segundo aire a la bicicleta para este cuatrienio. Aunque no estamos hablando de una gran revolución a favor del ciclista al estilo Bogotá, se establece un precedente sobre la importancia de la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones públicas. Más aún, queda claro que para promover mejores condiciones para los ciclistas y peatones, nos queda un camino largo por delante, que se debe asentar sobre la participación ciudadana activa.


Específicamente, gracias al apoyo recibido desde los equipos de los concejales Bernardo Alejandro Guerra, Yefferson Miranda y Miguel Quintero, se logró la inclusión de un párrafo que promueve la bicicleta como modo de transporte urbano, la construcción de estacionamientos apropiados, campañas de bici-cultura, extensión del programa piloto EnCicla (bicicletas públicas compartidas), y la construcción de más ciclorrutas en conjunto con el Área Metropolitana y el Metro. Adicionalmente, recibimos un pronunciamiento oficial desde la Secretaría de Obras Públicas, sobre la construcción de los broches faltantes en el circuito de ciclorrutas existentes (alrededor de 1,7 kms).


Ciudadanos: es responsabilidad nuestra hacerle seguimiento a estos proyectos y presionar –con argumentos sólidos– por mejores políticas en sostenibilidad, ¡ya!
***
Aplaudo que se empiece a levantar el pico y placa. En caso de que se levantara en toda la ciudad pronto, ¿cómo lograr que la ciudadanía se movilice a favor de mejores alternativas de transporte colectivo y no-motorizado, tan pronto se sientan agobiados por los inéditos tacos monumentales que se armarán?