Viernes 31 de Octubre de 2014    Actualizado 01:05 am.
   ¿Dónde estoy? Opinión

Columnistas

La ley de la equidad de género
Autor: Bernardo Trujillo Calle
22 de Septiembre de 2012


Por fin en Colombia culmina una lucha de cientos de años de la mujer por alcanzar el reconocimiento legal de su género.

Por fin en Colombia culmina una lucha de cientos de años de la mujer por alcanzar el reconocimiento legal de su género.  Digo centenares de años, porque ella viene luchando en el mundo por ese reconocimiento enfrentando el poder de gobiernos dirigidos por hombres solamente, con una visión machista de los problemas y controlando todos los centros de poder de los Estados.  El despertar de la mujer en esa nueva visión de sus derechos plenos, se ha venido dando paulatinamente según las circunstancias y países donde ella vive y actúa. No ha sido lo mismo en Inglaterra que en Irak, ni en Colombia que en Argentina o Francia. La cultura de los pueblos juega papel preponderante en los avances o retrocesos que han padecido las mujeres en el curso de la historia. Todavía, en pleno siglo XXI, hay situaciones de sujeción de la mujer, que siguen siendo parte de los haberes materiales del hombre. Son propiedad exclusiva de su compañero, llámese marido, amante, dueño. Su voluntad no es la suya propia sino la de su señor, que además dispone de otras varias mujeres sobre las cuales reclama igual derecho de dominio, como si fueran bienes muebles o finca raíz.


La verdad sea dicha, Colombia desde hace ya bastantes años ha venido dando pasos en la legislación que reconocen derechos fundamentales, tanto económicos como sociales, culturales, laborales, conyugales a la mujer y hasta la propia Constitución ha sido influida de esa nueva moral –porque es fundamentalmente una clara situación moral,- la que se ha impuesto ante la fuerza avasalladora de los movimientos femeninos o feministas que han tenido eco en gobernantes inteligentes, sensibles, aperturistas, como el expresidente Enrique Olaya Herrera y su ministro Rodríguez Piñeres que derribó el mito de la incapacidad de la mujer casada para administrar sus propios bienes. Esa falaz capitis diminutio en que la había colocado la ignorancia y el fanatismo religioso de antiguos gobernantes, fue cediendo lentamente, paso a paso, hasta cuando la fuerza de inercia de una conquista seguida de otra y otras, lideradas por mujeres como Ofelia Uribe de Acosta, María Cano, María Currea de Haya, Esmeralda Arboleda de Uribe, Josefina Valencia de Hubac y otras pioneras decididas, concluyeron con esta última de la “Ley de equidad de género” que ahora se incorpora como supremo haber espiritual de la mujer colombiana.


Le correspondió a este gobierno la parte culminante del recorrido y el Presidente Santos, acompañado de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujeres, fueron los encargados de anunciarle al país, en ceremonia especial realizada en la Casa de Nariño, que les llegó la hora a las mujeres de Colombia de tener, por ley de la república, consagrada esa equidad tan esquiva que gobernantes regionales y locales, lo mismo que los nacionales, han dado en eludir bajo pretextos distintos, entre ellos, el más injurioso y falso de que la mujer es incapaz de gobernar.


El tema de la equidad de género ha tenido presencia en Medellín y el Departamento incorporando las Secretarías de las Mujeres a la planta de funcionarias con alto rango a la administración pública y, en fecha reciente, también el Concejo de la Capital la aprobó para la ciudad de Bogotá. Desde hace también algún tiempo, existe para todo el país la Alta Consejería para la Equidad de la Mujer. Pero sigue siendo una situación precaria sometida al capricho del gobernante de turno, no siempre familiarizado con las bondades de esa equidad, cuando no su adversario declarado.  Falta conciencia, formación, sensibilidad en buena parte de quienes gobiernan.


Pero ya, la jerarquía a que ha sido elevada la equidad de género al adquirir el estatus legal, como allí mismo se prevé, “será garantizada su inclusión equitativa en todos los campos de la dinámica social:  construcción de paz; autonomía económica e igualdad laboral, gestión pública y desarrollo institucional; derechos a una vida libre de violencias, salud integral, derechos sexuales y reproductivos y educación con calidad no sexista”.  (EL MUNDO, 13, 09).  Es un punto alto en la meta buscada. Pueda ser que ahora la Clínica de las Mujeres no halle obstáculos banales como los de ayer.








Siguenos en:  version_movil


Territorio

Recuperan 20 toneladas de material arqueológico en un yacimiento de Bogotá

En el lugar 4,8 hectáreas los arqueólogos encontraron viviendas y espacios de enterramiento humano y de tipo ceremonial, así como restos óseos de animales y tallados en piedra.ver más





CUÉNTANOS TU EVENTO

Si en tu cuadra, en tu barrio, en tu unidad o en tu universidad están organizando algún evento y quieres que la ciudad lo sepa, cuéntanos.

 SERVICIOS
      CLIMA      27° - 16°
      INDICADORES ECONÓMICOS
Café: US$ 1,8960   DTF: 4,41 %
Euro: $ 2.603,53   Petróleo: $ 82,20
TRM: $ 2.044,55   UVR: $ 214,3911
   OTRAS NOTICIAS
  EDICIONES ANTERIORES

NUESTROS COLUMNISTAS
Jueves , 30 de Octubre de 2014
¿Colegios participantes?
Rubén Darío Barrientos

Los Estados fallidos
Carlos Mauricio Jaramillo Galvis







Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800
Diseño y desarrollo: comprandofacil.com